Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Disfraces Bacanal corta 28.000 mascarillas y 500 batas contra el coronavirus en Zaragoza

Desde que se inició el estado de alarma ha destinado su taller de confección a cortar tela que se distribuye también entre voluntarios de varios municipios.

Tienda de disfraces Bacanal en Zaragoza.
Tienda de disfraces Bacanal en Zaragoza.
Heraldo.es

La zaragozana tienda de disfraces Bacanal ha sustituido estos días la confección de sus habituales atuendos carnavalescos por una causa solidaria: el corte de tejido para mascarillas y batas para el personal sanitario.

Esta empresa familiar, de la que también forma parte Fiesta y Carnaval, decidió invertir sus recursos y el tiempo de sus empleados para contribuir a evitar el contagio del coronavirus con la ayuda de centenares de personas que cosen voluntariamente en diferentes puntos de Aragón.

Solidaridad "desbordante"

Todo comenzó el lunes 16 de marzo y, diez días después, esta red solidaria ya ha conseguido donar más de 28.000 mascarillas y 500 batas a centros sanitarios aragoneses, gracias a una respuesta de solidaridad "desbordante" de la población, explica en una conversación telefónica a Efe el responsable de Disfraces Bacanal, Adrián Borra.

"Como teníamos un tejido que puede filtrar bien, decidimos empezar el pasado lunes a cortar mascarillas. Nos pusimos en contacto con los talleres que nos suelen confeccionar los disfraces y todas las cosedoras quisieron colaborar", relata sobre los comienzos, en los que producían unas 2.500 mascarillas desechables al día.

Pero ante la urgente necesidad de este material de protección, la empresa decidió hacer un llamamiento en redes sociales a voluntarios que se ocuparan de la confección, ya que las personas encargadas "no daban abasto".

En estos momentos, el taller de Fiesta y Carnaval está cortando 10.000 unidades diarias, que reparte a los voluntarios que se acercan a buscarlas a su tienda física de Disfraces Bacanal, donde una empleada se encarga a puerta cerrada exclusivamente de la entrega del material a aquellos que lo solicitan previamente.

"Aunque estemos cerrados, en el taller podríamos estar preparando modelos de disfraces. Pero hemos decidido volcar todos nuestros esfuerzos en contribuir con esta causa e intentar ayudar a la población", señala Borra.

Coordinar la logística

Compromiso que se une al de los voluntarios: el teléfono del coordinador de la logística, Ángel Borra, no cesa de sonar, ya que después del corte de la tela, las manos que la cosen son fundamentales. Tras ponerse en contacto con la iniciativa, los interesados recogen y entregan el material en las instalaciones del grupo de disfraces- que se encarga de su distribución- o en el centro de salud de su localidad.

Eso sí, a los colaboradores de esta iniciativa, que está coordinada con el Gobierno de Aragón y Protección Civil, se les facilita un documento que les permita desplazarse para la recogida de los materiales sin problemas.

A los costureros y costureras de toda Zaragoza se han unido muchas otras personas que las reciben en sus municipios con la organización de los vecinos o de los ayuntamientos, como es el caso de Utebo, Bujaraloz, Villamayor de Gállego o Alfajarín.

Estas telas cortadas en Zaragoza están llegando incluso a otras partes de España que también necesitan material, como Sonseca (Toledo) o Tolosa (Guipúzcoa), donde están en camino vía paquetería urgente 2.000 unidades listas para coser en cada una de las localidades.

Para que la iniciativa no tenga límites, Disfraces Bacanal ha colgado en su página web patrones descargables de batas y de mascarillas, así como un vídeo explicativo para la confección a máquina de estas últimas.

En los últimos días, han recibido también algunas peticiones especiales, como la del Hospital Infantil de Zaragoza, para el que diseñaron unas mascarillas más pequeñas que puedan proteger a los niños.

Ante el éxito de la iniciativa, en los primeros días se agotó la tela para confeccionar las batas y no han podido conseguir más, aunque todavía tienen tejido para obtener al menos otras 25.000 mascarillas.

Sorprendido por la gran acogida de la iniciativa que ha movido a cientos de voluntarios, Borra reconoce que esta apuesta solidaria significa "dejar negocio de lado", ya que en estos momentos el 80 % de su plantilla se encuentra inmersa en la producción y distribución de estas mascarillas, que se suman a la lucha contra el coronavirus. 

Apuntate a nuestro boletín y recibe en tu correo electrónico las noticias sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios