Despliega el menú
Aragón

movilidad

Los usuarios de la zona azul de Zaragoza ya usan más el móvil que el parquímetro para pagar

El rechazo a tocar los terminales acelera la tendencia, mientras que el nivel de uso de estos espacios no se acaba de recuperar.

Un usuario paga este miércoles en la zona azul de Zaragoza.
Un usuario paga este miércoles en la zona azul de Zaragoza.
Oliver Duch

Mejor con el móvil que con monedas. Los usuarios de la zona azul y naranja de Zaragoza usan ya más los modos de pago telemáticos que los parquímetros. Se trata de una tendencia que ya venía de atrás, pero que en los últimos meses se ha acelerado por la pandemia y la conveniencia de evitar -en la medida de lo posible- el contacto con superficies de uso público.

Según los datos de la empresa Z+M, que explota el servicio, más de la mitad de los pagos que se han hecho a lo largo de 2020 (concretamente, el 51%) se hicieron a través de internet: o con la aplicación para el móvil o mediante la web de la empresa concesionaria. Antes de la pandemia, este porcentaje era del 46%.

En una tendencia paralela, se ha reducido de forma sensible el pago con monedas. Este año, ha sido la opción elegida en el 41% de las operaciones, un 5% menos que los datos de 2019. Apenas han variado los pagos con la tarjeta de crédito (7% de los usos este año, frente al 6% del pasado) y la tarjeta ciudadana (2% en los dos años).

El hecho de evitar el contacto con los parquímetros ha hecho que cada vez más gente se haya registrado en la aplicación móvil de Zaragoza Apparca. Si en 2019 había 105.567 personas que se la habían descargado, este año ya son 116.104, es decir, un 10% más.

“La gente busca evitar en lo posible el contacto, aunque los parquímetros se desinfectan a diario con un producto alcohólico de más de 80 grados”, señalan fuentes de Z+M.

Menos aparcamientos

Por otro lado, el uso de la zona azul sigue sin remontar. En lo que va de año se han realizado un 30% menos de aparcamientos que a lo largo de 2019. En concreto, se han registrado 1.219.442 operaciones menos en la zona azul y naranja.

Es cierto que el servicio se interrumpió por completo entre el 14 de marzo y el 10 de mayo, lo que distorsionó totalmente los datos, pero durante los meses posteriores la tendencia ha seguido siendo negativa. En el mes de junio se hicieron 21.379 estacionamientos menos que el mismo mes del año pasado; en julio, 50.347 menos; y en agosto, 36.654 menos.

A pesar de que existía el temor de que el uso del vehículo privado aumentara considerablemente por la pandemia (mucha gente trata de evitar el transporte público), la realidad es que hay menos coches por Zaragoza. Así lo reflejan estos datos de la zona azul, pero también los medidores de tráfico del Ayuntamiento de Zaragoza, que observan que el nivel de circulación se va recuperando poco a poco, pero que aún sigue un 6% por debajo de lo que hasta ahora era habitual.

Desde la empresa Z+M observan que la realidad es que “hay mucha gente que se ha pasado a vehículos alternativos”, como bicicletas, patinetes o motocicletas de alquiler. Eso sí, señala que aunque hay menos operaciones en sus estacionamientos, estas “son más largas”. Es decir, que hay más usuarios que dejan el coche en la zona azul o naranja y lo mantiene durante buena parte de la mañana o de la tarde. Esto hace que la rotación de vehículos -que es la esencia de este sistema- se reduzca notablemente.

Etiquetas
Comentarios