Aragón

educación

Crecen las asignaturas suspendidas en la UZ y en el 14% tienen que matricularse más de una vez

Las áreas de agricultura, ganadería y pesca, economía y arquitectura son las que aglutinan un mayor número de créditos en tercera matrícula.

Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza.

El anuario de indicadores universitarios de 2018 ha puesto en relieve el incremento de alumnos de la Universidad de Zaragoza que tienen que repetir algunas asignaturas. Este informe, que se basa en los datos del curso 2016-2017, muestra que en aquel año los estudiantes del campus público aragonés estaban matriculados en cerca de 1,5 millones de créditos, es decir, casi 25.000 personas a curso completo (a tenor de que cada año académico está compuesto por 60 créditos). De ellos, la mayoría cursaban por primera vez cada una de las materias, pero cada vez son más los que tienen que recurrir a segundas, terceras o incluso más matrículas. 

Según los informes publicados por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, mientras que en el curso 2014-2015 cerca del 87% de los inscritos era la primera vez que cursaban los créditos correspondientes; en el último del que se tienen datos definitivos esta cifra había descendido en más de un punto porcentual hasta el 85,8%.

Esta tendencia a la baja y, por ende, a que haya más alumnos que tienen que repetir alguna de las asignaturas que están cursando en el campus público aragonés todavía no es alarmante. No hay que olvidar que, al igual que varían los datos de acceso a la universidad, se pueden producir modificaciones de este tipo. Además de la preparación previa de los estudiantes, la idoneidad en el momento de elegir la titulación que mejor se adapta a cada uno y otras cuestiones similares, en los últimos años ha podido afectar la crisis económica. En algunas familias ha sido necesario que todos los miembros aportaran su "granito" de arena para superar la falta de empleo; por lo que algunos alumnos pueden haber tenido que dejar sus estudios en un segundo plano. 

Además, hay que tener en cuenta que la comunidad aragonesa todavía destaca por ser una de las que menos tasas de repetidores tiene en ámbitos universitarios. En concreto, en el último anuario publicado recientemente, Aragón se sitúa como la sexta comunidad con menos suspensos. Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia y La Rioja son las otras cuyo porcentaje de inscritos en primera matrícula es mayor.

Esta buena tónica en los primeros años también se traslada cuando el alumno va teniendo que matricularse en segunda o tercera convocatoria. Este informe detalla que solo el 3,6% de los créditos inscritos corresponden a terceras o sucesivas matrículas, mientras que la media nacional se sitúa por encima del 4%. Así el 85,8% de los créditos de la Universidad de Zaragoza corresponden a primeras matrículas, el 10,6% a segundas y el resto (3,6%) a terceras o sucesivas. 

Precios más elevados

Tener que recurrir a una segunda o tercera matrícula no solo afecta al estudiante por el hecho de que tardará más tiempo o necesitará un mayor esfuerzo para conseguir finalizar su titulación. También tiene un efecto directo en su bolsillo o en el de sus padres. Lo máximo que paga un alumno de la Universidad de Zaragoza la primera vez que se inscribe en una asignatura es 23,39 euros por crédito. Este importe viene determinado por el grado de experimentalidad de la titulación. Bellas Artes, Biotecnología, Enfermería, Veterinaria o Química son algunas de las costosas. En estos grados, cuando el alumno se tiene que matricular por segunda vez en la asignatura debe abonar 37,45 euros, una cifra que asciende a 81,13 euros en la tercera y a 112,34 en cuartas y sucesivas. Con los precios del curso 2018-2019, una asignatura (lo más habitual es que sea de 6 créditos) puede pasar de costar 140,34 euros a superar los 674; dependiendo de las veces que se haya suspendido el examen. 

Por el contrario, si el universitario está matriculado en un grado con un menor volumen de prácticas, el importe por crédito desciende a 13,70 euros cuando se trata de la primera vez que cursa la asignatura. Esta cifra asciende a 20,44 cuando es la segunda matrícula, a 44,28 en la tercera y a 61,31 en el resto. Derecho, Filosofía, Historia, Lenguas Modernas o Trabajo Social son algunas de las titulaciones que cumplirían estas características. En este supuesto, una materia podría costar 82,2 o casi 370 euros si tras cuatro años no se ha conseguido aprobar. 

Hay que tener en cuenta que cuando el alumno no logra un número determinado de aprobados, pierde el derecho a casi cualquier tipo de ayuda económica. En concreto, para mantener la beca del Ministerio de Educación y Formación Profesional es necesario tener un porcentaje de aprobados mínimo. En el caso de las Ciencia Sociales, Jurídicas, Artes y Humanidades hay que aprobar el 90% de los créditos en los que están matriculados, mientras que esta cifra baja al 80% si se estudia alguna carrera de Ciencias de la Salud y al 65% si se está matriculado en una carrera de ciencias, en una Ingeniería o en una Arquitectura.

Más repetidores en agricultura, ganadería y pesca

En Aragón, alrededor del 14% de los créditos se repiten, al menos, una vez. Existen casos extremos como los de la titulaciones relacionadas con la agricultura, la ganadería y la pesca, donde se llega a superar el 30% de repetidores. Con una elevada tasa de suspensos (superior al 20%) se encuentran los grados de arquitectura, matemáticas, informática o economía. Por el contrario, los alumnos de enfermería son los que menos créditos tienen que volver a cursar: menos del 3,5%. En una situación similar están las titulaciones de medicina, psicología y ciencias de la actividad física y del deporte. Todas ellas tienen una tasa de repetición inferior al 10% en la Universidad de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios