Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Valdelinares, el pueblo más alto de España

Este municipio turolense es el que se encuentra a mayor altitud de toda la península, una singular característica que se une a sus otros atractivos, como un entorno natural privilegiado y el encanto de su casco urbano.

Aspecto de Valdelinares nevado durante el invierno.
Aspecto de Valdelinares nevado durante el invierno.
Ayuntamiento de Valdelinares

En la sierra de Gúdar, el municipio turolense de Valdelinares es el pueblo situado a mayor altitud de toda España: 1.692 metros sobre el nivel del mar. Esta circunstancia singular es una de las más apreciadas por sus visitantes que tienen la oportunidad de conseguir un diploma, con el sello del Instituto Geográfico Nacional, de haber estado en el municipio más alto de Europa. Basta pedirlo en la Oficina de Turismo de la población (en la plaza de la Iglesia y abierta todo el año, de martes a domingo).

Esta situación la convierte en un lugar privilegiado para disfrutar del paisaje que la rodea: frente a ella se despliega la pesada umbría del Monegro y la loma de Peñarroya, donde se alcanzan los 2019 m de altitud. Encajada entre ellas, la rambla de La Gitana, cabecera del río Alcalá. Pero la localidad de Valdelinares se asienta sobre una ladera tendida al sol, en un promontorio tan alto que ni las montañas la alcanzan, y por eso, su horizonte es más amplio que el de la mayoría de las localidades insertas en un sistema montañoso, y dispone de unas vistas magníficas de todo su entorno. El mirador de la calle del Sol es el que ofrece mejores panorámicas.

Muy cerca se encuentra la estación de esquí de Valdelinares con sus 17 km de pistas esquiables, y una característica que la hace destacar y es que todas sus pistas discurren rodeadas de bosques de pino, lo que proporciona en los descensos una sensación muy especial.

Su apretado casco urbano, con sus casas de arquitectura popular, tiene todo el encanto de los pueblos de montaña. Pasear por sus calles es, además de un entretenido pasatiempo, una manera de conocer lo que era la vida tradicional en la sierra: así lo podemos observar en la Cambra, como se denominaba antiguamente a la casa consistorial, y cuya solidez y monumentalidad demuestra el papel principal ejercido históricamente por esta casona de mamposteria que ha sido Juzgado de Paz, Cámara Agraria, Consistorio, almacén de grano, frontón cubierto… Actualmente el Ayuntamiento o Casa de la Villa se ubica en otro edificio, de cuatro plantas construido también en la mampostería típica de la zona, siendo uno de los más antiguos y con más historia conservados de la localidad.

En el perfil urbano de Valdelinares sobresale por altura la torre de su iglesia parroquial de la Virgen de las Nieves, construida en el año 1751 por el maestro Juan Escuder en mampostería y piedra de sillar. Los otros dos templos del municipio son la ermita de San Cristóbal, situada en un alto desde el que se observa todo el pueblo, y la de Loreto, nacida según la tradición de la promesa hecha por un pastor por escapar de unos bandidos.

Situado junto a la Oficina de Turismos se encuentra el Museo Micológico de Valdelinares, un espacio expositivo en el que el aprender de manera didáctica y divertida todo sobre las setas de la zona y sus bosques. Este museo tiene algo que lo hace distinto de la mayoría: lo que se expone se puede tocar. Ejemplares de sesenta especies de setas distintas, sometidos a la técnica de la liofilización, se pueden sacar de su vitrina y palpar con nuestras propias manos.

Etiquetas
Comentarios