Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Al Aire Libre

El 'Efecto Mariposa' llega al turismo de la sierra de Gúdar

Tres rutas del proyecto de monitoreo de mariposas BMS se realizan dentro del Parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra, un territorio propicio a su observación que medio centenar de visitantes disfrutaron durante una jornada en Gúdar.

El grupo escucha las explicaciones de Demetrio Vidal.
El grupo escucha las explicaciones de Demetrio Vidal.
Uge Fuertes

El sur del sistema Ibérico, en la provincia de Teruel, es una zona abundante en mariposas, donde se han registrado hasta 154 especies diurnas. La sierra de Gúdar, con sus prados, bosques y arbustos es espacio propicio para la observación de estos hermosos insectos. Desde el territorio se ha querido difundir esta riqueza y en julio se celebró una jornada de observación de mariposas en Gúdar, con cerca de medio centenar de participantes. «Se ha creado mucho interés y ya nos han pedido que organicemos más», dice Chabier de Jaime, director del Parque del Chopo Cabecero del Alto Alfambra, al que pertenece Gúdar y que organizó la jornada. Los participantes pudieron ver de la mano de Demetrio Vidal «unas 30-40 especies diurnas diferentes», señala este biólogo que investiga las poblaciones en la sierra de Gúdar, dentro del proyecto Butterfly Monitoring Scheme (BMS), con la Universidad Autónoma de Madrid.

La jornada se extendió a la noche con una observación de polillas y mariposas nocturnas, algunas tan vistosas como la isabelina (‘Graellsia isabella’). Entre las especies diurnas que se pueden ver Vidal señala «la mariposa apolo; la ‘Vanessa cardui’, que migra a Centroeuropa; o la Hermógenes, en la que puede ser su población más meridional».

Mariposa Apolo, ‘Parnassius apollo’, una de las más vistosas que pueden verse en la zona.
Mariposa Apolo, ‘Parnassius apollo’, una de las más vistosas que pueden verse en la zona.
Demetrio Vidal

Los meses de julio y agosto son los mejores para ver mariposas aunque la temporada puede llegar de abril a septiembre. «Las especies pueden cambiar mucho de un mes a otro», advierte Vidal, quien explica que «es fácil ver ejemplares, solo hace falta moverse con sigilo». Aunque todavía no existen rutas señalizadas dentro del Parque, «los pastos montanos son buenos lugares», dice Vidal, que señala algunos enclaves propicios: «El valle de Motorritas en Gúdar, Sollavientos en Allepuz, el barranco de Peña Cerrada... pero también el entorno de Valdelinares, Javalambre o Fortanete». Igualmente dentro del parque, la sierra de El Pobo es un enclave en el que el naturalista Ángel Marco ha registrado hasta 70 especies en su monitoreo para BMS. El transepto estudiado se encuentra en la vertiente oeste de la sierra, en el LIC Castelfrío-Mas de Tarín, donde también puede verse «la apolo y otras muy escasas como la bereber ‘Chazara prieur’», dice.

Etiquetas
Comentarios