Despliega el menú
Aragón

ENCUESTA DE A+M SOBRE LA INTENCIÓN DE VOTO EN EL AYUNTAMIENTO DE zaragoza

El PP se dispararía hasta los 14 ediles en Zaragoza por el hundimiento de Cs y solo dependería de Vox

Los naranjas estarían a punto de perder la representación. El PSOE aguantaría, entraría CHA y Podemos quedaría fuera.

Jorge Azcón, nuevo alcalde de Zaragoza.
Jorge Azcón
Ayto. Zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza sufriría un terremoto en el reparto de escaños y en la composición de los bloques de izquierda y derecha si hoy se celebraran elecciones

Y no solo porque el PP liderado por Jorge Azcón se dispararía hasta los 14 ediles, seis más de los que tiene ahora, sino porque lo haría a costa de su socio, que sufriría un descalabro con escasos precedentes: de los seis ediles actuales pasaría a contar con uno, a solo dos décimas de quedarse sin representación municipal. Los populares ni siquiera necesitarían a los naranjas para gobernar, dado que le bastaría el apoyo de los dos representantes que obtendría Vox.

Esta es la principal conclusión de la encuesta de A+M para HERALDO, que además de un intenso trasvase de votos en el seno de los bloques arroja un dato más: la izquierda no tendría opción de formar mayoría ni siquiera con el hipotético concurso de Cs. El PSOE aguantaría su representación de 10 concejales, con un imperturbable 28% de intención de voto obtenido en las elecciones de 2019, porcentaje que ahora sería insuficiente para ganar las municipales, como ocurrió hace dos años, ante el fuerte crecimiento de los populares.

Pero a su izquierda habría cambios profundos: CHA retornaría al Ayuntamiento de Zaragoza con dos concejales después de cuatro años de travesía en el desierto y lo haría a costa de Podemos, que se quedaría sin representación al no poder superar el exigente 5% que determina si un partido entra al reparto de escaños. ZEC tendría dos concejales, uno menos que en la actualidad.

El sondeo detecta una tendencia que va más allá de la gestión municipal y que ya ha sido advertida a nivel nacional al calor de las elecciones madrileñas: el votante de Cs está en plena estampida demoscópica y el centro político ha entrado en una fase agonizante. En Zaragoza capital, solo obtiene una exigua intención del 5,23%. Su fidelidad de voto es mínima, de solo un 30,8%.

El principal beneficiario de la debacle naranja es el PP: la mitad de sus votantes se decantarían por los populares, que se situarían en un porcentaje de voto del 36,8%. Un 7,3% del electorado naranja encontraría refugio en Vox. La formación de extrema derecha se consolidaría con un 7,58%, aunque su crecimiento quedaría limitado por la pujanza del PP y se tendría que conformar con los dos escaños que ya tiene en la actualidad.

El escenario deja al PP en una situación cómoda por ser la primera fuerza. Podría lograr una investidura en minoría, que solo podría ser frustrada si Vox sumara sus votos a un candidato de la izquierda, un escenario hoy por hoy imposible. Podría gobernar en solitario e incluso alcanzar pactos puntuales para los presupuestos y ordenanzas. También podría plantear una opción de gobierno de mayoría con Vox y Cs o solo con Vox. En cualquier caso, atendiendo al resultado de la encuesta, el bloque conservador ganaría un edil respecto a la situación actual, al pasar de 16 a 17, dejando a la izquierda solo con 14. Y el PP tiene una noticia buena: puede seguir creciendo, dado que se lleva el 37,6% en el reparto de indecisos, es decir, es el partido que más simpatía suscita entre los que no saben qué votar. El PSOE se lleva el 27,7% y Vox el 10,2%.

Pero a la convulsión que vive el electorado de centroderecha se suma la situación de la izquierda, donde se produce también otro descalabro: Podemos se desdibuja en las encuestas y se quedaría con un 4,61% de los votos, un porcentaje insuficiente para lograr un edil. Al igual que los naranjas, su fidelidad también es baja (38,5%) y pierde apoyos en dirección al resto de los partidos de izquierda sin ganar ninguno: un 17,6% de los votantes morados se van al PSOE, un 10,8% a CHA y un 14,9% a ZEC. El gran beneficiado por el retroceso del partido de Pablo Iglesias es CHA, que recibe el empujón necesario para superar holgadamente la barrera del 5% (logra un 6,8%) y consigue dos concejales. En cuarto en discordia en la bancada de la izquierda es ZEC, que llegó a tener nueve ediles en 2015 y languidece ahora en el espacio tradicional de IU. Se queda con dos representantes, uno menos que en la actualidad.

Loading...

Refuerzo del bipartidismo

Al margen del reparto de escaños, la encuesta arroja otra conclusión: el bipartidismo clásico empieza a remontar después de años de fragmentación. Los dos grandes partidos, PP y PSOE, obtendrían 24 de los 31 escaños, frente a los 18 con los que cuentan en la actualidad. Ninguna de las formaciones minoritarias superaría los dos concejales, una situación con pocos precedentes.

El sondeo de A+M ofrece también las valoraciones de líderes. Solo aprueba el alcalde, que casi dos años después de llegar al cargo alcanza un grado de conocimiento del 92,5% y una valoración de 5,8. Es el único concejal que no suspende, dado que los demás están por debajo del 5. Julio Calvo, de Vox, es el menos conocido y peor valorado, con un 2 de nota.

A la espera de posibles coaliciones a izquierda y derecha

Con los resultados de la encuesta de A+M para HERALDO sobre la mesa, además de los 16 ediles que marcan la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Zaragoza, surge otra cifra en la ecuación: el 5% que marca el porcentaje mínimo de votos necesarios para acceder al reparto de los escaños. Hay cuatro partidos que están en la horquilla situada entre el 4% y el 7%, por lo que cualquier variación les puede suponer el todo o nada: CHA, Cs, ZEC y Podemos. Esta circunstancia puede facilitar la dinámica de coaliciones en los bloques, dado que el fiasco de un partido minoritario puede impedir a la derecha o la izquierda alcanzar la mayoría.

No hay que irse muy lejos. En 2019 el hundimiento de CHA, con un 4,69%, facilitó que la derecha alcanzara los 16 escaños que dan la mayoría y rompiera una secuencia de 16 años de gobiernos de izquierdas. Y ese es un escenario que tienen muy en cuenta los munícipes cuando analizan sus posibles estrategias.

En el bloque conservador, las dos décimas que separan a Cs del abismo de quedarse sin representación podrían tener un efecto similar al de CHA en 2019. Ese concejal que según el sondeo de A+M tienen los naranjas recaería posiblemente en el PSOE si se aplicara la ley D’Hondt, lo que ajustaría la pugna.

El PP en general, y el alcalde Jorge Azcón en particular, siempre ha defendido la opción de una coalición con Cs que permita aprovechar todos los votos en busca de una mayoría. Está por ver si el riesgo de quedarse sin representación facilitaría el pacto.

Pero en el bloque de la izquierda ocurre lo mismo. En 2019, ZEC y Podemos-Equo concurrieron por separado tras un fuerte conflicto, mientras que a nivel nacional existía la fórmula Unidas Podemos. En este caso, si los morados sumaran sus votos a ZEC podría haber una mejora en sus opciones de reparto. Juntos tendrían un edil más que perdería el PP, en lugar de los dos que obtendrían los comunes si fueran en solitario.

Estas cábalas, que quedan en el escenario de las hipótesis a dos años largos de las elecciones municipales, ya están en la cabeza de los partidos. Solo el tiempo, y las encuestas, decidirán si acaban convirtiéndose en realidad.

Ficha técnica
  • ÁMBITO: Zaragoza
  • UNIVERSO: Mayores de 18 años
  • MUESTRA: 800 unidades
  • MÉTODO: CATI/On-line
  • MUESTREO: Aleatorio simple con cuotas de sexo y edad
  • NIVEL DE CONFIANZA: 94,5 (para dos sigmas p=q=0,5)
  • MARGEN DE ERROR: +/- 3,53 %
  • TRABAJO DE CAMPO: del 15 al 16 de abril de 2021
  • DIRECCIÓN TÉCNICA: A+M
Etiquetas
Comentarios