Despliega el menú
Aragón

Aragón permite obtener el título de la ESO con dos asignaturas suspendidas en junio

La medida, que está contemplada en la Lomce, se adopta para que "los alumnos que vayan a cursar FP no se queden sin plazas", según Eduación.

Una clase de un instituto de la capital
Imagen de archivo de una clase de instituto.
Mariano Castejón

El cambio de los requisitos para obtener en título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), aprobado a principios de junio, abrió la puerta a novedades que algunas Comunidades Autónomas han decidido aplicar y otras no. Este es el caso de la posibilidad de conseguir el título en junio teniendo dos asignaturas suspensas (mientras que no sean Matemáticas y Lengua Castellana y Literatura). Esta posibilidad ya se incluía en las legislación anterior a la Lomce, sin embargo, el nuevo Real Decreto deja en manos de las autonomías la opción de que estos alumnos obtengan el título sin necesidad de acudir a la convocatoria extraordinaria. El Gobierno de Aragón se decantó porque fueran los docentes los que tomaran esta decisión. 

Según especifican fuentes del Ejecutivo autonómico, tras la aprobación de este Real Decreto, se envió unas instrucciones a los centros en las que se especificaba que la Junta de Evaluación Docente sería la que decidiría si el alumno promocionaba en junio o si se debía presentar a la convocatoria de septiembre para intentar superar ambas asignaturas pendientes (o una si así fuera el caso). El resultado final es el mismo: lograr el título de ESO con hasta dos suspensos, la diferencia radica en hacerlo en junio o en septiembre.

Los datos publicados periódicamente por el Instituto Aragonés de Estadística (Iaest) evidencian que Aragón ha ido reduciendo en los últimos años el volumen de estudiantes que promocionan con asignaturas suspendidas. Según estas cifras, mientras que en el curso 2010-2011 un 28,16% de los estudiantes de 4º de ESO sacaban el título con asignaturas suspendidas (en aquella época era un máximo de dos, aunque podían ser tres en casos excepcionales); en el 2015-2016 (el último dato publicado) esta cifra ha marcado su mínimo histórico, con un 18,27%. Estos alumnos, una vez han obtenido el título tienen tres opciones: incorporarse al mercado laboral, empezar sus estudios de Bachillerato o cursar una FP de grado medio.

Desde el departamento de Educación, Cultura y Deporte esgrimen que esta opción de promocionar en junio está prevista, especialmente, para aquellos alumnos que tienen previsto cursar una Formación Profesional Media. “De este modo, se intenta evitar que estos estudiantes se queden sin plazas, ya que muchos ciclos se llenan en junio”, subrayan. De momento, se desconoce cuántos centros han optado por esta posibilidad en la comunidad aragonesa, que ha permitido la matrícula en Bachillerato o en FP de muchos más alumnos en la convocatoria ordinaria. De hecho, según los datos del Iaest, cada año más de 4.500 aragoneses se decantan por estudiar un ciclo formativo medio.

En otras comunidades, como Andalucía, la adopción de esta medida ha provocado quejas en el profesorado, e incluso, se ha llegado a presentar una denuncia. Sin embargo, en Aragón no se ha producido este movimiento, sino todo lo contrario, puesto que los sindicatos apoyan mayoritariamente la decisión. "Es lo ideal, ya que el profesor es el que sabe por qué ha suspendido un alumno y qué es lo que quiere hacer en un futuro. Teniendo en cuenta ambas cuestiones puede decidir si es mejor que titule directamente en junio o que lo haga en septiembre", subraya Alfonso Zafra, representante de Enseñanza de CSIF Aragón.

Una opinión que también comparten en otros sindicatos. “Por el hecho de que un alumno suspenda una o dos asignaturas no quiere decir que no pueda desarrollar un gran futuro profesional. Por ello, si el estudiante tiene claro que quiere estudiar una FP, consideramos que es positivo que se le permita promocionar y matricularse en junio”, explica María Martínez, secretaria general de Enseñanza de UGT Aragón. En el caso de que el alumno vaya a septiembre y posteriormente no tenga plaza en la formación deseada se pregunta: ¿se matricula en algo que no le interesa y que igual deja tirado o espera un año a volver a pedir plaza?

Ante esta disyuntiva tiene clara la opción: “Hay que ayudar a los estudiantes a que no pierdan la oportunidad de seguir en el sistema educativo. A alguien se le puede dar mal la formación básica o instrumental, que es la que se ofrece en la ESO, pero puede llegar a ser un gran profesional en su campo”. De hecho, la ventaja que tiene la FP es que está compuesta por muchas más horas prácticas que teóricas y se orienta fundamentalmente al mundo laboral, por lo que resulta de gran atractivo para aquellos alumnos a los que les cuesta estudiar o que no les atraen las materias básicas.

Por su parte, desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fapar) siempre han defendido que lo importante es la adquisición de competencias y no tanto que un alumno suspenda una, dos o tres asignaturas.

Gestión Administrativa, el más demandado

Los alumnos interesados en matricularse en una FP Media tuvieron que realizar la prescripción entre el 22 y 28 de junio, pocos días después de haber recibido el boletín de notas. El 4 de julio se conoció el listado provisional de admitidos y no admitidos y una semana después se publicaron los definitivos. Desde el 12 de julio y hasta el próximo martes, los interesados deberán matricularse. En el caso de que no se matriculen, estas plazas irán a la lista de vacantes que se publicará a finales de julio.

En algunos grados no existen problemas para acceder a las plazas que oferta el Gobierno de Aragón, sin embargo, hay otros especialmente demandados. Por ejemplo, en el CPIFP Los Enlaces, el grado medio de Sistemas microinformáticos y redes tiene 37 personas. En el caso de Vídeo dis-jockey y sonido esta lista se amplía hasta los 136 estudiantes. Una cifra similar (135) se da en Cuidados auxiliares del IES Miguel Catalán en horario de mañana. Por su parte, el vespertino tiene 46 personas a la espera y hay otras 59 en el nocturno.

De hecho, este último es uno de los más demandados por los jóvenes aragoneses. Según los datos del Iaest, el año pasado se matricularon un total de 503 estudiantes. Por su parte, el de Gestión Administrativa es el que más alumnos aglutina, con casi 800 solo en el 1º curso. Los ciclos de Sistemas microinformáticos y redes (366) Instalaciones eléctricas y automáticas (300) y el de Electromecánica en vehículos automóviles (303) son los otros con más matriculados.

Debido a la alta demanda existente, el Gobierno de Aragón sigue apostando por la creación de nuevos ciclos y la ampliación de plazas. En concreto, para el próximo curso ha aumentado la oferta en varios centros: Elaboración de productos alimenticios en el IES Martínez Vargas de Barbastro, Sistemas microinformáticos y redes en el IES San Alberto Magno de Sabiñánigo, Cuidados auxiliares de enfermería en el IES Leonardo de Chabacier de Calatayud y Actividades comerciales en el IES José Manuel Blecua de Zaragoza. Además, hay que destacar la implantación del ciclo de grado medio de Asistencia al producto gráfico interactivo en la Escuela de Artes de Huesca.

Etiquetas
Comentarios