Despliega el menú
Aragón

educación

Segundo de la ESO, el curso que más se les resiste a los alumnos de Aragón

Más del 15% de los estudiantes matriculados en este curso académico no consiguen superarlo.

Los alumnos de 2º de ESO, los que más suspenden.
Los alumnos de 2º de ESO, los que más suspenden.
Pixabay

Durante las últimas semanas, los alumnos aragoneses se han enfrentado a uno de los momentos más temidos del año: los exámenes finales. Los estudiantes de 2º de Bachillerato fueron los primeros en terminar. Todo ello con el objetivo de presentarse a la Evaluación para el Acceso a la Universidad (Evau), que se celebró entre el 4 y el 6 de junio. Desde el pasado miércoles, 12 de junio, ya tienen los resultados y disfrutan de unas merecidas vacaciones. 

En Primaria y Secundaria el verano comenzará oficialmente el jueves. Durante estas semanas han realizado las últimas recuperaciones y ahora finalmente conocerán los resultados. Unas calificaciones que también recibirán esta semana los estudiantes de 1º de Bachillerato y Formación Profesional. Estos últimos celebran en junio los exámenes que hasta hace dos años se llevaban a cabo en septiembre. El curso académico de los universitarios se alarga un poco más, hasta las primeras semanas de julio.

Con los últimos exámenes hechos, la siguiente preocupación está clara: la entrega de notas. Conseguir un aprobado en todas las asignaturas es la clave para tener un verano sin preocupaciones; pero siempre hay cursos que cuestan más que otros. Tal y como evidencia el análisis de los últimos cinco años, 2º de ESO supone un punto de inflexión para los estudiantes de Aragón: es el año (dentro de los estudios obligatorios) en el que se registra un mayor número de suspensos.

Según los datos del Ministerio de Educación y Formación Profesional, cerca del 16% de los estudiantes de 2º de ESO tuvieron que repetir el curso 2015-2016 (último publicado en las estadísticas oficiales). Esta cifra es similar a la registrada en años anteriores. Esta etapa coincide con el cambio de ciclo y generalmente de centro educativo (del colegio al instituto). También está caracterizada por la llegada de la adolescencia. Todos estos factores pueden ser determinantes para que sea el curso con mayor suspensos.

No hay que olvidar que, en Secundaria, los alumnos promocionan de curso cuando tienen superadas todas las materias o tienen suspendidas un máximo de dos. En el caso de que esos dos suspensos correspondan a Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas, el estudiante tendrá que repetir el curso. Esta decisión la toma el conjunto de docentes, “atendiendo al logro de los objetivos de la etapa y al grado de adquisición de las competencias correspondientes”. De hecho, mientras entre el 12 y 16% de los alumnos de la ESO repite curso, una cuarta parte suspende alguna asignatura y el resto aprueba todas las materias. 

Para conseguir el título de Graduado en ESO tampoco es necesario aprobar todas las asignaturas. Se puede promocionar a Bachillerato o a un Grado Medio con una nota media inferior a 5 y con hasta dos asignaturas suspensas. Al igual que en el caso anterior, estas no pueden ser simultáneamente Lengua y Matemáticas. Así en el curso 2016-2017, consiguieron el título el 88,6% (algunos con todas las asignaturas superadas y otros con algún suspenso) de los matriculados en 4º de ESO.

Suspensos en otras etapas educativas

Los índices de suspensos en Secundaria son muchos más elevados que en Primaria. No obstante, cerca del 4% de los menores que cursan 1º de Primaria tuvieron que repetir el curso 2016-2017. En esta etapa educativa, el primer año siempre es el que más suspensos aglutina. "Este es el primer año de escolarización obligatoria. Por lo tanto, es el momento en el que se detecta cuáles son las necesidades educativas de los niños", ha explicado en varias ocasiones Alfonso Zafra, representante de Educación de CSIF Aragón. Desde su punto de vista, si se comprueba que el menor necesita volver a cursar el año para afianzar conocimientos, es recomendable hacerlo lo antes posible. Así se explicaría que, dentro de Primaria, fuera el primer curso el que tuviera un mayor volumen de suspensos.

A pesar de que 2º de la ESO suele ser el curso más duros dentro de la etapa obligatoria. Fuera de ella, los índices de suspensos no dejan de crecer. Hasta un 16% de suspensos se registran en 1º de Bachillerato, una cifra que asciende al 20% entre los que no logran superar el siguiente año. En la casi recién estrenada FP Básica (en el curso 2016-2017 solo llevaba dos años en funcionamiento) la situación es todavía peor: menos del 50% de los matriculados consiguen graduarse. En FP Media, alrededor del 18% de los alumnos matriculados en el segundo año no consiguen superarlo. 

Cuando se pasa a enseñanzas superiores (estudios universitarios o FP Superior), los porcentajes de suspensos siguen aumentando, casi al mismo nivel que la exigencia de estas titulaciones. Cerca del 30% de los alumnos matriculados en 2º de FP Superior no logran alcanzar los objetivos mínimos. En el conjunto de estudios universitarios, solo se superan el 66% de los créditos matriculados.

Etiquetas
Comentarios