Despliega el menú
Aragón

Covid-19

La hostelería espera hasta un 30% más de aperturas y el comercio, mayor afluencia

Poder servir en barra dará "mayores oportunidades" a los locales de menor tamaño y los desplazamientos entre provincias "animarán" el turismo local.

TERRAZAS ZONA SAN FRANCISCO. FASE 1. CORONAVIRUS / 12-05-2020 / FOTO: LAURA URANGA [[[FOTOGRAFOS]]]
Imagen de archivo de una terraza en el entorno de la plaza de San Francisco
Laura Uranga

La hostelería aragonesa espera hasta un 30% más de aperturas a partir del próximo lunes, día en que la Comunidad entrará en la tercera y última fase de la desescalada. Pasar de unos aforos del 50% al 66% en el interior de los locales "no supondrá grandes cambios", según el presidente de la Confederación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Aragón, Luis Vaquer. Tampoco que las terrazas amplíen su capacidad hasta el 75%, pero sí poder abrir las barras, una opción que "abre posibilidades" para los negocios más pequeños y con menos mesas.

Para estos últimos, reabrir era hasta ahora "inviable". Esto explica que, por el momento, apenas hayan levantado la persiana entre el 35% y el 40% de los establecimientos. Con la fase 3, este porcentaje podría incrementarse hasta el 60%. "El 40% restante abrirá en la nueva normalidad, aunque habrá quien ya no volverá a levantar la persiana", recordó Vaquer.

Sus sensaciones son compartidas por José María Marteles, presidente de la Asociación de Empresarios de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia. "Según nuestras estimaciones, un 29% de negocios hosteleros reabrirán en esta fase, cifra que podría incrementarse en función de las medidas desarrolladas por la DGA, dentro del margen de actuación competencial que determine el Gobierno de España", expuso.

Los bares y restaurantes de menor tamaño, incidió Vaquer, tendrán desde el lunes "mayores oportunidades económicas" para salvar sus cuentas. Lo harán con unas barras en las que tendrá que garantizarse una distancia interpersonal de al menos dos metros entre grupos de clientes, una línea que vendrá marcada "mediante señalizaciones en el suelo" y a la que tocará acostumbrarse.

También se ve "esperanzador" el desbloqueo de la movilidad interprovincial, que se recuperará a principios de semana. Los viajes entre Zaragoza, Huesca y Teruel "favorecerán el turismo interregional" y animarán a bares y restaurantes. Serán, asimismo, un revulsivo para hostales y alojamientos de turismo rural.

La fase 3 se traducirá también en mayores aperturas para este tipo de alojamientos y hará que el porcentaje global, hasta ahora de entre el 5% y el 10%, alcance mayores cotas. No obstante, según recalcó Vaquer, los de mayor tamaño no volverán a atender al público hasta julio, una vez se permitan los desplazamientos entre comunidades autónomas y se abran las fronteras al turismo extranjero.

Unos y otros tienen claro que la normalidad no volverá, al menos, hasta el fin del estado de alarma. Lo demuestra el nivel de ventas, "muy bajo", según los datos que maneja la Confederación. "La gente tiene ganas de abrir, pero, para quienes ya lo han hecho, la situación sigue siendo muy difícil. Es cierto que hay actividad en las terrazas, pero sigue habiendo cierto retraimiento a la hora de entrar al interior de los locales", comentó su presidente.

El pequeño comercio, por su parte, espera que el salto a la fase 3 traiga mayor afluencia. "Estamos cerca del 80% abiertos. Las medidas de seguridad e higiene generan confianza porque están muy extendidas y los clientes y comerciantes tienen el hábito de usarlas", explicó José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios del Comercio y Servicios de Zaragoza (ECOS). El colectivo espera que abran más centros de trabajo, colegios y organismos públicos para aumentar el público que circula por las calles y se muestra "moderadamente optimista". "De una situación pésima vamos hacia otra menos mala. A partir de ahora, todo tienen que ser noticias favorables para incrementar los aforos, los desplazamientos y el turismo interior, donde Aragón tiene posibilidades", señaló. Recordó, no obstante, que se espera que se pierdan un 20% de los comercios totales, motivo por el que siguen exigiendo ayudas públicas.

Etiquetas
Comentarios