Aragón
Suscríbete

Aragón se recupera del paso de la DANA que causa estragos en calles y carreteras

Caminos destrozados y fincas anegadas en Torralba de los Frailes. Las tormentas dejaron más de 116 litros por metro cuadrado en esta localidad. La interrupción del tráfico ferroviario entre Teruel y Zaragoza obligó a habilitar un transporte alternativo por carretera.

Las lluvias torrenciales de la DANA se despidieron de Aragón causando estragos durante la noche del miércoles al jueves, con inundaciones en las calles, las casas, carreteras y caminos. Si el primer día, la provincia de Huesca fue la más afectada por las trombas de agua, a última hora el frente descargó sobre todo en la de Zaragoza, donde cerca de una quincena de localidades, ubicadas principalmente en las comarcas del Campo de Daroca, del Campo de Cariñena y de la Comunidad de Calatayud, registraron incidencias.

Las lluvias mantuvieron cortada este jueves la línea de tren Teruel-Zaragoza a la altura de Cariñena y Renfe tuvo que habilitar un transporte alternativo por carretera que en algunos servicios acumuló un retraso de dos horas. Hubo seis trenes afectados con 216 viajeros. Aunque la previsión era reponerlo por la tarde, no fue así y a última hora seguía cortada la circulación entre Zaragoza y Villarreal de Huerva.

Los daños provocados por las lluvias han obligado a cortar la línea ferroviaria Zaragoza-Teruel
Los daños provocados por las lluvias han obligado a cortar la línea ferroviaria Zaragoza-Teruel
Jorge Escudero

No hubo que lamentar daños personales pero sí materiales en viviendas, garajes, locales y carreteras, en las que tuvieron que intervenir bomberos de la DPZ. A eso se añaden caminos rurales destrozados y fincas agrícolas en las que arruinó la cosecha de girasol o dejó barranqueras en las ya recolectadas.

El presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, visitó varios de los municipios afectados por las fuertes lluvias.

Cascadas de agua en la A-220 entre La Almunia y Cariñena tras la tormenta

Los técnicos de la DPZ ya han empezado a evaluar los daños en los caminos y en otras infraestructuras municipales para poder proceder a repararlos cuanto antes, tanto con las máquinas propias del servicio de Recursos Agrarios, Vías e Infraestructuras, como con las de la empresa pública Tragsa, ha informado la institución provincial en una nota de prensa.

Sánchez Quero acudió a Aguarón, Almonacid de la Sierra, Alfamén y Cosuenda y ha comprobado el alcance de las afecciones provocadas por el agua de la mano de los alcaldes, concejales y vecinos de estas localidades.

Ha habido zonas de la provincia en las que este sistema de baja presión, DANA, que ha ocasionado estas lluvias y tormentas "ha dejado precipitaciones de 80, 100 y hasta 120 litros por metro cuadrado en unas pocas horas", una "intensidad muy fuerte" que ha provocado daños "muy importantes", ha manifestado el presidente de la DPZ, que ha añadido que los alcaldes le han transmitido que no han conocido nunca unas tormentas y unos daños "de esta magnitud".

Sánchez Quero comunicó que firmó este jueves una providencia dando instrucciones a los técnicos para que hagan un informe "que nos permita saber las necesidades que tienen los ayuntamientos y ponernos a arreglar los caminos cuanto antes porque los agricultores están en plena recogida de la fruta y muy pronto va a empezar la vendimia". El presidente recordó que desde el año pasado la Diputación de Zaragoza puede utilizar a la empresa pública Tragsa como medio propio para complementar la labor que realiza el parque de maquinaria del servicio de Recursos Agrarios, Vías e Infraestructuras.

Efectos del paso de la DANA por Cariñena.
Efectos del paso de la DANA por Cariñena.
Bomberos DPZ

"Si es necesario utilizaremos, las máquinas de Tragsa, lo principal es dar a acceso cuanto antes a todas las explotaciones ganaderas y agrícolas y reparar los caminos y el resto de infraestructuras que ha destrozado el agua", insistió Sánchez Quero. 

Calles, casas y carreteras inundadas

Los bomberos de la DPZ realizaron más de una veintena de intervenciones relacionadas con las fuertes lluvias y tormentas caídas durante el miércoles. La DANA dejó calles, casas y carreteras inundadas en varias zonas de la provincia, especialmente en las comarcas del Campo de Cariñena y el Campo de Daroca, que han sido las más afectadas. No ha habido que lamentar daños personales.

La mayor parte de los avisos se recibieron desde finales de la tarde de ayer, especialmente entre las 22.00 y la 1.00, y sobre todo se debieron a inundaciones en viviendas, garajes, bajos, carreteras… Entre las localidades afectadas se encuentran Cosuenda, Cariñena, Daroca, Cimballa, El Frasno, Aguarón, Alfamén, Anento y Longares. También hubo afecciones en una vivienda ubicada en un bajo en Bujaraloz y en la CV-862 de Torralba de Los Frailes a Used.

Las fuertes lluvias inundan calles y arrastran coches en Cariñena

En casos como Aguarón, el agua afectó a casas, pero también "al 99% de los caminos", explicaba Juan Carlos Bernal, su alcalde, y apuntaba que "un barranco se ha llegado a llevar una o dos hileras de viña". En Las Cuerlas, en el tejado de la cooperativa, "hay boquetes en la uralita del tamaño de una pelota de tenis", indicaba su gerente, Luis Luna.

Algunas carreteras tuvieron problemas de circulación, entre Anento y Báguena, Daroca y Murero y La Puebla de Albortón y Valmadrid, y otras sufrieron cortes, como la que une Cosuenda con la A-220 o la autonómica A-2508 entre Daroca y Manchones. También la provincial entre Aldehuela de Listos y Cimballa permaneció cortada al estar levantados tramos de asfalto. En Daroca, su alcalde, Álvaro Blasco, explicó que dos mayores de la residencia Santa Ana tuvieron que ser reubicados. Fue una de las dos localidades que superó los 100 litros por metro cuadrado, en concreto 103. La otra, Torralba de los Frailes, con 116.

En Teruel, actuación en ocho carreteras

La Diputación de Teruel tuvo que actuar en ocho carreteras de la red secundaria y accesos a municipios por desprendimientos. árboles caídos y coladas de barro en Olba, de Mora de Rubielos a Cedrillas, Escorihuela, Almohaja y Peracense, La Portellada, Ráfales y Molinos.

En la localidad turolense de Báguena, la calle en la que se encuentra el Ayuntamiento y varias viviendas era este jueves un manto de lodo, después de que el caudal de una rambla invadiera esta vía la noche anterior convirtiéndola en un auténtico río y haciendo pasar a los vecinos momentos de angustia. Más de 150 toneladas de tierra y grava fueron retiradas.

Impactante tromba de agua en Báguena, Teruel

El alcalde de Báguena, Arturo Galindo, confesó que vivió el paso del agua por el pueblo "aterrorizado", pues temió que la gran cantidad de arena y ramas de árbol que arrastraba, algo que nunca antes había sucedido de forma tan intensa, "taponara la calle haciendo subir el nivel del agua y provocando alguna situación complicada". "La rambla había bajado otras veces, pero nunca con tanta fuerza", aseguró el regidor, quien calculó que alcanzó una altura de al menos 40 cm.

Un vecino, Pedro Galindo, que vive con su madre ya jubilada, explicó que vivió el suceso "con gran preocupación". "Si se hubiera obstruido el cauce, el agua hubiera entrado a las casas", afirmó. Otra vecina, Marimar Peribáñez, relató que sacó veinte cubos de agua de la bodega, donde la lluvia -por la tarde cayeron más de 70 l/m2 en una hora y media que se sumaron a los 18 litros de la mañana- se filtró por la parte trasera.

Con más de 80 años de edad, Carmen Peribáñez estaba sola. "No había visto nunca la rambla con tanta fuerza; yo ya no me asusto de nada, pero reconozco que estuve todo el tiempo asomándome al balcón y en contacto telefónico con mi sobrino".

"Nunca vi nada igual"

En la provincia de Huesca, la localidad de Peñalba ya respiraba este jueves tranquila, al ver rebajado el cauce del barranco de la Valcuerna, pero la infraestructura, de 6 metros de profundidad, llegó a desbordarse el pasado miércoles en su tramo final y el agua alcanzó varias viviendas, aunque sin graves consecuencias gracias a los diques de arena creados frente a ellas. También otros vecinos colocaron ladrillos y tableros de madera en las puertas de sus casas, que pudieron retirar ayer al quedar la situación controlada.

"Tengo 52 años y nunca había visto algo igual. Tras la construcción de la nueva canalización del barranco, de gran capacidad, nunca habíamos estado tan cerca de un desbordamiento. De no haber existido, el agua hubiera llegado a la plaza del pueblo", aseguró el alcalde, Roberto Saurat.

Las calles de Monzón se convierten en ríos debido a las intensas lluvias

La fuertes tormentas no han causado daños de importancia en los cultivos. Todo lo contrario, han dado un respiro a la tierras agrícolas de determinadas comarcas que estaban ya acusando el efecto de la ausencia de precipitaciones. Así lo destacaron las organizaciones agrarias, que recordaron que el agua de este final de verano ha sido bienvenida.

Incluso en Cariñena, el viñedo no solo no se ha visto afectado sino que ha agradecido las precipitaciones, que contribuirán, señalaron desde el consejo regulador de la Denominación de Origen, a un incremento en el peso de las uvas. Eso sí, las lluvias torrenciales han provocado daños en caminos, barranqueras, así como en las infraestructuras de riego.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión