Aragón

El incendio en la sierra de Alcubierre, que ha arrasado 1.200 hectáreas, se prevé dar por controlado este jueves

El Gobierno de Aragón, que ha dado por estabilizado el fuego este miércoles, apunta a que aunque el perímetro es el mismo y, por tanto, la superficie quemada es de 1.200 hectáreas, ha habido algunos rebrotes. 

El incendio que se desencadenó este martes por la tarde en la Sierra de Alcubierre, entre los términos municipales de Leciñena y Perdiguera, y ha arrasado  1.200 hectáreas, se da por estabilizado, pero no está previsto que se de por controlado hasta este jueves. Esta misma mañana fuentes del Gobierno de Aragón han asegurado a Heraldo.es que la situación no ha variado durante la noche.

Este miércoles se ha procedido a retirar a los efectivos de la UME desplegados para ayudar a atajar las llamas. Según explicó el director general de Gestión Forestal, Ángel Berzosa, en su comparecencia ante los medios este miércoles por la tarde, las condiciones meteorológicas, que han provocado el rebrote de focos de llamas en algunos puntos, impiden dar por controlado el incendio.    

Según informan fuentes del Gobierno de Aragón, el perímetro sigue siendo el mismo, pero durante el miércoles hubo algunos rebrotes. Las altas temperaturas y las rachas de viento que se prevén hasta las 12.00 de este jueves complican las labores de extinción y por todo esto, el Gobierno de Aragón no ha podido dar todavía por “controlado” el incendio.

Berzosa, que volvió a atender a los medios por la tarde en el Puesto de Mando Avanzado, instalado en la cooperativa de Leciñena, dijo que se ha desactivado el Nivel de Emergencia 1, bajando la Situación Operativa a nivel 0, puesto que el incendio ya no afecta a bienes y personas. Por este motivo, durante la tarde de este miércoles se ha retirado la Unidad Militar de Emergencias (UME), que estaba colaborando con 40 efectivos, 6 autobombas, una nodriza y un bulldozer. También se ha prescindido ya de toda la maquinaria pesada.

La previsión es que, “si no hay ninguna alteración importante” –ha matizado Berzosa-, el operativo se levante en las próximas horas y esta noche permanecerán activas 3 autobombas, una nodriza de la Diputación Provincial de Zaragoza, 4 cuadrillas terrestres y un director de extinción. Además, seguirán colaborando la Guardia Civil, la Cruz Roja y voluntarios. En total, el operativo nocturno lo compondrán alrededor de 40 personas. 

Berzosa ha vuelto a agradecer el trabajo de todos los medios y voluntarios que desde el martes están trabajando, y ha llamado a extremar la precaución ante las altas temperaturas previstas para los próximos días y, por consiguiente, el riesgo de incendios forestales existente. “La gran mayoría de los incendios forestales son provocados por negligencias o accidentes que tienen detrás la mano del hombre, por lo que debemos de adaptar nuestras actividades a la situación en la que nos encontramos”, ha apuntado.

Por último, cabe recordar que el Plan Territorial de Protección Civil de Aragón (PLATEAR) se mantiene activado debido a la situación de riesgo previsto por las altas temperaturas hasta este jueves.

 

Según ha informado por la mañana desde la zona del incendio el director general de Gestión Forestal, Ángel Berzosa, alrededor de 150 personas han trabajado para sofocar el fuego, que fue posible estabilizar en su flanco izquierdo con mayor facilidad, mientras que en el flanco derecho, donde se originó debido a la avería de un 'buggy', la situación está siendo más difícil de controlar por la gran cantidad de masa forestal que hay y el riesgo de que se produzca un rebrote de las llamas.  

Durante la mañana de este miércoles entró en fase de estabilización, según ha explicado el Gobierno de Aragón en otro tuit:  

Queda, por tanto, por delante la fase de control y, por último, la de extinción. 

Por su parte, el alcalde de Leciñena, Raul Gracia, buen conocedor de la situación por su condición de guarda forestal y el primero en acudir al foco del incendio este martes, ha explicado que la localidad "se ha volcado" en el apoyo a todo el operativo movilizado para combatir las llamas. También ha expresado el malestar de los agricultores y vecinos de la zona por el hecho de que no se permita la salida por la zona de cosechadoras y otros vehículos agrícolas y, en cambio, se permita el de  vehículos como el 'buggy' que desató el incendio.   

El 'buggy' averiado, tras ser arrasado por las llamas.
El 'buggy' averiado, tras ser arrasado por las llamas.
DGA

Gracia también ha puesto de manifiesto la preocupación vecinal por el hecho de que los helicópteros estén utilizando agua de la planta potabilizadora para sofocar el fuego, lo que hace temer que haya desabastecimiento en la zona, lo que sucede con frecuencia en especial en estas fechas veraniegas.    

El riesgo de incendios sigue siendo muy alto en todo el territorio aragonés, ha recordado el director general, por lo que ha pedido que se extremen las precauciones.  

  

 

 

 

 

 

Etiquetas
Comentarios