Aragón

Heraldo Joven

verano

Tres rincones 'fresquitos' de Aragón para sobrevivir a un sábado de verano

En cualquiera de las tres provincias de la Comunidad se pueden encontrar numerosos parajes naturales (y de gran belleza), ideales para sobrellevar las altas temperaturas. 

Pozo de Pigalo
Pozo de Pigalo es una de las pozas naturales más conocidas de la comunidad.
Esther Casas

Aragón esta viviendo uno de sus veranos más calurosos y los 40 grados se han convertido en un rutina en numerosos puntos de la Comunidad. Así, son muchos los que buscan planes refrescantes, más allá de la piscina, que les ayuden a combatir la sensación de asfixia que reina durante estos días. Y, la verdad, no es difícil dar con ellos en nuestra región, pues, si bien es cierto que el calor asola la mayoría de municipios, hay algunos que no solo se salvan: son un soplo de aire fresco que, además, nos permiten disfrutar de planes naturales y culturales de lo más variado.

Tres destinos aragoneses para sofocar el calor

Interior de la cueva de las Güixas de Villanúa.
1

El valle del Aragón

En el corazón del Pirineo aragonés se encuentra este bonito valle, que recibe el nombre del río que lo surca. Además de poder disfrutar de naturaleza salvaje y unas vistas espectaculares, esta zona, enmarcada en la comarca de la Jacetania, se caracteriza por las numerosas actividades y planes de ocio que presenta para locales y turistas, bien sean relacionadas con los deportes de montaña y al aire libre o culturales. Además, en Villanúa se puede visitar la Cueva deLas Güixas, donde, además de disfrutar del patrimonio natural, se puede aplacar con facilidad el calor.

Pozo de los Chorros en Belchite
2

El Pozo de los Chorros de Belchite

Si bies es cierto que en la provincia de Zaragoza parece imposible escapar de las altas temperaturas, en Belchite, a pocos kilómetros del pueblo, se encuentran unas pozas naturales dignas de visita. Se llama el Pozo de los Chorros y es la piscina más grande del rosario de cascaditas, marmitas y gorgas que deja a su paso el río Aguasvivas. Cabe destacar que, después de un día de baño, uno puede acercarse a admirar el Pueblo Viejo, escenario de una de las batalla más cruentas de la Guerra Civil.

Vistas de la Sierra de Albarracín desde globo aerostático
43

La sierra de Albarracín

Aunque los colores rojizos del pueblo son lo más conocido de la zona, la sierra de Albarracín tiene mucho que ofrecer al turista que, en verano, busca una zona más fresca en la que, además de disfrutar de un día cultural y natural, pueda huir del calor. Así, entre los mejores planes se encuentra el recorrido por los miradores, puesuna oportunidad de conocer y sentir toda la riqueza y singularidad del paisaje y los pueblos de esta serranía desde las alturas. Pero, si se busca agua para darse un buen chapuzón, no debe dejar de visitarse El Vallecillo y la cascada de San Pedro.

Etiquetas
Comentarios