Nacional
Suscríbete

educación

Pilar Alegría, reivindica su origen aragonés en su toma de posesión como ministra de Educación: "Ofrezco diálogo, voluntad de consensos y esfuerzo"

Llega al Ministerio de Educación y Formación Profesional (FP) con el reto de aplicar la reforma educativa que aprobó su antecesora y que se conoce por su apellido, la 'Ley Celaá'.

La zaragozana Pilar Alegría, que ha tomado este lunes posesión de su cargo como ministra de Educación, ha prometido en su discurso en redes sociales tras el nombramiento "diálogo, voluntad de consenso y esfuerzo" al frente de este Ministerio, donde afronta el reto de aplicar la polémica ley educativa que aprobó su antecesora, Isabel Celáa.

La nueva ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, ha destacado este lunes que un elemento que le "inspira gran seguridad" para afrontar su nueva tarea es "la calidad profesional y personal" de toda la comunidad educativa.

"Seguro que a nadie le sorprenderá si digo que se trata de un momento muy emocionante para mí". Así se ha expresado la nueva titular de Educación tras recibir la cartera ministerial de manos de su antecesora, la hasta ahora ministra, Isabel Celaá.

Llega al Ministerio de Educación y Formación Profesional (FP) con el reto de aplicar la reforma educativa que aprobó su antecesora y que se conoce por su apellido, la 'Ley Celaá'.

Docentes, directores de centros educativos, familias y el alumnado han estado presentes en el primer discurso de Alegría como ministra, quien ha puesto en valor el papel de los estudiantes que, "en uno de los momentos más complejos" vividos como país, "han dado lo mejor de sí mismos para que se garantizara algo tan fundamental como el derecho a una educación con calidad".

Además, la nueva ministra de Educación ha dedicado también unas palabras de agradecimiento a la escuela rural, donde la educación desempeña un papel fundamental la vertebración territorial manteniendo vivos "nuestros pueblos", ha enfatizado. 

Celaá: "Buenos días, buena suerte"

Por su parte, la ministra saliente ha traspasado su cartera con "emoción" y dando la "bienvenida" a su nueva responsabilidad a Pilar Alegría. En su emotivo discurso que ha concluido con una ovación por parte de todos los asistentes, Isabel Celaá ha afirmado que "educar es ayudar a construir personas, empoderarlas, desarrollar todo su talento, no dejar a nadie atrás".

"La educación es el agua que se necesita para vivir, es conocimiento, es igualdad, es prosperidad. Pero como el agua, para transmitirse y transitar, necesita fuerza, impulso, pasión si es posible porque es fuerte por dentro, pero frágil por fuera y puede deslizarse fácilmente entre los dedos y perderse", ha asegurado.

Celaá ha añadido también que "con frecuencia la educación se da por descontada y se confunde con la actividad diaria, pero no es lo mismo, la educación es mucho más" y ha subrayado que han sido tres años "durísimos, reconfortantes también".

Así, ha puesto en valor que ha "diagnosticado los males del sistema" y ha avanzado en su reforma" con la reforma educativa "que va decantándose mansamente", y con la Formación Profesional. "El surco del arado está trazado. Falta seguirlo. Un trabajo duro, querida Pilar, porque no lo hay blando en educación", ha remarcado.

"Gran responsabilidad, gran competencia de país que hoy te traspaso con toda la esperanza de que puedas culminar un trabajo de éxito. Un abrazo, Pilar. Buenos días, buena suerte", ha concluido Celaá sus palabras, a las que ha seguido un largo aplauso.

"Soy aragonesa de pro, de un pequeño pueblo de apenas 500 habitantes (La Zaida, Zaragoza)"

La nueva ministra de Educación ha prometido este lunes culminar la última reforma educativa, la Lomloe o ley Celaá, y aprobar la futura ley de Formación Profesional, un camino en el que ha apostado por alcanzar consensos y hacerlo "codo a codo" con las comunidades autónomas.

Durante el traspaso de carteras en la sede del Ministerio de Educación y Formación Profesional de manos de su antecesora, Isabel Celaá, la hasta ahora Delegada del Gobierno en Aragón ha dicho que no ignora las dificultades de este "empeño" de voluntad de diálogo y que no dejará "de intentarlo hasta el último día" que esté al frente de esta responsabilidad.

En un acto celebrado en un gran y concurrido patio central de la sede ministerial de la calle Alcalá, la ministra ha reivindicado su origen aragonés -"soy aragonesa de pro, de un pequeño pueblo de apenas 500 habitantes (La Zaida, Zaragoza)"- y ha hecho una defensa del papel de la educación como palanca de cambio del país y una de las "piezas clave" para su recuperación económica tras la pandemia.

Al traspaso de poderes han asistido, entre otros, los ministros de Política Territorial, Isabel Rodríguez, y del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, senadores, diputados y los directores de la Policía Nacional y Guardia Civil, junto a altos responsables del ministerio y sus funcionarios, que han ocupado los dos pisos de los balcones que circundan el patio central, y que han dedicado un fuerte y largo aplauso a Celaá .

Fuentes del Ministerio han explicado que a Celaá le hubiera gustado acabar todos estos proyectos, porque ha trabajado mucho en ellos y es una apasionada de su trabajo.

Tanto Pilar Alegría como Isabel Celaá recibieron la llamada del presidente del Gobierno el pasado sábado para comunicarles su decisión.

Celaá, de 72 años, ha señalado también a los periodistas que ahora se tomará unos días para descansar y pensar en su ciudad, Bilbao, y luego seguirá trabajando en temas relacionados con la educación. "Estoy bien, contenta", ha dicho. 

Placeholder mam module
Toma de posesión del nuevo Gobierno
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión