Aragón
Suscríbete

Entrevista

Alberto Mas (Becton Dickinson): "Hay razones para que Aragón sea un polo de la industria farmacéutica"

El vicepresidente ejecutivo de la compañía destaca el potencial de Aragón y apunta que la planta de Empresarium, a la que no le pone techo, será "inteligente".

Mas, en el acto de primera piedra de la planta de Zaragoza
Mas, en el acto de primera piedra de la planta de Zaragoza
Oliver Duch

¿Por qué han elegido Zaragoza para construir su nueva planta?

Necesitábamos una fábrica en Europa para atender la demanda de la industria farmacéutica y tuvimos en cuenta el coste de producción, la capacidad de contratar equipos de alto nivel y nos decidimos, primero por España y luego por Aragón. Honestamente, mucho de la decisión se debe a la experiencia de Fraga, que está considerada como una de las mejores plantas y su apoyo es muy importante para tener éxito.

¿La estabilidad y el clima de paz social han influido en su decisión?

Sin duda, es un factor bastante crítico. Que la empresa, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza remen en la misma dirección es extraordinariamente importante para nosotros.

Becton, Certest Biotech, Teva, Alliance Healthcare... ¿Aragón puede convertirse en un polo de la industria farmacéutica?

Es un campo relevante para el valor añadido de la región, que se acerca al 9% del PIB, demuestra que el sanitario ya es un sector muy importante de la economía de Aragón. Con el apoyo conjunto de administraciones y empresas podemos ayudar a que otras compañías entiendan que pueden tener un apoyo decisivo en las apuestas de futuro. Y por qué no decirlo, no hay sitio mejor que Zaragoza desde el punto de vista logístico. Hay razones para ser optimista y de que se haga realidad.

Solo ustedes van a necesitar un millar de trabajadores en Zaragoza y Fraga. ¿Con la apuesta por la FP es suficiente para garantiza mano de obra cualificada?

Es un paso muy importante. Nuestra compañía tiene 120 años y no miramos a corto plazo. Necesitamos gente bien cualificada para tener éxito.

¿Cuándo van a iniciar los procesos de contratación?

Ya se han contratado a tres. De los 150 que se incorporarán en una primera, unos 60 serán de dirección, finanzas y apoyo y el resto para producción, cuando tengamos la fábrica hecha, en 2022, para validar los equipos antes de empezar la producción en 2023.

¿Qué perfil de trabajadores necesitan para Zaragoza?

De todo tipo, financieros, responsables de compras... pero, sobre todo, técnicos. Y buenos empleados de producción.

¿Estará automatizada la planta?

Estamos pensando en conceptos de ‘smart factory’, de agilidad, ‘lean’ y digitalización de todos los datos para optimizar la producción.

¿Qué peso tendrá la industria 4.0 en las nuevas instalaciones?

La diseñamos desde el primer momento con esas variables. Pensamos a medio y largo plazo.

¿Qué porcentaje de producción se destinará a la exportación?

La gran mayoría, pero no tengo el dato en la cabeza.

Acaban de anunciar una tercera línea de fabricación en Fraga. ¿Tanta demanda y sostenida hay de jeringuillas?

La pandemia ha despertado a las autoridades sanitarias de todo el mundo. Entienden que deben estar más preparadas para el futuro.

¿Qué parte del mercado nacional cubre Becton?

Somos líderes en suministro de jeringuillas, pero prefiero no dar datos específicos.

¿Hasta dónde llegarán las sinergias entre la fábrica de Zaragoza y la de Fraga?

Fue una de las razones por la que tomamos la decisión de hacer aquí la nueva planta. Son muy complementarias y se apoyarán la parte técnica y se intercambiarán componentes. Habrá mucha simbiosis.

¿Esta apuesta tiene que ver con la demanda por esta pandemia?

Es independiente. Aún está por ver si la enfermedad será endémica y si se utilizarán jeringas de vidrio como con la gripe. Habrá un componente covid, pero la gran mayoría de la producción será para otras vacunas y tratamientos.

¿Temen que la crisis de suministro afecte a los planes de expansión en marcha para Fraga?

De momento, no. Ha habido un par de sustos en el suministro de materias primas, pero tenemos equipos volcados en eso. Además, intentamos hacer entender a los suministradores que no hacemos botellas de agua, sino cosas básicas para la vida. Y lo grande que es BD también ayuda.

¿Hasta qué punto resulta clave la transformación digital para la industria farmacéutica?

Como en todas partes, es inevitable, tanto en la parte de producción como en la de ventas para interactuar con los clientes. La inercia era imparable antes del covid y ahora se ha acelerado.

Los tratamientos se intentan personalizar cada día más. ¿Tienen pensado hacerlo en Zaragoza?

Nuestro papel es facilitarlo a las empresas farmacéuticas con la jeringuillas precargables.

¿La planta de Zaragoza será una mera fábrica o un centro de Investigación y Desarrollo?

De momento, no tenemos planes de I+D, pero siempre habrá un componente de mejora de los productos, que estará ligado a la planta. Y no hay razones para que en un futuro no se contemple. Ahora, para esta línea de negocio, la I+D está centralizada en Francia.

¿Y únicamente se van a producir jeringuillas y componentes? 

Sí, y ya es suficiente trabajo.

¿Cabe abrir líneas para otros productos en un futuro?

Se lo voy a explicar con el caso de Fraga. Empezó de una manera y ha cambiado radicalmente en los productos que hace. Ha sabido incorporar nuevos con la demanda. Y creo que aquí pasará lo mismo, habrá una evolución natural en el nivel de las jeringuillas ‘hypack’ o de vidrio prellenables.

Van a consumir 30.000 de sus 102.000 metros. ¿Han comprado tanto suelo para crecer?

Por eso lo hicimos, aunque ahora no podemos asegurarlo. Si hay un negocio con el que soy optimista es el de las jeringuillas. El crecimiento es del 10%.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión