Aragón

El Pobo bulle de iniciativas culturales gracias al empuje de sus vecinos

El festival Poborina Folk, en los días del solsticio de verano, es la actividad más destacada de un calendario de iniciativas movido por el entusiasmo de las asociaciones locales y la entrega de sus habitantes.

El pasado puente de la Constitución, El Pobo vistió sus mejores galas para una tarde de cine. Se homenajeaba al tío Pedro, Pedro Ros, 82 años de parroquiano y miembro de uno de los repartos cinematográficos más prestigiosos que han trabajado en suelo aragonés; Pedro hacía la ‘mili’ en Zaragoza cuando King Vidor rodó ‘Salomón y la reina de Saba’ a finales del verano de 1958. La fiesta comenzó cuando un descapotable recogió al tío Pedro para llevarlo a una fiesta que incluyó ‘photocall’, 6 metros de alfombra roja, proyección de la película, picoteo ­–ahí se fue el presupuesto de la jornada, 40 euros; el resto de logística fueron cesiones y regalos– y muchos aplausos. Fue cosa de La Albada, una de las asociaciones culturales del pueblo; hay otra, Ardacho, que organiza el Poborina Folk, decano de los festivales de música en la provincia de Teruel con 20 ediciones y un programa que incluye conciertos, talleres, títeres, pasacalles, comidas populares, una andada y espectáculos infantiles. Está la asociación de mujeres El Álamo, y un espíritu de colaboracionismo a prueba de bomba, lo que supone que buena parte de la población pertenezca a más de un colectivo y se involucre en todo lo que pasa, con el apoyo del Ayuntamiento.

Video:El Pobo cuando la cultura es gasolina
El Poborina, la punta del iceberg

En El Pobo duermen menos de 30 personas en invierno, aunque en los días del festival llegan varios miles de visitantes gracias a las amplias zonas de acampada dispuestas por la organización. El papel de los voluntarios, la esmerada organización y el ambiente que se crea hacen posible que se obre el milagro. Es el más grande, pero también uno de muchos en el bagaje de El Pobo, donde se editan tres publicaciones; la voluminosa revista anual del festival, el boletín etnográfico ‘Cosicas del Pobo’ y la nueva revista de actualidad local ‘Hoyalta’.

El Pobo Norte es otra iniciativa curiosa, con página propia en Facebook. "Todos los inventos que van surgiendo –apunta Rebeca Jordán– salen de un grupo de edades muy diversas. Lo del Pobo Norte es porque aquí hace mucho frío; en la página hacemos crónicas de naturaleza y organizamos payasadas, desde ‘rescate’ de las quitanieves con tractores a zambullidas en la nieve, un picnic en manga corta a siete bajo cero… cuando nos quedamos incomunicados, hacer una fiesta es la mejor solución". "El Pobo Norte surgió de cinco cervezas y dos trozos de jamón", afirma María Jesús Gil, de La Albada.

Fito Rodríguez fue pieza clave en el engranaje del Poborina Folk hasta el año pasado; ahora ha dado un paso al costado en materia organizativa, pero sus palabras exudan cariño al festival. "La idea partió de Juan Pablo Marco; vio como las fiestas de San Juan se estaban perdiendo, y pensó en volver a potenciarlas partiendo de nuestras albadas del siglo XVI y XVII, que se cantan solamente en esas fechas. Empezó con grupos de amigos, algunos de Teruel… poco a poco, y sin muchas pretensiones, gracias al modo de programar y las salidas al exterior para aprender cómo trabajar, se fue definiendo la iniciativa. Íbamos mucho a ferias en Cataluña, donde aprendimos de realización y producción, y a festivales de toda España; además, estábamos vinculados a los tambores de Teruel, lo que nos permitió ir a muchos sitios y ver buenos grupos en directo, gente sorprendente. Nunca se buscaron estrellas del folk, aunque algunos de los que tuvimos acabaron siéndolo, como Terrafolk o Carmen París. Aquí viene mucha gente a descubrir cosas".

Fito sigue en La Albada y lleva una imprenta en Teruel, donde ha impulsado una cooperativa de producción literaria de raíz local. Vive en El Pobo, eso sí; media hora de coche por una carretera que le encanta. "La Albada es el paraguas de varias actividades propias, ajenas y municipales. Es una forma de luchar contra la despoblación más potente que muchas otras. Las ideas no faltan, pero necesitamos herramientas para trabajar, no alguien que programe a distancia; el apoyo logístico y aligerar la carga burocrática a la hora de solicitar las subvenciones son las mejores ayudas".

Poborina marcó un camino que luego han seguido iniciativas tan interesantes como el Carabolas de títeres y clown en Bronchales y el Gaire de artes escénicas en Pancrudo. "En Pancrudo –apunta Fito– hay un proyecto de desarrollo sociolaboral y cultural, ya han puesto en marcha una residencia de artistas, todo un sueño para El Pobo. En Sarrión recuperaron el Trincheras Rock y lo han puesto muy alto, lo mismo el Carrasca Rock de Ejulve, el Tamborilé de Mezquita de Jarque… nos apoyamos entre todos tratando de no solapar fechas, y hay gente que pilota muy bien en cada sitio. Esta pequeña red de festivales es un valor para la provincia, y finalmente las instituciones han ido abriendo la puerta".

María Jesús resume el sentimiento que comparte con sus vecinos. "Aquí se optimiza todo. Lo nuestro no es animación cultural, sino ingeniería. Somos espectadores y actores; si no te lanzas a bailar, no hay baile". 

Cervezas Castel, la apuesta artesanal que remoja las  celebraciones del municipio

Rebeca Jordán es valenciana y lleva 9 años en El Pobo. Aquí lleva Cervezas Castel, una apuesta artesanal en el campo cervecero. Paco elabora el producto y ella se encarga de todo lo demás. "Tenía una casa de veraneo aquí, y la verdad es que andaba buscando un cambio de vida. La idea de la cerveza era antigua, y se nos ocurrió analizar el agua de aquí: era perfecta. Además, el pueblo me encanta; estoy muy contenta aquí, El Pobo me da mucha paz, y me siento muy arropada. Las cervezas Castel se mueven sobre todo por Teruel y alrededores; también hay bastante presencia en Zaragoza. De momento el negocio no se ha extendido más. Hace unos días hubo ‘medievales’ en Teruel –las bodas de Isabel de Segura– y sacamos do ediciones especiales; cerveza de avellana en barrica de roble y cerveza sin gluten, que se quedará en el catálogo habitual. Tenemos: rubia, tostada, estilo belga, Ipa, negra, trigo y trigo tostado ahumado".

En datos

Comarca: Comunidad de Teruel

Población: 114

Distancia a Teruel: 35 km

Los imprescindibles

El Chopo Cabecero

El Pobo es uno de los municipios pertenecientes a este parque cultural del Alto Alfambra, que supone un sustento estructural compuesto de atractivos gastronómicos, históricos, monumentales y artisticos.

‘Cosicas de casa’

El boletín local recopiló fotografías antiguas del pueblo y se hizo una exposición el año pasado con ellas (foto), que hizo las delicias de jóvenes y veteranos. En 2018 también hubo en el pueblo una muestra de fotografías de naturaleza.

El whatsapp local

Otra idea ‘de bar’ hecha realidad; en El Pobo hay un grupo de whatsapp vecinal que se utiliza para todo tipo de fines, desde concreción de horarios para actividades a avisos de anomalías o del estado de las carreteras en invierno.


Etiquetas
Comentarios