Despliega el menú
Aragón

energía

Andorra, expectante ante los 5.000 millones de la UE para las zonas en transición

La Comisión Europea anuncia que movilizará hasta 35.000 millones entre 2021 y 2027 para ayudar a 50 regiones.

La central térmica de Andorra, en la que actualmente trabajan dos grupos.
La central térmica de Andorra.
Beatriz Severino

La creación de un fondo europeo de 5.000 millones de euros para los territorios afectados por la descarbonización ha sido acogida con "esperanza" en Andorra, donde se confía en que estas ayudas, unidas a la inversión estatal y autonómica y a la instalación de nuevas empresas, permita convertir la transición ecológica en una "verdadera oportunidad" para las cuencas mineras.

Esta iniciativa, según publica El País, forma parte de un paquete en el que la Comisión Europea prevé movilizar hasta 35.000 millones de euros entre 2021 y 2027. A estos fondos, que pretenden ayudar tanto a las cuencas como a los trabajadores de las centrales, podrían acceder hasta medio centenar de regiones, seis de ellas españolas (Aragón, Asturias, Andalucía, Galicia, Castilla y León y Castilla-La Mancha). España tendrá que ‘competir’ con países como Polonia, Alemania, Rumanía, Grecia, Italia o Reino Unido, donde la transición también tendrá efectos nocivos.

Antonio Amador, alcalde de Andorra, espera que la Comisión garantice un reparto "equitativo, proporcional y justo" que permita abordar esta reconversión económica y social a la que se ha visto abocada el territorio. Recuerda, no obstante, que tanto la localidad como el resto de comarcas mineras de España ya han recibido fondos en otras ocasiones. "Más que una cantidad fija, queremos que se creen oportunidades para el territorio. Esa es la línea en la que se está trabajando", manifiesta.

Lo importante, añade, es esforzarse para que la transición de una comarca como la de Andorra "marque el referente sobre cómo debe abordarse la transición ecológica en el resto de Europa".

Sus palabras coinciden con las del secretario general de UGT en Teruel, Alejo Galve, quien valora "positivamente" todas las ayudas destinadas a garantizar una transición justa y a crear empleo. Como Amador, reclama "un reparto justo para todas las cuencas". "No vale que quien más pueda se lleve más dinero. Debe ir sobre todo a las comarcas con menos recursos", asegura.

Noticias así, aseguró Galve, hacen que el proceso se vea "con más esperanza". "Parece que la cosa va mejorando. Esperemos que todos los fondos sean bien empleados", añade.

De la palabra al hecho

La previsión es que el diseño del nuevo fondo europeo se dé a conocer en unas semanas y que los criterios de selección tengan en cuenta los datos de empleo o la intensidad de carbono, entre otros factores. Para Antonio Planas, delegado de CC. OO. en la térmica de Andorra, urge pasar "de las palabras a los hechos". "Se habla mucho, pero aquí no se ha visto nada. Y más ahora que se acerca el cierre de la central. Esto se va a terminar, queda menos de un mes para que se agote el carbón, habrá despidos en las contratas y los trabajadores de Endesa también iremos saliendo", advierte.

Hasta la fecha, expuso el delegado de Comisiones, ha habido una veintena de traslados. "Los que más cerca se han ido a Zaragoza. La mayoría han acabado en Cataluña y ha habido uno que ha acabado en Melilla. Esto no es una transición justa ni nada que se le parezca", lamenta.

Los sindicatos insisten en que al ritmo actual –la central trabaja con un grupo tras mes y medio haciéndolo con dos–, el carbón se acabará "antes de final de año", de ahí que todas las inversiones que se anuncien, ya sea a corto o a medio plazo, sean bienvenidas. "Hace muchos años que llevamos pasándolo muy mal y aquí solo se ha anunciado una empresa, aunque esperamos más", comenta.

Planas asegura ser consciente de que la comarca "ya no volverá a ser como antes". Espera, no obstante, que lleguen iniciativas para asegurar que las siguientes generaciones se quedan en la zona.

Ayudas y cambios normativos

Los al menos 5.000 millones que destinará Europa a la transición justa no han sido, en todo caso, la única alegría que han recibido las comarcas mineras esta última semana. El pasado viernes, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó una convocatoria de siete millones de euros a repartir entre 15 zonas de España afectadas por el cierre de centrales térmicas. Serán las propias localidades las que, en régimen de concurrencia competitiva, tendrán que presentar sus proyectos, optando cada una a un máximo de tres millones.

También se confirmaron las nuevas reglas que marcarán las futuras subastas de renovables, anticipadas por la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, en su última visita a Zaragoza. El Gobierno central primará a aquellos proyectos que generen más riqueza y empleo en el territorio, por lo que los mil megavatios que sustituirán la potencia térmica de la central no se adjudicarán directamente a Endesa sino al mejor proyecto.

Etiquetas
Comentarios