Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El máster en navegar en aguas turbulentas que encumbró a una aragonesa en Madrid

Arroparon a Pilar Alegría en la toma de posesión Marcelino Iglesias y José Luis Rodríguez Zapatero, que supieron ver en 2008 que esa joven militante de La Zaida llegaría lejos en el PSOE

Broto y Sada, junto a la titular de Educación.
Broto y Sada, junto a la titular de Educación.
Enrique Cidoncha

"Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas". A John Fitzgerald Kennedy parafraseaba este lunes el aragonés Fernando Gurrea, subsecretario de Educación y FP, para explicar cómo se ha desenvuelto la exministra Isabel Celaá en el departamento. Una compleja labor que recaerá, a partir de ahora, en Pilar Alegría, que ha aprendido a llegar a buen puerto a pesar de navegar en aguas turbulentas.

Curtida en mil batallas, con un papel activo en la política desde 2008, cuando para los expresidentes Marcelino Iglesias y José Luis Rodríguez Zapatero era un valor al alza, ha protagonizado en tres años un ascenso meteórico. Consejera de Innovación; ganadora, sin bastón de mando, de las municipales en Zaragoza, delegada del Gobierno y, desde este lunes, ministra; cargos que han encumbrado a una socialista de La Zaida que ha sabido acompasar su carrera a los cambios en el partido.

Olga Alegría, su hermana, no podía estar más orgullosa de ella, la primera aragonesa que consigue ser ministra. "Siempre ha tenido don de gentes. Es accesible y cercana", ensalzaba. Y una "aragonesa de pro", que para prometer el cargo de ministra se vistió de rojo con un diseño de Urban VicArt y con pendientes de Prokö, marcas de la tierra.

No podía ocultar su satisfacción Iglesias, uno de sus mentores. "Es una mujer joven pero muy preparada, con mucha experiencia, y tiene todas las condiciones para hacer una gran gestión en el ministerio", ensalzó. No tenía ninguna duda de que favorece a la Comunidad que una aragonesa se siente a la mesa del Consejo de Ministros, más, cuando se trata "de una profunda aragonesa, una mujer de la ribera". Confesó Iglesias que, cuando Alegría asumió la secretaría de Organización, tanto él como Zapatero supieron que llegaría "donde quisiera" porque es una mujer que tiene "todas las condiciones humanas y políticas" para asumir grandes responsabilidades como las que va a tener ahora.

Marcelino Iglesias felicita a Pilar Alegría
Marcelino Iglesias felicita a Pilar Alegría
Enrique Cidoncha

El presidente de las Cortes, Javier Sada; el presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia; los diputados socialistas Alfredo Sancho, Begoña Nasarre, Noemí Villagrasa, Herminio Sancho, los senadores Miguel Dalmau, Víctor Ruiz, Ana Villar y Rosa Serrano; la concejala y ex eurodiputada Inés Ayala y Tomás Guitarte, de Teruel Existe, arroparon a Alegría en su gran día. Y María Victoria Broto, consejera de Ciudadanía de la DGA, buena conocedora del ministerio de sus tiempos de consejera de Educación; una presencia que se quedó corta cuando se trataba de acompañar a una socialista aragonesa que había formado parte del Ejecutivo de Javier Lambán (2015-2019), y que refleja la brecha que se abrió entre ellos cuando su designación como delegada del Gobierno la erigió como bastión sanchista en Aragón.

No amenaza, o eso dicen, el papel de Lambán en el PSOE aragonés ni como secretario general ni, si él quiere y las fuerzas le acompañan, como candidato. Otra cosa es la sucesión, cuando llegue el momento, en la que Alegría, si se desenvuelve bien en el ministerio, podría ir ganando enteros. Todo a expensas de un Congreso Federal que se espera que sea un paseo para el presidente Pedro Sánchez, que ha ido dejando por el camino a potenciales enemigos.

Acompañó a la ministra de Educación una nutrida representación de la Delegación del Gobierno en Aragón encabezada por el subdelegado Fernando Beltrán, que asume en funciones el cargo; la subdelegada de Huesca, Silvia Salazar; el general de la Guardia Civil Francisco Javier Almiñana y su antecesor Carlos Crespo, general de División al frente de la Jefatura de Costas y Policía marítima; y el jefe superior de la Policía Nacional de Aragón, Juan Carlos Hernández.

La ministra, con sus hermanos y su sobrino.
La ministra, con sus hermanos y su sobrino.
Enrique Cidoncha

Del ámbito educativo, asistieron el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, que destacó la "capacidad de diálogo" que ha demostrado Alegría; César Romero, director general del Grupo San Valero, que instó a "sumar todos desde nuestros respectivos ámbitos, públicos y privados, para impulsar modelos estables y de calidad en áreas clave como la educación", y la rectora de la Universidad San Jorge, Berta Sáez, que subrayó la capacidad de Alegría para "tender puentes", un valor imprescindible en uno de los ministerios que "más consensos requiere".

Gurrea, que espera saber este martes si sigue como subsecretario, se compromete a colaborar "esté donde esté". Pese a la complejidad del ministerio se muestra convencido de que Alegría "hará un buen trabajo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión