Despliega el menú
Aragón

coronavirus en aragón

La Universidad de Zaragoza cede sus laboratorios y equipos para la detección del coronavirus

Hasta 90 técnicos e investigadores y 14 grupos y laboratorios del campus público aragonés están disponibles para realizar pruebas diagnósticas de la enfermedad en la Comunidad.

La Universidad de Zaragoza ha puesto a disposición de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón sus equipamientos, laboratorios de investigación y personal especializado con el fin de unir recursos frente a la crisis sanitaria generada por el virus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad infecciosa del COVID-19.

En coordinación con el Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IIS Aragón) y el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), la Universidad de Zaragoza ha realizado un informe global sobre material sanitario, equipos, laboratorios y personal especializado puesto a disposición de la Consejería de Sanidad de Aragón, según informa la entidad académica en una nota. 

En concreto, la Universidad de Zaragoza ha ofrecido la colaboración de hasta 90 técnicos e investigadores con experiencia y disponibles para dar apoyo diagnóstico, así como unos 14 laboratorios de grupos de investigación en condiciones de realizar pruebas de diagnóstico mediante la técnica de RT-qPCR (por Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) cuantitativa (q) tras Transcripción Inversa (RT), que detecta la presencia del genoma del virus en una persona en fases tempranas de infección, incluso aquellas que estén asintomáticas.

Donación de cinco respiradores del Hospital Veterinario de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza al Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.
Donación de cinco respiradores del Hospital Veterinario de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza al Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.
Univerasidad de Zaragoza.

"Me gustaría destacar la rápida y decidida coordinación que ha existido entre el personal de nuestra institución y entre entidades, y la inmediata disponibilidad de todo el personal técnico e investigador para colaborar en la medida de sus posibilidades en todo aquello que se ha solicitado, algo que les agradezco profundamente", ha subrayado María Blanca Ros, vicerrectora de Política Científica de la Universidad de Zaragoza.

En dos semanas tensas y de gran actividad, las gestiones llevadas a cabo desde el Vicerrectorado de Política Científica y la Vicegerencia de Investigación de la Universidad de Zaragoza, en estrecha colaboración con personal del IIS Aragón y del IACS, ha permitido poner a disposición de las autoridades sanitarias material hasta 30 variedades fungibles (mascarillas variadas, gafas, guantes, calzas, batas desechables, pantallas de seguridad, hisopos, etc.), equipos (centrífugas, cabinas de seguridad biológica, equipos RT-qPCR, etc.), laboratorios especializados (hasta 18 laboratorios de seguridad biológica entre las 3 entidades) y personal (con experiencia en desarrollo e interpretación de RT-qPCR).

Esta información ha sido posible gracias a la “movilización” de todos los investigadores y personal técnico del entorno de la Universidad de Zaragoza, incluyendo a investigadores de la Fundación ARAID del Gobierno de Aragón, del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria deAragón (CITA), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Centro Universitario de la Defensa (CUD), a través de llamadas canalizadas a las direcciones de los diferentes institutos universitarios de investigación, los investigadores principales de sus grupos de investigación y de directores de centros y sus administradores.

En la gestión de toda la información ha sido esencial la participación y experiencia de investigadores y técnicos del Servicio de Apoyo a la Investigación (SAI) y otros servicios-científico técnicos de Unizar, así como su participación en la localización, recogida y entrega de material específico de demandas puntuales más urgentes de los hospitales, como liofilizadores de bandeja, centrífugas o respiradores.

Se están gestionado y protocolizando respuestas rápidas a peticiones urgentes relativas a material, equipos o asistencia de personal de la institución universitaria. Desde hace días, investigadores y técnicos especialistas de la Universidad de Zaragoza ya están colaborando con personal de los hospitales zaragozanos en el montaje y manejo de equipos y técnicas analíticas; otros están poniendo sus instalaciones, equipamiento y colaboración personal para la producción de proteínas recombinantes a disposición de empresas en etapas esenciales de la investigación y desarrollo de sus test de detección del COVID-19; redactando sus propuestas para la participación en la convocatoria de programas y proyectos urgentes contra el COVID-19 a través del Instituto de Salud Carlos III o la Unión Europea, o colaborando en el asesoramiento de sistemas de filtración.

“Sin duda alguna, esta crisis ha revelado la trascendencia que debemos otorgar a la investigación científica como un pilar básico de nuestro bienestar social. Pero también es nuestra obligación como institución aunar nuestras fuerzas y poner nuestros recursos humanos y materiales a disposición de las autoridades sanitarias en esta lucha por frenar la pandemia del coronavirus”, ha destacado Blanca Ros.

La disposición y compromiso del personal de los tres campus universitarios de la Universidad de Zaragoza, de forma callada pero muy comprometida, se está demostrando también poniendo todo lo mejor que tienen, su voluntad, iniciativa y entusiasmo en muy distintos objetivos; desde la Universidad se están apoyando iniciativas como “coronavirusmakers” con impresoras 3D y láminas transparentes en respuesta a solicitudes de hospitales.

Sin uso del CIBA

El director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, subrayó este sábado el esfuerzos de profesionales y equipos que se ofrecen cada día y señaló el caso concreto del CIBA. "Los tenemos en cuenta", puntualizó, aunque a renglón seguido explicó que no se va a hacer "uso de ellos hasta que no sea imprescindible".

Por un lado, aludió a razones técnicas, como la incompatibilidad de los kits que utiliza actualmente el Salud con los sistemas existentes en estos laboratorios. Además, subrayó que, mientras no sea imprescindible, prefiere que los análisis se centralicen en determinados centros para asegurar el "transporte y trazabilidad de las muestras", es decir, que se mantenga una correcta identificación de a quién corresponde cada muestra.

Etiquetas
Comentarios