Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

heraldo del campo

"El más interesado en el bienestar es el ganadero"

Ganados Travé es una explotación de vacuno oscense ubicada en Binéfar que cuenta con el certificado Welfair Bienestar Animal.

Silvia Travé, gestiona junto con su padre Josep María Travé, la empresa binefarense.
Silvia Travé, gestiona junto con su padre Josep María Travé, la empresa binefarense.
S. T.

Aquellos ganaderos que quieren que el bienestar animal que procuran a su animales cuente con el sello Welfair tienen que someterse a una auditoría exhaustiva que ofrecen entidades de certificación, cuyos auditores han recibido la formación necesaria para conocer cuáles son y cómo se miden los protocolos en los que se basa este innovador proceso.

Las inspecciones y supervisiones a las granjas y mataderos son periódicas y las medidas con las que se analizan son únicas y específicas para cada especie. Y en el informe final no solo se establece la puntuación obtenida -hay que superar unos mínimos-, sino que además se indica aquellos puntos críticos identificados en los análisis para que el ganadero pueda aplicar las mejoras necesarias tanto en las instalaciones como en el manejo de los animales.

Es lo que hizo Ganados Travé, una empresa familiar situada en la localidad oscense de Binéfar que dirigen Josep María Travé y su hija Silvia. Formada por dos sociedades, se dedica a la producción de vacuno de carne, actividad que desarrolla en integración, para lo que suministra animales (son de su propiedad) a unas 40 explotaciones repartidas por distintas localidades de la provincia oscense.

Travé provee al matadero de Fribin, también en Binéfar, entre 150 y 170 animales semanales. Y es ahí donde comenzó su contacto con este pionero sello de bienestar animal. "Ellos nos aconsejaron que consiguiera la certificación porque nos explicaron que era una exigencia de los supermercados, ya que los consumidores lo están demandando", explica Josep María Travé.

Insiste, sin embargo, este ganadero que aunque el sello sea nuevo, para los productores de carne el bienestar animal no es una preocupación reciente. "Somos los primeros interesados en que los animales estén limpios, secos, bien encarados, que no tengan corrientes de aire, que la alimentación sea la adecuada y las instalaciones lo más confortables posibles, porque si los animales no están en las perfectas condiciones se resiente la calidad de las producciones". Reconoce, pese a ello, que "parece que tiene que haber alguien externo que certifique que lo que estamos haciendo está bien hecho para que los consumidores se lo crean".

Comenzó a hacer la auditoría de sus granjas hace cinco meses. "No tuve que hacer ningún cambio en el manejo de los animales", señala Travé, dejando así claro que quedó atestiguado en las inspecciones que sus explotaciones cumplen los más exigentes estándares de bienestar animal. Reconoce, eso sí, que en las instalaciones tuvo que añadir algún bebedero a los que ya existían. "Estaba bien, pero como la certificación es más exigente hubo que poner algún punto más para el agua. Lo hemos subsanado y ya está", señala. Tanto en su empresa como en las granjas integradas sigue habiendo inspecciones aleatorias, porque así lo establece esta pionera certificación, con la que ya ha sacado "bastante ganado" al mercado.

Como productor, Travé no tiene contacto con el consumidor y asegura que no cuenta con datos que le permitan valorar si el sello que ahora lucen sus carnes es apreciado por los ciudadanos. "Ahí ya no llego yo", dice. Pero se muestra convencido de que si los grandes supermercados se lo piden al matadero y este a los ganaderos que le proveen "será porque algo está pasando y hay demanda".

Y aunque dicha certificación garantiza las buenas prácticas de las explotaciones, ese valor añadido no se traduce en un mayor precio. "Lo que quiero no es que mi carne se venda más cara, lo que quiero es que se venda, y desde luego, este tipo de sellos ayuda a que una empresa o un matadero te elija a ti para comprar los terneros", señala. Se muestra convencido, sin embargo, de que los consumidores no siempre están dispuestos a valorar estos esfuerzos. "Es verdad que la gente habla mucho de calidad, pero luego la mayoría de los ciudadanos compran por precio", afirma.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión