Despliega el menú
Aragón

El número de alumnos que acaban la ESO con suspensos marca su mínimo histórico

El Gobierno elabora un nuevo Real Decreto que regulará los requisitos para titular en Secundaria.

El número de alumnos que acaban la ESO con suspensos marca su mínimo histórico
El número de alumnos que acaban la ESO con suspensos marca su mínimo histórico

Desde hace años es habitual que los alumnos puedan conseguir el título de la ESO sin tener todas las asignaturas aprobadas. La LOE (legislación anterior a la implantación de la Lomce) especificaba que podían pasar de curso con dos asignaturas suspensas (siempre que no sean Matemáticas y Lengua Castellana y Literatura) y en ocasiones excepcionales hasta con tres “siempre que el equipo docente considere que su naturaleza y el peso de las mismas (...) no les ha impedido alcanzar las competencias básicas y objetivos de la etapa". De este modo, alrededor del 18% del alumnado aragonés que está matriculado en 4º de ESO termina sus estudios con alguna asignatura suspendida.

Sin embargo, la implantación de la Lomce reducía de manera considerable las posibilidad de hacer el paso de una etapa a otra con unas bajas calificaciones. Con este legislación, el número de asignaturas suspensas para promocionar se quedaba solo en dos (aunque continuaba el requisito de que no fueran Matemática y Lenguaje a la vez) y era necesario que la nota media en esta etapa educativa (ESO) fuera igual o superior a un cinco. Además, implantaba la obligación de realizar un examen al terminar la Secundaria. “La decisión del Gobierno de suspender el carácter académico de las reválidas conlleva que todos estos criterios desaparezcan y se vuelva a la legislación anterior”, detallan fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Esta situación se mantendrá hasta que se alcance un Pacto por la Educación o hasta que se publique el nuevo Real Decreto en el que está trabajando el Ejecutivo. De él solo destacan que se encuentra en el Consejo Escolar del Estado y que se desconoce si llegará a tiempo para regir los resultados académicos de los miles de estudiantes que están cursando el último trimestre de 4º de la ESO. No obstante, según las informaciones filtradas; este documento mantendría la posibilidad de suspender hasta dos asignaturas para poder titular en la ESO y se podría terminar esta etapa con una nota media inferior al cinco. 

Según los datos del Instituto Aragonés de Estadística (Iaest), en el curso 2014-2015 (último dato publicado), el 18,56% de los estudiantes aragoneses matriculados consiguieron el título en ESO sin tener todas las asignaturas aprobadas. No obstante, estos datos no muestran cuántos son los alumnos que tienen solo una materia suspendida o dos; ni siquiera los casos “excepcionales” de tres. Estos últimos serán los que, tras la aprobación del Real Decreto, ya no podrán pasar de curso y tendrán que repetir por obligación.

Reducción de las promociones con suspensos

Durante los últimos años no ha dejado de descender el porcentaje de aragoneses que promocionan en 4º de la ESO sin necesidad de tener todas las asignaturas aprobadas. Mientras que en el curso 2002-2003 suponía más del 30% de los matriculados; en el 2014-2015 esta cifra ha marcado un nuevo mínimo histórico, situándose por debajo del 19%. Estas cifras también afectan al número total de estudiantes, ya que en 2002 casi 3.400 jóvenes titulaban sin necesidad de tener todo aprobado y ahora no llegan a 1.900.

“Una de las razones podría ser el descenso del alumnado inmigrante. Algunos de ellos tienen necesidades educativas especiales, bien por una escolarización tardía o por dificultades con el idioma, por lo que cuando llegan a estas etapas pueden suspender alguna asignatura”, detalla Alfonso Zafra, representante de Enseñanza de CSIF Aragón.

Otra de las razones que ha podido afectar es el mes en el que se realizan los exámenes extraordinarios. Por ejemplo, a partir del 2012 estas pruebas se trasladaron de junio a septiembre. Este mayor tiempo para estudiar puede provocar que los alumnos que tengan alguna asignatura suspendida, se centren solo en ella y consigan pasar de curso con todo aprobado. Algo que no ocurre cuando las recuperaciones se llevan a cabo solo quince días más tarde que los exámenes oficiales.

¿Cuál es el problema de suspender una o dos asignaturas?

Durante toda la ESO son muchos los alumnos que no consiguen aprobar todas las asignaturas. Según los últimos datos publicados, el porcentaje de estudiantes que pasan de curso con materias suspendías ronda el 24 o 25% durante los tres primeros años y se reduce hasta el 18,56% en el último. “Estos alumnos no tienen un perfil concreto, ya que afecta tanto su situación personal (por ejemplo, si en su hogar hay dificultades socioeconómicas) como el entorno en el que se encuentran”, detalla Zafra. De este modo, hay estudiantes que suspenden de manera constante asignaturas, otros a los que se les atraganta una concreta y algunos que pasan por una etapa complicada. “Por todo ello, tras obtener el título de la ESO, su futuro también es muy dispar”, recalca.

Desde su punto de vista, lo ideal es tener en cuenta las asignaturas que se han suspendido y la profesión a la que se quieren dedicar.“Por ejemplo, si no aprueba matemáticas y quiere estudiar una carrera de Humanidades puede cursar el Bachillerato y no tener ningún problema”, detalla. En otros casos es más recomendable decantarse por un grado medio, con menos horas teóricas y más prácticas. En la mayoría de los currículos educativos no aparecen asignaturas como Matemáticas o Lenguaje, que suelen suponer el mayor 'talón de Aquiles' de los estudiantes.

Para intentar mejorar el actual sistema educativo, CSIF aboga por aprobar un Pacto por la Educación, "que deje atrás los cambios constantes de leyes y la reducción de la exigencia, cuyo objetivo es que cada vez haya menos abandono escolar”. “La educación debe ser exigente. A veces es mejor que un alumno repita dos asignaturas de un curso, que dejar que pase y después no se adapte al siguiente ciclo educativo; pero, además, es muy necesario que se les eduque tanto en las materias como en valores”, subraya.

Por su parte, la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fapar) señala que lo importante es la adquisición de competencias, no tanto que un alumno suspenda una, dos o tres asignaturas. Tras mostrarse satisfechos por la paralización de la Lomce y las negociaciones del Pacto por la Educación, recuerdan que es necesario que se modifique el actual sistema de calificación. “No es lo mismo aprobar un examen que adquirir las competencias necesarias, por ello, son los profesores los que finalmente deciden si un alumno pasa de curso con alguna materia suspendida o no”, puntualizan.

Etiquetas
Comentarios