Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

infraestructuras

Más de la mitad de la A-68 sigue pendiente de proyecto y su conclusión no tiene fecha

El Gobierno prevé licitar antes del verano la redacción de dos de los seis tramos turolenses y necesitará 600 millones para desdoblar los 124 kilómetros hasta Castellón.

Loading...

La comprometida "apuesta" del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, por el Corredor Cantábrico-Mediterráneo requiere un reflejo presupuestario sin parangón para convertirlo en una realidad a su paso por Aragón. El desdoblamiento de la N-232 será una realidad en año y medio en dirección a Logroño con la conclusión de los 14,37 kilómetros entre Gallur y Mallén, pero ni siquiera se puede atisbar una fecha para llegar al límite provincial con Castellón. De hecho, más de la mitad de este eje viario sigue pendiente de proyecto y se necesitarán más de 600 millones de euros para desdoblar esos 124 kilómetros.

En el mejor de los casos, hará falta una década para que un turismo o un camión puedan recorrer los casi 216 kilómetros de la A-68 a su paso por Aragón, el mínimo horizonte temporal que los expertos calculan en la planificación y ejecución de una infraestructura. Pero por la experiencia acumulada, hará falta mucho más tiempo a tenor de los 16 años de trámites y obras necesarios para que el pasado miércoles se pudiera inaugurar el tramo entre Figueruelas y Gallur. Y solo son 14 kilómetros y una inversión de 52 millones sin contar el proyecto, las expropiaciones y el control y vigilancia de las obras.

Otra forma de medirlo es ir a los propios presupuestos estatales y fijarse en la partida realmente invertida por la Dirección General de Carreteras el año pasado, 91 millones, para llegar a una sencilla conclusión: haría falta que todo el dinero para Aragón se concentrara exclusivamente en la A-68 durante siete ejercicios para verla concluida.

Pese a todo, los hechos demuestran que el Gobierno de Pedro Sánchez ha apostado por este corredor, dado que a las obras que puso en marcha el PP en la pasada legislatura para concluir la autovía de Logroño, de Figueruelas a Mallén, se ha sumado ahora el desbloqueo de la denominada autovía de Castellón.

Para hacerse una idea, la tramitación ambiental del estudio informativo entre Fuentes de Ebro y Valdealgorfa se inició en 2008 y no se resolvió hasta diez años después, en coincidencia con su llegada a la Moncloa. No se quedó ahí, ya que antes de acabar su primer ejercicio, a finales de 2018, el Ministerio de Transportes también aprobó definitivamente la alternativa de trazado elegida, de 88,5 kilómetros y un presupuesto base de licitación de 550 millones, que se ha dividido a su vez en seis tramos.

El siguiente paseo se dio con la licitación y adjudicación del desdoblamiento del punto más conflictivo y con mayor tráfico de camiones, los 18,7 kilómetros que distan de El Burgo a Fuentes de Ebro. Su construcción comenzó el pasado otoño, las máquinas aún están con trabajos preparatorios y les quedan por delante tres años en los que se invertirán 51,3 millones.

La verdadera voluntad se verá entonces, porque el siguiente tramo, Fuentes de Ebro-Quinto, debería estar en condiciones de comenzar en el año 2024. La ingeniería Intecsa-Inarsa ha presentado la mejor oferta para la redacción del proyecto y, una vez se le adjudique formalmente, tendrá dos años para entregarlo. El plazo es más que holgado y a partir de ese momento transcurrirá otro año para la licitación y adjudicación de las obras, siempre y cuando el Ministerio habilite la preceptiva partida presupuestaria plurianual.

Al mismo tiempo, la Dirección General de Carreteras prevé sacar a concurso antes del verano la redacción de dos de los cinco proyectos pendientes entre Quinto y Valdealgorfa, en la provincia de Teruel. Se trata de los 30 kilómetros más demandados, entre El Regallo, Alcañiz y Valdealgorfa. El resto no tienen fecha por el momento.

La planificación de la autovía aún está más verde en la parte final de la provincia, los 35 que distan hasta el límite provincial con Castellón, dado que no existe ni un estudio informativo con alternativas de trazado. No obstante, hace dos años se abrió al tráfico el nuevo trazado de la N-232 de Ráfales a Castellón, una sustancial mejora a lo largo de 14 kilómetros en la que se invirtieron 70 millones. El compromiso socialista con Teruel Existe obliga a Ábalos a licitar este año la redacción del estudio informativo. En este caso, incluido en un único documento hasta Vinaroz.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión