Despliega el menú
Aragón

zaragoza

Delegación de Gobierno restringirá el paso a la plaza del Pilar si se producen aglomeraciones

Las terrazas de los bares y restaurantes y las actividades culturales cerrados de Zaragoza que tengan butacas asignadas tendrán aforos del 75 % entre el 8 y el 14 de octubre, fechas en las que se celebrarían las fiestas del Pilar. Sanidad reduce el aforo en los recintos religiosos al 50%.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, en la reunión de la Junta de Seguridad de Zaragoza
La consejera de Sanidad, Sira Repollés, en la reunión de la Junta de Seguridad de Zaragoza
TONI GALAN

La plaza del Pilar de Zaragoza permanecerá abierta durante los días en los que se debían celebrar los festejos de la ciudad siempre y cuando no se produzcan aglomeraciones. En el caso de que se concentre un elevado número de personas que suponga un riesgo para la salud ante la actual crisis sanitaria, la Policía procederá a restringir el paso. Así lo estableció la Junta Local de Seguridad que se celebró este lunes para concretar el dispositivo de control que tratará de evitar rebrotes de la covid-19, tal y como ha ocurrido este verano en otros municipios de la Comunidad durante sus ‘no fiestas’.

El entorno de la basílica es uno de los puntos que más preocupa a las autoridades, y por eso se extremarán las precauciones para evitar concentraciones de personas, en especial el día 10, en el que se habría celebrado el pregón de fiestas de no ser por la pandemia, y sobre todo el día 12, en el que tradicionalmente se celebra la Ofrenda de Flores.

En este sentido, el Cabildo mantiene la programación religiosa en el templo, incluida la misa pontifical presidida por el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, pero con el paso de la capital aragonesa a la fase 2 anunciado este lunes, el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón redujo el aforo de los recintos de culto, incluido el Pilar, al 50%.

"Tenemos un plan A, un plan B y un plan C. Si no hay aglomeraciones se podrá circular por la plaza con normalidad, de lo contrario, se tomarán medidas", explicó la delegada del Gobierno, Pilar Alegría, tras una reunión en la que estuvieron presentes el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón; la consejera de Sanidad de la DGA, Sira Repollés, y los responsables de los diferentes cuerpos policiales, de Bomberos y de Protección Civil, entre otros.

Alegría detalló que el dispositivo previsto para las ‘no fiestas’ será "dinámico" y "se adaptará" a las circunstancias de cada momento y a la nueva fase 2 establecida por la DGA. Además, contará con todos los efectivos disponibles, e incluso no se descarta la posibilidad de solicitar refuerzos a unidades territoriales próximas.

Los agentes tendrán como principal objetivo evitar las concentraciones espontáneas de personas, las fiestas privadas y los botellones. Por ello, además de reforzar la vigilancia en la plaza del Pilar, se controlarán las zonas de ocio, las riberas, los ocho grandes parques de la capital y el entorno de la plaza de Eduardo Ibarra, en La Romareda, y del centro comercial Grancasa, en el Actur. Por su parte, la Guardia Civil hará lo propio en los barrios rurales y establecerá controles de alcoholemia y de movilidad en las carreteras de acceso a la ciudad.

En fase 2 preventiva

Todos los representantes políticos y policiales insistieron tras la reunión de la Junta de Seguridad en lanzar un mensaje de "responsabilidad" a la ciudadanía para que evitar cualquier tentación de celebrar las Fiestas del Pilar, ya sea en reuniones privadas en pisos o locales que superen los diez participantes -máximo que permite Sanidad-, o en espacios públicos como bares o parques. Para reforzar este mensaje, el Gobierno de Aragón anunció este lunes que Zaragoza entrará en fase 2 desde el día 8 hasta el 15, "una decisión proactiva para evitar un incremento de contagios que obligaría a tomar medidas más estrictas", señaló la consejera de Sanidad, Sira Repollés.

La responsable sanitaria recordó que el cambio de fase no se establece por los indicadores de contagio que presenta actualmente Zaragoza, sino como prevención para evitar rebrotes como los registrados en otros municipios de la Comunidad durante sus ‘no fiestas’. "Nadie entendería que no tomáramos medidas para evitar contagios", expresó.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, respaldó la decisión de la DGA. "Nos apena que no haya fiestas, pero es necesario para la salud de las personas y para la economía de la ciudad", indicó. "Entre todos -añadió-, tenemos que evitar unas no fiestas como ha pasado en otras localidades, sino se tendrán que tomar medidas más estrictas desde el punto de vista de la salud y de la economía de todos".

Reunión de la Junta Local de Seguridad de Zaragoza
Reunión de la Junta Local de Seguridad de Zaragoza
TONI GALAN

Transporte público

En líneas generales, y a la espera de la publicación de la orden definitiva, la DGA reducirá los aforos al 50% en recintos cerrados (bares, tiendas, centros de culto...), aunque aplicará flexibilizaciones en algunos casos, como las terrazas y veladores, que bajarán al 75%. En cuanto al transporte público, no se prevé reducir el aforo, ya que el Ejecutivo autonómico no quiere afectar a la movilidad en unas fechas tan señaladas, aunque no haya fiestas. En cualquier caso, el Ayuntamiento de Zaragoza reforzará las frecuencias del bus y del tranvía durante los fines de semana, en los que el paso de vehículos será el mismo que en días laborables.

Así lo anunció la concejal delegada de Policía Local, Patricia Cavero, que reiteró que "este año no hay fiestas". La edil explicó que toda la plantilla del Cuerpo municipal estará operativa para hacer frente al operativo conjunto con la Nacional, y que si bien no ha hecho falta hasta la fecha, los agentes en segunda actividad están "localizados" por si fuera necesario recurrir a ellos.

El superintendente de la Policía Local, Antonio Blas Soriano, destacó que el dispositivo "será especialmente dinámico" al tener que hacer frente a "una situación nueva", y apuntó que se reforzará el "entorno de La Romareda" para evitar las concentraciones vinculadas al botellón, una práctica, en cualquier caso, "controlada dentro de lo que cabe" en la capital aragonesa. Por su parte, Beatriz Gambón, delegada de Participación Ciudadana de la Policía Nacional, recordó que también se hará énfasis en el control del consumo de drogas y en las fiestas privadas en locales, viviendas y pisos turísticos.

Etiquetas
Comentarios