Aragón
Suscríbete por 1€

coronavirus

Segunda Navidad covid: cinco consejos para no bajar la guardia en las celebraciones

A diferencia del año pasado la vacuna ya ha llegado, pero los expertos recuerdan que esta no impide ni contraer ni propagar el virus, sobre todo, en espacios cerrados. El número de casos es cuatro veces superior al de diciembre de 2020.

Simulación de una celebración en casa con 10 invitados.
Simulación de una celebración en casa con 10 invitados.
V. M.

Estos días muchas personas planean las fiestas navideñas, las segundas en las que la pandemia de coronavirus sigue presente en el día a día y con un elevado número de contagios, muy por encima de los de hace año. ¿Se pueden celebrar como antes de la pandemia? La principal diferencia es que ahora hay vacuna  y se ha extendido a la mayoría de la población, pero los expertos recuerdan que esta es solo una de las formas de prevenir la propagación del virus, que seguirá circulando en Navidad.

En los encuentros familiares se puede bajar la guardia por distintos motivos. Por un lado, porque quienes están vacunados o se han hecho un test de antígenos antes de acudir a la comida o cena tengan esa "falsa sensación de seguridad", advierte Nacho de Blas, epidemiólogo veterinario de la Universidad de Zaragoza. Esta también la daría el "pasaporte covid".

"Vacunado te vas a poder contagiar y tienes que seguir poniendo medidas" (Nacho de Blas, epidemiólogo veterinario)

 A ellos se suman los que "están cansados, porque pensaban que con una vacuna valía o gente descreída" tras los numerosos cambios de criterio en las medidas de protección y con las propias vacunas. El profesor cree que "falta mucha pedagogía" porque considera que no se ha recalcado bien desde el principio de la vacunación que aún vacunado "te vas a poder contagiar y tienes que seguir poniendo medidas". Considera que "en general no se ha transmitido que con la vacuna no basta". Señala los brotes que ha habido en celebraciones previas a la Navidad, como comidas de amigos o compañeros de trabajo. 

Cuatro veces más de casos covid que en 2020

La Navidad llega con vacuna, pero con los datos disparados. El virus continúa circulando, con nuevas variantes y más de la mitad de los casos (51,53%) son asintomáticos, lo que dificulta el control de la transmisión. Este miércoles 15 de diciembre dieron positivo 1.075 personas en más de 6.400 pruebas PCR realizadas en la Aragón. Comparándolo con el mismo día del año pasado, que cayó en martes, el número de casos se ha multiplicado por cuatro, ya que entonces se habían detectado 267 con menos de la mitad de pruebas, 2.911. 

Entre las razones, De Blas explica que en diciembre de 2020 se vivía un momento de bajada de contagios con cierres perimetrales en las tres provincias, que solo se levantaban para acudir a las celebraciones navideñas, tras una fuerte onda epidémica en octubre después de los no Pilares, en la que se llegó hasta los 1.200 casos. Los últimos datos, publicados este viernes, han llegado a los 1.300 positivos, volviendo a cifras de la citada onda epidémica récord del año pasado.

Este año, se suma que entre los colectivos con más casos se encuentran los niños. En la recta final de las vacaciones escolares el aumento de contagios en los colegios ha hecho confinar clases y algunos padres sin ser afectados o contagio estrecho, si han podido organizarse con el trabajo, incluso han preferido dejarlos en casa por precaución, para evitarse una cuarentena en Navidad. 

En Aragón, el 92,3% de la población mayor de 12 años ha recibido al menos una dosis y el 90,3% tiene la pauta completa. Este miércoles comenzó la vacunación de los menores de 12 años, que para algunas familias daba más tranquilidad a la hora de juntarse con los mayores en Navidad. Sin embargo, los expertos aconsejan mantener las precauciones porque la inmunidad de las vacunas se ha demostrado que baja a los 6 meses. "La inmunidad natural que se produce no es permanente y hay reinfecciones", añade sobre los contagiados y recuperados. 

"Si somos dos grupos de familias distintas, un grupo en un extremo y otro, en otro" (Carlos López Serrano, ingeniero COIIAR)

Las claves para cenar con el mínimo riesgo

Ante este escenario, afrontar una celebración fuera del grupo de convivencia habitual requiere tomar una serie de precauciones que detalla Carlos López Serrano, miembro de la comisión de seguridad y salud del Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja (COIIAR). "Si somos dos grupos de familias distintas, un grupo en un extremo y otro, en otro", propone. El ingeniero es uno de los defensores de que la actual vía de transmisión del virus es la aérea, por lo que el riesgo aumenta en un espacio cerrado.

  • Grupos reducidos  y sin ir "de casa en casa". Limitar en lo posible el número de invitados aunque ahora no hay restricciones. Al elegir sitio, agruparse por convivientes. López Serrano añade evitar ir "de casa en casa" con el tradicional reparto entre la familia y la "política". Como ejemplo señala que "en mi caso mi madre no se va a quedar sola, pero no va a estar saltando de cena en cena. Va a repetir con los mismos y los que estamos con ella no vamos a ir ni a cenas de amigos ni de empresas.
  • Test de antígenos. Los expertos insisten en huir de la falsa seguridad que pueden producir los test, pero pueden ser una medida de prevención más, que el año pasado no se podía utilizar porque no estaban a la venta del público y ahora se ha disparado su venta. Pueden quedar asintomáticos sin detectar. De Blas plantea que puede dar más fiabilidad si se hace "un test el día anterior y otro ese día". En la organización de sus Navidades es más radical: "Yo no voy a cenar con nadie, a mi madre ya se lo he dicho. Si vamos a tomar algo, al aire libre, a la fresca".
  • Ventilación. El riesgo de contagios baja en el exterior y aumenta en un lugar cerrado. Por ello, durante la cena los expertos, aunque conscientes del frío en estas fechas, aconsejan que haya siempre alguna ventana un poco abierta. "Ventilación continua y cruzada", recalca López Serrano. Plantea celebrar comidas en vez de cenas para evitar las horas de más frío, aunque entiende que una Nochebuena de día no es lo mismo. 
  • Medidor de CO2. Si se cuenta con uno se puede regular la ventilación. No es necesario tener las ventanas abiertas de par en par, pero sí lo necesario para que el nivel de CO2 no suba de 700 partes por millón (ppm).
  • Mascarilla. En este momento de pandemia sigue siendo necesario el uso de mascarilla en espacios cerrados y en el exterior si no se puede mantener la distancia de seguridad. Y bien ajustada.

Los expertos son conscientes de que será difícil comer o cenar sin riesgo. "No vamos a ventilar todo el rato porque hace frío ni llevar mascarilla porque estamos cenando", augura De Blas. Por ello, insiste en el mensaje de que todavía tenemos unas "herramientas imperfectas" para luchar contra el virus. Apuesta por el avance en los tratamientos, ampliar el rastreo y los estudios serológicos para ver el nivel de inmunización que ha alcanzado la población.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión