Aragón
Suscríbete

PAR

Aliaga gana por la mínima en un congreso bronco y entre acusaciones de "pucherazo"

El líder del PAR logra 210 votos, 20 más que los logrados por la lista encabezada por Elena Allué. La candidata se siente ganadora "moral" y señala que un juez decidirá sobre las "irregularidades".

El presidente del PAR y vicepresidente aragonés, Arturo Aliaga, se impuso anoche por la mínima en un congreso tenso que acabó en bronca y entre acusaciones de "pucherazo". Aliaga salió reelegido por 210 votos, tan solo 20 más que los cosechados por la lista de los críticos encabezada por la directora general de Turismo, Elena Allué, quien no tuvo reparos en denunciar que el congreso estaba salpicado de "irregularidades". Si hace seis años se puso al frente del partido con un respaldo del 83%, ahora seguirá al frente con un 51,9% y con las filas aragonesistas enfrentadas.

La situación vivida llegó hasta el punto de que el presidente, que se recupera de un cáncer de vejiga, se marchó nada más acabar un recuento de infarto en la Feria de Zaragoza que se alargó hora y media. De los 404 votos emitidos, solo tres fueron blancos y uno nulo. Eso fue después de que Elena Allué llegara a interrumpir la votación cuando se pretendía introducir en la urna el voto delegado de compromisarios que no habían acudido por enfermedad, alegando que iba "en contra de los estatutos".

La lista de los oficialistas solo llegó a presentar finalmente nueve con su correspondiente certificado médico, pero no se depositaron junto a las papeletas de los compromisarios que acudieron a votar y tampoco se llegaron a tener en cuenta.

La bronca fue mayúscula, dado que parte de los compromisarios reunidos en el plenario empezaron a acusar de "sinvergüenzas" a los miembros de la organización por admitir los votos delegados, además de gritar "¡pucherazo!" y "¡tongo!". Solo la intervención del presidente del congreso, el senador Clemente Sánchez Garnica, pudo poner paz tras explicar que la decisión fue adoptada un día antes por la comisión organizadora con arreglo al reglamento del congreso. Añadió que obtuvo el visto bueno final de la mesa y de las dos candidaturas este sábado por la mañana, con la condición de que solo se aceptaran los votos delegados que estuvieran acompañados de un certificado médico de baja.

La directora general de Turismo manifestó que sus 190 votos suponían una "victoria moral absoluta", ya que Aliaga "solo ha ganado por veinte votos" pese a contar con "toda la fuerza institucional y del aparato del partido" y entre "irregularidades". En este punto, recordó que será un juez quien dirima sobre las presuntas ilegalidades sobre el reglamento del cónclave y la afiliación en bloque de 311 personas que desequilibró las fuerzas entre los dos sectores del partido. La demanda por vulneración de derechos fundamentales la presentó el jurista y crítico Xavier de Pedro y la vista por las medidas cautelares, la suspensión del congreso que acaba hoy, se celebrará el próximo jueves.

Una votación premonitoria

La primera votación de la jornada se vivió antes de la comida con el informe de la gestión de los seis años transcurridos desde el último cónclave, que le tocó defender a Aliaga por la ausencia del secretario general, Joaquín Serrano, por motivos personales. Salió refrendado con una amplia mayoría, 205 votos, frente a 75 en contra y 40 abstenciones. Es decir, obtuvo el respaldo del 64% de los compromisarios que por la mañana ya se habían acreditado.

Si las posibilidades para pactar in extremis una candidatura de integración eran mínimas al comenzar la jornada, se esfumaron de un plumazo tras la intervención de Arturo Aliaga al llegar al recinto ferial. "Yo no me vendo por un plato de lentejas", espetó para descartar de nuevo el planteamiento de Allué de instarle a dar «un paso atrás» para sellar una lista de unidad.

El líder aragonesista no ocultó su malestar por la oferta que le trasladaron el viernes los críticos: renunciar a la reelección y dimitir como vicepresidente de la DGA para convertirse en senador autonómico, previa renuncia de Clemente Sánchez Garnica, que a su vez ocuparía el escaño de las Cortes que ostenta Aliaga. La propuesta incluía igualmente su designación como presidente honorífico del partido. "Si la exigencia es que me retire, hombre, creo que me merezco un poco de respeto porque mi trayectoria hacia este partido y hacia Aragón merece un poco más de respeto que salir por la puerta falsa", dijo.

Aliaga y Allué se han enfrentado este sábado a las urnas en el XV congreso del PAR, una cita a la que el partido llegaba dividido, como se ha envidenciado en un momento de la votación, cuando la bronca política entre candidatos ha obligado a parar el escrutinio.

En total, el líder del partido aragonés ha recibido 210 votos, frente a los 190 de Allué. Tres han sido en blanco y uno nulo. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión