Despliega el menú
Aragón

nieve en aragón

Tres días incomunicados en Valdehorna: "Tras la borrasca, nos hemos sentido abandonados"

Una docena de vecinos de esta localidad en la comarca de Campo de Daroca, han permanecido aislados y sin corriente eléctrica.

Vecinos de Valdehorna, en la comarca del Campo de Daroca
Vecinos de Valdehorna, en la comarca del Campo de Daroca
C. Ivars

Aunque la borrasca Gloria ha empezado a abandonar la península, su huella todavía está muy presente en varios puntos de la Comunidad, por lo que el Gobierno de Aragón decidía este jueves mantener el Nivel 2 la fase de emergencia del Plan Territorial de Protección Civil (Platear). Mientras este jueves todavía permanecían aisladas diez localidades turolenses con carreteras que todavía acumulaban más de un metro de nieve, otras, como Valdehorna, en la comarca de Campo de Daroca, comenzaba a ‘ver la luz’ tras cuatro jornadas verdaderamente complicadas.

Este jueves al mediodía, las calles permanecían cubiertas por una capa de nieve de más de 15 centímetros. Los vecinos aseguran que en algunos puntos se han superado los 40. Una nevada "histórica y sin precedentes", como afirman algunas de las personas más mayores del pueblo. Y una imagen que puede parecer idílica a través de las numerosas instantáneas que acumulan, pero que ha provocado unos días de gran malestar e incertidumbre entre los vecinos del municipio zaragozano.

"Nos hemos cansado de llamar a la comarca, diputaciones, al 112, a la Guardia Civil, a Endesa… y nada, estaban desbordados”

“El lunes por la tarde nos quedamos incomunicados debido a la nevada y unas horas después nos quedamos sin suministro eléctrico”, relata Alberto Lavilla, vecino de la localidad. Este jueves, tan solo unas horas después de que el acceso al pueblo haya sido restaurado, asegura que durante estos días han permanecido colgados al teléfono pidiendo soluciones. "Nos hemos cansado de llamar a la comarca, diputaciones, al 112, a la Guardia Civil, a Endesa… y nada, estaban desbordados", critica el joven.

Aspecto de una de las calles de Valdehorna
Aspecto de una de las calles de Valdehorna
C. Ivars

En el caso de este vecino de 24 años, su mayor preocupación, más allá del propio desarrollo del día a día, era el estado de salud de su abuelo Demetrio, de 93 años. “Sobre todo ha sido la incertidumbre y la impotencia. Si hubiera pasado algo al estar incomunicados no sé ni cómo habríamos reaccionado”, explica, al tiempo que admite que se han sentido “abandonados durante todos estos días ya que nadie nos decía nada”.

“Varios amigos de los pueblos de la zona me comentaban que estaban igual que nosotros, compañeros que son ganaderos que se estaban quedando sin pienso para el ganado y muchos que no hemos podido trabajar estos días”, afirma. Eso sí, tampoco se han quedado de brazos cruzados ya que, durante estos días, los jóvenes del pueblo han tenido que ponerse manos a la obra para quitar la nieve de las calles. "Cada uno como podíamos, nosotros con el tractor, otros con la pala de mano, cada uno aportaba lo que buenamente podía. Y cuando se iba la luz, sobre las 18.00, nos íbamos a la cama porque no podíamos hacer nada", añade.

"No hemos recibido la llamada de nadie ni se nos ha informado de nada"

Ahora, tras varios días agotando las subsistencias de cada hogar, este jueves tocaba viajar a Daroca –tan solo a 7 kilómetros del municipio- para volver a llenar las despensas y adquirir productos de primera necesidad: leche, pan y algunos medicamentos. "Cuando comenzamos a quedarnos sin batería en los teléfonos tuvimos que salir a cargarlos a los coches", añade Agustín Blasco, primer teniente de Alcalde de Valdehorna.

Leña y velas

Este jueves, tras varios días de una angustiosa espera, por fin llegaba una máquina quitanieves del Gobierno de Aragón en torno a las 11.00 de la mañana. “El lunes salimos con varios vecinos y una sembradora a echar sal a la carretera principal pero no sirvió de nada, nevaba demasiado”, añade. Durante los días siguientes, las horas pasaban entre llamadas de teléfono pidiendo algo de información y el reparto de algunos cirios de la iglesia entre las casas ocupadas durante estos días por en torno una docena de vecinos. La leña se convertía en otro producto fundamental para encender las chimeneas y estufas de cada hogar.

Valdehorna, rodeada de nieve
Valdehorna, rodeada de nieve
C. Ivars

“El martes a las 11.00 de la noche se fue la luz y al día siguiente descubrimos que se había roto un cable de alta tensión que permanecía suelto, con el peligro que eso suponía”, asevera Blasco. En torno a las 17.00 horas del miércoles llegó un equipo de la UME con dos electricistas para revisar el estado del tendido eléctrico. “Nos dijeron que necesitaban herramientas y que volverían pero ya no supimos nada. Sin embargo, han debido venir de madrugada porque al amanecer me he dado cuenta de que funcionaba el frigorífico”, relata.

En su caso, desde el ayuntamiento de Valdehorna, aunque insisten en que comprenden que la situación ha sido "desbordante", critican la falta de información y de medios que les ha hecho sentir "completamente abandonados e indefensos". "En todo este tiempo no hemos recibido la llamada de nadie ni se nos ha informado de nada", lamenta Isabel García, alcaldesa de Valdehorna.

Esta borrasca sin precedentes poco a poco va quedando atrás pero, advierte, por ella se han visto afectados varios pueblos de la zona, como Val de San Martín, Gallocanta, Manchones o Villarroya de la Sierra, entre otros. “Tenemos un grupo de whatsapp por donde nos íbamos comunicando y estábamos todos igual, ha sido muy desesperante”, concluye la edil.

Etiquetas
Comentarios