Despliega el menú
Aragón

Sanidad

Malestar entre los médicos de Familia por cambios en la receta electrónica

Critican que las consultas se alargan más tiempo y generan confusión entre los pacientes.

Una imagen del centro de salud Delicias Norte de Zaragoza.
Imagen de un centro de salud de Zaragoza.
Google Maps

Los médicos de Familia han criticado los cambios introducidos en el modelo de receta electrónica aragonesa "sin consenso, sin consulta previa y de manera arbitraria" por parte del Salud. El sindicato de Atención Primaria ha asegurado que las modificaciones en el programa acarrean confusión y problemas de interpretación entre los usuarios, un mayor gasto por el uso de papel y una "pérdida de tiempo" de entre 40 y 50 minutos al día.

Una de las principales novedades introducidas en el sistema de receta electrónica es el cambio en el formato de prescripción. Ahora, pasa a ser "prioritario" el modelo denominado "diario", que cuenta con "múltiples casillas" y en el que la posología del tratamiento pasa a ser desayuno, comida, merienda o cena. Este modelo, según los facultativos, genera mayor confusión entre los pacientes respecto al que se usaba como preferente hasta ahora y que se basaba en una prescripción por horas (cada 8 horas, cada 12 o 24).

Además, esta nueva aplicación, aseguran los facultativos, entraña incrementar los tiempos en las consultas, ya de por sí saturadas. Lo habitual es que cada médico de Atención Primaria tenga una agenda diaria de 30 o 35 pacientes, a los que hay que sumar las atenciones urgentes y las que se requieren a domicilio. Así, cada jornada, suelen ver una media de medio centenar de enfermos. "La nueva aplicación supone una pérdida de tiempo, a lo que hay que añadir la saturación y listas de espera que ya tenemos en Atención Primaria. Con este modelo, perdemos un minuto más por paciente, lo que al final del día puede suponer entre 40 y 50 minutos", reprochan desde el sindicato de Primaria (Cesm y Fasamet).

Explican también que el cambio de modelo de receta conlleva una distinción entre los tratamientos agudos y crónicos, lo que ocasiona "ciertos problemas de interpretación de las prescripciones" y "dificultades para ver la fecha de validez y las revisiones de los tratamientos". "Anteriormente los medicamentos se ordenaban por fechas de validez y ahora, no", critica el portavoz del sindicato de Primaria, Leandro Catalán.

Los profesionales también llaman la atención sobre el "aumento de gasto de papel" al modificar la impresión de horizontal a vertical y el "enlentecimiento del programa del sistema informático de Atención Primaria (OMI)" al incorporar el nuevo modelo de receta electrónica.

Ante esta situación, los médicos de Atención Primaria piden volver al modelo anterior, "mucho más ágil y al que la población está más acostumbrada". Reprochan a los responsables del Servicio Aragonés de Salud que haya introducido estos cambios de manera "arbitraria" y sin tener en cuenta la opinión de los médicos asistenciales.

Saturación de las consultas

No es la primera vez que recriminan al Salud su "falta de preocupación por la saturación de las consultas de Atención Primaria" ni por la "sobrecarga" y el "sobreesfuerzo" que están haciendo los médicos de los centros de salud. Los facultativos llevan años reclamando un incremento del presupuesto dirigido a Atención Primaria, un cambio en el modelo de atención y una reorganización en el trabajo.

Ante el déficit de médicos de Familia, en el último congreso sobre la profesión se abogó, por ejemplo, por una modificación de la Atención Continuada para no ofrecerla en todos los centros de salud y centralizarla solo en los de especialidades, donde se pudiera ofrecer pruebas complementarias (como rayos o analíticas simples de sangre).

Etiquetas
Comentarios