Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

heraldo del campo

Una red de distribución alimentaria sostenible en el Alto Aragón

La segunda fase del proyecto ‘Mincha d’aquí’ se centra en crear una ruta logística que facilite las tareas de venta y reparto a los productores agroalimentarios del Pirineo.

En la primera fase de Mincha d'aquí participaron un total de 116 iniciativas agroecológicas.
En la primera fase de Mincha d'aquí participaron un total de 116 iniciativas agroecológicas.
Mincha d'aquí

Crear una red que facilite las tareas logísticas y de venta a los productores agroalimentarios del Alto Aragón y que permita distribuir de forma eficiente y sostenible sus productos. Este es el objetivo principal de la segunda fase del proyecto ‘Mincha d’aquí’ (‘Come de aquí’ en aragonés), que trabaja en la elaboración de una ruta conjunta de reparto entre productores de las comarcas de la Jacetania, Alto Gállego, Sobrarbe y Somontano de Barbastro.

El origen del proyecto ‘Mincha d’aquí’, gestionado por el Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (Cerai), y en el que participan una veintena de entidades, se remonta a 2017. Su primera fase se centró en identificar iniciativas sostenibles en las comarcas mencionadas, con el propósito de formar una red colaborativa en la que poner en común las necesidades, fortalezas y posibles acciones conjuntas entre los productores del sector agroalimentario de la zona.

En esa primera fase, a la que se sumaron 116 iniciativas, se llevaron a cabo encuentros comarcales con los productores agroecológicos y se creó una estrategia transversal en la que se identificó como necesidad prioritaria la creación de una red común de distribución y venta. Y esa es precisamente la razón de esta segunda fase, que también busca implementar una herramienta digital para gestionar las ventas y las tareas administrativas.

"Con la combinación de una ruta logística, de la que todavía no sabemos muy bien la forma porque dependerá del volumen y de las empresas que participen, y de las plataformas de gestión de venta, haremos una especie de nodo logístico que será controlado por las propias empresas, aunque la idea es acompañarles en el funcionamiento durante un año", explica Juan Laborda, miembro del Cerai y coordinador del proyecto ‘Mincha d’aquí’.

Entre los beneficios de crear esa ruta logística y de impulsar la plataforma digital se encuentra la mejora de la eficiencia logística de las empresas. "El tema de vender y distribuir son dos faenas que se llevan en torno al 15 o el 25% del tiempo de las empresas. Se trata de reducir esos tiempos de dedicación y de dar un servicio de mayor calidad a los clientes", señala Laborda.

El próximo mes de abril darán comienzo los encuentros presenciales para definir detalladamente las características de la ruta, teniendo en cuenta las condiciones geográficas de la zona y las necesidades de los clientes, así como las de conservación de los productos, sobre todo de aquellos que requieren mantener la cadena de frío. Por el momento, la idea es establecer "puntos de acopio temporales" en enclaves estratégicos. "Lo ideal sería que la persona repartidora pudiera recoger en la finca el producto, pero esto no es fácil, y menos en el Pirineo; si tienes que irte hasta Chistau y luego a Broto, tardas horas, entonces, la idea es que pueda haber puntos de acopio en los ejes de los valles, así el productor ya no tiene que bajar tanto", apunta el coordinador.

El proyecto contempla también la contratación de una persona para que se encargue del reparto. "Lo mejor sería contratar a una persona del territorio para mejorar las condiciones de este tipo de trabajadores y generar un puesto de trabajo en la zona, y que la cercanía y la calidad de los alimentos no se pierdan en el último eslabón", añade Laborda. No obstante, asegura que todo dependerá del volumen y que si es necesario, se negociará colectivamente para apoyar los envíos con una empresa de reparto.

Otro de los pilares de esta segunda fase es implementar una herramienta digital para que los productores puedan gestionar las ventas, pero también su catálogo, las facturas o la documentación administrativa. "Es un gestor de ventas multicanal, no es solo un ‘marketplace’, si bien es verdad que lo podríamos plantear así para compartir esa visibilidad comercial, pero eso es decisión de los productores", puntualiza el técnico de Cerai.

Y pese a que el objetivo principal es poner en marcha la parte del proyecto enfocada en la producción, también hay acciones previstas en la esfera del consumidor que podrían desarrollarse más adelante, aunque aún no se han iniciado las conversaciones al respecto. "Nos gustaría trabajar con el tejido de grupos de consumo, como el supermercado-cooperativo, porque sería un punto donde poder hacer llegar alimentos demandados por consumidores más concienciados. En Zaragoza consigues de todo, pero en el Pirineo es más complicado. Se trata de reducir costes a la vez que das servicio para conseguir productos", concluye Laborda.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión