Zaragoza
Suscríbete por 1€

ola de calor

Queimadas, armaduras y corpiños de cuero: el mercado medieval echa fuego

La feria de las Tres Culturas regresa este fin de semana, en plena ola de calor, a la plaza del Pilar. No se prevén medidas especiales, aunque los talleres de herrería o soplado de vidrio pueden ser insufribles.

En 2019 se celebró por última vez el mercado, que regresa este viernes.
En 2019 se celebró por última vez el mercado, que regresa este viernes.
Guillermo Mestre

Corpiños de cuero, cotas de malla y un dragón de atrezo que echa bocanadas de fuego por la boca... Todo, con 40 grados a la sombra, y en una plaza del Pilar sin árbol alguno. El mercado medieval de las Tres Culturas regresa tras dos años de ausencia a Zaragoza y lo hace en plena ola de calor. No se prevén medidas especiales para evitar el intenso calor y el bochorno, pero los organizadores dan por hecho que no será en las horas centrales del día cuando haya más aglomeraciones.

En el programa de la feria no hay nada que parezca especialmente refrescante, a excepción hecha de las batallas infantiles con catapultas de globos de agua que organizará la Asociación Dandelión. En los talleres demostrativos, habrá cursos magistrales de tratamiento de cuero, de acuñación de moneda, de soplado de vidrio y de herrería con unos yunques ardiendo y una temperatura exterior que podría alcanzar los 43 grados. Explican desde el Ayuntamiento que el mercado es una concesión municipal, por lo que son los responsables de su organización quienes han de tomar medidas concretas contra el calor. 

Los alimentos, a buen recaudo

No obstante, ya los pliegos de condiciones de la feria incluyen algunas cláusulas para evitar algunas imágenes desagradables que se dieron en ediciones anteriores cuando el sol derretía unas gominolas llegadas -supuestamente- del siglo XIII. En el mercado medieval ninguna de las 60 paradas de alimentación se podrá vender a granel, como hasta ahora se hacía con regalices o garrapiñadas. También se dice en los pliegos que los puestos de comida "deberán estar techados en su totalidad" y "se prohíbe la exposición de los productos al sol". Igualmente, y salvo degustaciones, se exige que todos los productos estén envasados y se prohíbe -aunque, vaya, esto casi se da por hecho- que se depositen los alimentos "directamente sobre el suelo".

Por parte del Ayuntamiento estarán activas las medidas en casos de calor que rigen para toda la ciudad, que -obviamente- no tienen efecto sobre los disfraces que llevarán juglares, pícaros, damas y doncellas. Las jornadas que se adivinan calurosas harán sufrir lo suyo a los pobres caballeros que luchan enfundándose una poco la ligera cota de malla o a los artesanos que gustan de vestir petos de cuero.

Consejos y sombras

Son ya más de veinte años los que lleva celebrándose este viaje en el túnel del tiempo y es cierto que siempre ha tenido lugar en junio y con muy altas temperaturas. Aunque la plaza del Pilar por más jaimas que se levanten es un solanar, los más veteranos saben que pueden encontrar alguna que otra sombra en rincones de San Bruno o en las calles de Palafox y la trasera del Arco Deán (Pabostría, Cisne, Cuéllar, Dormer...). También en el puente de Piedra suele correr más aire y, aunque solo sea por evitar aglomeraciones, la zona del balcón de San Lázaro está habitualmente menos concurrida. De hecho, los artesanos que finalmente deciden colocarse en la margen izquierda tienen un pequeño descuento en sus tasas, dado que esta zona es algo menos visitada que el entorno de la Seo.

"Para evitar el calor recomendamos también las visitas guiadas por la Judería y la Morería, que al estar conformadas por un entramado de calles muy estrechas quizá sean algo más frescas", explican los organizadores, la empresa Zaragoza & Eventos. Estos paseos, que cuentan con la tutela de la asociación Sefarad Aragón, salen desde el palacio de Montemuzo. Respecto al programa, habrá pasacalles y teatrillos, pero no vuelo de rapaces, dado que hace casi una década se incluyeron en el veto de los espectáculos con animales. También está prevista la instalación de "un máximo de seis tabernas", que sí es donde más calor puede acumularse, tanto humano como por las brasas de los churrascos que se preparen.

Los chavales son los que más disfrutan con los talleres y los espectáculos.
Los chavales son los que más disfrutan con los talleres y los espectáculos.
Guillermo Mestre

Quienes se pongan al frente de los 160 puestos de artesanía que se desplegarán ya pueden echar mano del abanico que siempre es menos incongruente (en lo que a rigor histórico se refiere) que un ventilador. "La edición de 2014 también fue muy calurosa y, además, entonces estaba de moda decir aquello de 'se acerca el invierno' ('winter is coming') por la serie ‘Juego de tronos’, pero en la plaza del Pilar estábamos a treinta y muchos grados con el trono hecho de espadas como 'photocall'", recuerdan. También al año siguiente, en 2015, el sol lució generoso y el mercado coincidió, además, con las sesiones de investidura de Pedro Santisteve como alcalde de Zaragoza. El mismo sábado hubo un pleno en el que fue elegido primer edil y, nada más abandonar el Consistorio, él y su equipo se hicieron fotos en la plaza rodeados de pacas de heno. En ambas ocasiones, aún con excesivo buen tiempo, la muestra medieval recibió la visita de cerca de 200.000 zaragozanos.

El Ayuntamiento exigirá que se cumplan estrictamente los horarios de apertura y cierre de las instalaciones: el viernes y el sábado será de 11.00 a 23.00, mientras que el domingo se echará la persiana una hora antes. No obstante, como es el momento en el que suele refrescar un poco, muchos puestos continúan abiertos hasta cerca de la medianoche. Además, tras dos años de parón, este 2022 se puede recuperar otra tradición como es la de combinar el cierre del mercado con el inicio de los conciertos de la Semana Cultural de la Madalena. Para el viernes, por ejemplo se anuncia verbena en la plaza y cine de verano en el solar de la calle de San Agustín. Hasta estos rincones del Casco acostumbran a llegar algunos faunos fuera de contexto y moriscas danzantes, que quieren continuar la fiesta tras su paso por San Bruno, el Pilar y un puente de Piedra que ya está cubierto de pendones y banderolas heráldicas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión