Despliega el menú
Aragón

medio ambiente

Más de 300 plantas de fresa en los balcones para vigilar la contaminación

El proyecto 'Vigilantes del aire', liderado por la Fundación Ibercivis y el Instituto Pirenaico de Aragón va a regalar plantas para que monitoricen la contaminación ambiental por metales.

Algunas de las pequeñas plantas de fresa que se repartieron en la Azucarera para los primeros experimentos.
Reparto de plantas de fresas en una edición anterior.
Raquel Labodía

El proyecto 'Vigilantes del aire', liderado por la Fundación Ibercivis y el Instituto Pirenaico de Aragón va a regalar plantas de fresa para poner en las ventanas para que ejerzan como estaciones de monitorización de la contaminación ambiental por metales.

La fundación ha abierto un formulario para que las entidades o colectivos que puedan acoger un mínimo de 300 plantas y gestionar el reparto, se inscriban a través de https://vigilantesdelaire.ibercivis.es/embajadores/, informa la Universidad de Zaragoza en una nota de prensa.

El objetivo es que este reparto de plantas se realice por todo el territorio español, de Norte a Sur y Este a Oeste. Este proyecto quiere acercar la ciencia de manera sencilla e inclusiva a sectores de la población que no siempre tienen la ciencia accesible.

Los colectivos elegidos para colaborar en el reparto, buscarán participantes individuales que sólo tendrán que cuidar la planta, enviar dos hojitas en el sobre pre-franqueado que se les entrega gratuitamente junto a la planta y completar un formulario.

Con este proceso tradicional, podrán contar con varias muestras para analizar la contaminación por metales pesados y dará lugar al mapa nacional de la contaminación.

De esta forma, la planta como sensor de contaminación llegará a distintos ayuntamientos, asociaciones de vecinos, centros públicos como la casa de la cultura o la casa de la mujer.

También hay acuerdo con centros penitenciarios donde se realizarán talleres de ciencia ciudadana, al igual que en residencias de ancianos y centros de día, escuelas e incluso poblaciones rurales que sufren la despoblación. Para que, posteriormente, cada planta pueda ser recogida con carácter individual y trasladada a cada hogar.

En esta II edición, se continuará mapeando las regiones donde ya hubo participación la temporada anterior, como Barcelona en colaboración con la entidad Ideas for Change; Granada de la mano de la Fundación Descubre; Burgos a través de la Universidad Verde y Vitoria con el Centro de Estudios Avanzados.

No obstante, el objetivo que se han marcado para esta edición es duplicar el número de regiones a estudiar.

Este año las plantas se repartirán a los colectivos a final de septiembre y las harán llegar a la ciudadanía la primera semana de octubre, bien a través de recogida en la sede o con distintos eventos de entrega que se acompañan de talleres de Ciencia Ciudadana impartidos por la Fundación Ibercivis.

En cuanto a los análisis de la contaminación, se llevarán a cabo por el Instituto Pirenaico de Aragón, a lo largo de los primeros meses del 2021 para obtener el informe final de contaminación y el mapa en el mes de junio.

Este proyecto de fresas en las ventanas para medir la calidad del aire que respiramos está cofinanciado por la Fundación Española de Ciencia y Tecnología-Ministerio de Ciencia e Innovación.

Etiquetas
Comentarios