Zaragoza
Suscríbete

tormentas

Desolación en Cimballa: "El agua nos llegó a la cintura"

Fue una noche de pesadilla en este pueblo de la Comarca de Calatayud. El desbordamiento del río Piedra causó muchos desperfectos que ayer hubo que reparar.

Afectados por las fuertes tormentas en Cimballa.
Afectados por las fuertes tormentas en Cimballa.
Macipe

Vallas arrancadas, muebles empapados, marcas de agua a una altura de un metro y una viscosa lámina de lodo son las muestras de la tromba que se veían ayer en Cimballa. En su caso no fue tanto la lluvia acumulada el miércoles, sino el caudal desbocado del río Piedra. "No sé qué hacer teniendo el pueblo así, estoy desolado", resumía su alcalde, Cecilio Roy, mirando el parque infantil destrozado. "La noche del miércoles nos vimos con el agua por la cintura", admitía Fulgencio Blancas, junto a una docena de vecinos que le ayudaban a limpiar su casa.

Tanto el albergue municipal, el histórico molino harinero y un local sufrieron inundaciones. "En la piscifactoría se les ha llevado todo, está inundado de barro y las truchas por las acequias y los campos", explicaba Roy. Toda la vega del Piedra hasta Nuévalos, incluidos hortales, estaba inundada: "Esto pasa porque ni limpian los cauces ni dejan limpiar. Los que deciden desde un despacho en Zaragoza tendrían que estar despedidos".

Cerca, en Torralba de los Frailes, los mayores destrozos se vieron en fincas agrícolas y caminos. "Se hicieron nuevos por la reparcelación hace 4 años y ahora son pedregales", reconocía su alcalde, Esteban García. En el paraje de las Suertes, calculaba que unas 300 hectáreas permanecían anegadas y señalaba las fuertes galacheras en medio de los campos. "Necesitamos ayuda con los caminos y ya tenemos tajo para arreglar las parcelas, ya", asumía resignado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión