Aragón
Suscríbete

#YoComproEnAragón

Covid-19

Aragón recuperará las fiestas patronales a partir del 1 de noviembre y reabrirá las peñas

Orquestas y festejos taurinos esperan mejorar su facturación de cara a final de año.

Los peñistas podrán volver a acceder a sus locales a partir de este sábado
Los peñistas podrán volver a acceder a sus locales a partir de este sábado
Guillermo Mestre

Aragón recuperará las fiestas patronales a partir del próximo 1 de noviembre. La decisión se tomará la próxima semana en el Consejo Local ampliado, organismo en el que están representados el Ejecutivo autonómico, municipios y diputaciones provinciales. Sus integrantes coinciden en que, con el salto a la fase 1 y la recuperación de aforos y horarios en comercio, hostelería y espectáculos culturales, entre otros, "no tiene sentido" seguir prohibiendo este tipo de actos. También reabrirán las peñas, aunque, en este caso, no habrá que esperar a cambiar de mes, sino que podrán hacerlo ya este sábado, una vez entre en vigor la nueva orden de Sanidad.

La propia Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (Famcp) aboga por ir a "una cierta normalidad"; que sean los ciudadanos los que ejerzan una "responsabilidad individual" ahora que el 88,5% de los mayores de 12 años están vacunados y mantengan las restricciones sanitarias. Especialmente, el cumplimiento de la distancia social y el uso de mascarilla.

La decisión dará aire a orquestas, feriantes, hinchables, espectáculos taurinos y empresas de pirotecnia, sectores que siguen marcados por las pérdidas ocasionadas por la pandemia. No todos, sin embargo, prevén un efecto inmediato, ya que el grueso de los festejos populares se ha celebrado ya en estos primeros diez meses.

Las orquestas sí esperan un aluvión de llamadas una vez que se levante la suspensión. "La gente tiene muchas ganas de volver a bailar y de escuchar música en directo, y ahora ya lo podrán hacer de pie y no sentados", afirmó ayer el presidente de la Asociación de Empresarios de Grupos y Orquestas de la Ribera del Ebro, Ángel Lasheras.

Aunque la contratación volvió "prácticamente a niveles prepandemia" en verano, de cara al invierno existía una mayor incertidumbre. "Esto va a ser un paso adelante. El problema es que han quedado muchas orquestas por el camino, y muchos músicos han cambiado de profesión", dijo.

Jesús Arruga, gerente de la empresa Arruga y Tacheli –especializada en la organización de festejos taurinos populares, corridas de toros y encierros, entre otros– también se muestra optimista. Entre agosto y septiembre "no se paró de trabajar". La actividad, sin embargo, estaba limitada a las plazas portátiles, cuando el 80% de los festejos que se organizaban antes de la pandemia eran "de calle". "Hay muchos pueblos que están animados y pendientes de que se levante la prohibición. Hacer sueltas de vacas significa dar trabajo a profesionales taurinos, personal de ambulancias... Genera economía local", defendió.

Feriantes y empresarios pirotécnicos, en cambio, dan ya el año por perdido. "Las fiestas grandes ya han acabado. Tradicionalmente, desde el Pilar y hasta marzo ya no tenemos actividad", apuntó Ángel Barata, presidente de la Asociación Provincial de Industriales Feriantes de Zaragoza y Teruel y miembro de la junta directiva de la asociación nacional.

En su caso, la única actividad más "importante" que se hace en este tiempo es para Todos los Santos en Caspe, pero dado que es la única localidad que mantiene el nivel 2 de alerta modulado, las expectativas son nulas. Y, aunque el balance del Pilar es positivo, "no da para comer todo el invierno".

"El que pueda tendrá que trabajar de otra cosa estos meses", señaló, dado que algunas de las pocas ferias que se han montado durante el verano han llegado a suponer pérdidas para el sector: "En Zaragoza se montó un recinto cerrado donde el reloj de arena. Solo nos dejaban abrir de 18.00 a 20.00 y perdimos dinero", dijo.

Con la vista en marzo de 2022

Pese a las dificultades, Barata considera positivo que finalmente se vaya recuperando la normalidad, ya pensando en la temporada del próximo año. "Para el futuro es perfecto. El año que viene el que pueda se reactivará, aunque hay más de uno al que esta pandemia lo retirará para siempre" reconoció.

Para los fuegos artificiales y otras actividades pirotécnicas, las fiestas "ya han acabado". "No lo vamos a notar a corto plazo porque la temporada empieza en marzo, con las Fallas de Valencia", apuntó Miguel Pérez, director general de Pirotecnia Zaragozana.

Recordó, en este sentido, que estos meses han sido "muy duros" tanto por la pérdida de facturación como por el hecho de que, siendo espectáculos seguros desde el punto de vista sanitario, no hayan podido trabajar.

"Teníamos muchas ganas de abrir 

Las peñas volverán a abrir sus puertas solo una semana después de que terminara el Pilar, tal y como les habían prometido desde el Departamento de Sanidad. "Teníamos muchísimas ganas", aseguró Eva Cerdán, presidenta de la Federación de Asociaciones Culturales y Recreativas Interpeñas Zaragoza. Estos espacios, que se regirán por los protocolos establecidos en la hostelería, regresarán a su actividad después de año y medio. "Solo pudimos estar funcionando unos días durante el verano pasado", recordó.

Ahora, la alegría por volver a juntarse se une con los nervios y la ilusión propios de un momento tan esperado. "En el interior tendremos que estar con mascarilla, pero por lo demás, volvemos a la normalidad", explicó. No obstante, tiene previsto controlar "un poco" el acceso y contar con medidas sanitarias como el gel hidroalcohólico.

Las peñas ya piensan en cómo "agradecer" la colaboración recibida durante estos meses de pandemia y también la responsabilidad de sus asociados. "Queremos seguir dando alegría a la ciudad", apostilló Cerdán.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión