Despliega el menú
Aragón

vitivinicultura

El triunfo en los mercados internacionales es un premio

Nacho Lázaro, socio propietario de Bodegas Añadas (Care) y su director de ventas, ha sido reconocido con el premio ADEA a la Promoción Exterior 2020.

Nacho Lázaro, socio propietario de Bodegas Añadas, con uno de rosado de su marca Care.
Nacho Lázaro, socio propietario de Bodegas Añadas, con uno de rosado de su marca Care.
N. L.

Nacho Lázaro no tenía pensado dedicarse al mundo del vino, aunque su familia, natural de Encinacorba, siempre había cultivado viñedos. "Ni siquiera era un gran consumidor", reconoce. Pero a los 23 años se puso al frente, como socio propietario y director de Ventas, de Bodegas Añadas, un proyecto impulsado por dos familias, Lázaro y Díaz, que aunque ajenos al sector -se dedican al textil la primera y a la carpintería metálica la segunda- decidieron apostar en el año 2000 por el potencial vitícola de la comarca de Cariñena y su denominación de origen.

"No entraba en mis planes producir vino", explica Nacho Lázaro. Pero le atrapó "un mundo tan bonito como difícil, en el que hay mucha competencia y especialización, pero que también es muy dinámico, en el que conviven empresas de solera con iniciativas muy jóvenes que apuestan por productos más contemporáneos", señala. Para hacerlo, Lázaro, que se había formado en Administración de Empresas, por la rama de Finanzas, cursó además un máster para conocer los secretos de la viticultura, así como la producción y el márquetin del vino.

Así nacía Care, la marca de los caldos de la bodega situada en la localidad zaragozana de Cariñena, y que toma el nombre con el que los romanos se referían a este municipio. "Nuestro objetivo y nuestro reto siempre ha sido convencer a los nuevos consumidores, a los más jóvenes, que un buen vino es mejor que cualquier otra bebida", explica Nacho Lázaro, que insiste en que estos nuevos caldos nacieron ya con vocación internacional. "Queríamos llegar al mercado europeo", explica el director de Ventas, que señala que no han renunciado al mercado local, pero reconoce que no han puesto el mismo énfasis en la demanda nacional, "donde el consumo está muy influido por los regionalismos y cada zona adquiere aquello que se produce en su entorno productor y hay muchos en toda España".

Su trabajo en el exterior ha dado sus frutos y 20 años después de su creación, esta bodega integrada en la Denominación de Origen Cariñena, ya exporta al mercado comunitario el 85% de los dos millones de botellas que produce con la uvas que recolecta en sus 150 hectáreas de viñedo. Un trabajo que no solo le ha dado ventas, sino también premios, como el otorgado por la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA) y con el que se ha galardonado la labor directiva de Nacho Lázaro al frente de la promoción exterior de los vinos de Bogedas Añadas.

"Este premio es un reconocimiento a nuestra trayectoria en el mundo del vino. La exportación siempre ha sido nuestro objetivo y han sido las ventas al exterior las que nos han salvado en el complicado 2020 marcado por la pandemia", señala Lázaro. No es que los mercados europeos no hayan sido golpeados por la pandemia y sus restricciones, pero -explica el propietario de Care- la exportación ha sido más fácil que en el mercado interior. Primero porque su cultura de consumo de vino está más asociada al hogar. Segundo, porque sus celebraciones, por ejemplo bodas, son menos numerosas y, por lo tanto, se han mantenido. Y además no han hecho turismo en el extranjero, por lo que han consumido más en sus países.

Etiquetas
Comentarios