Despliega el menú
Aragón

Apuestas deportivas

Los aragoneses pierden cerca de veinte millones al año con las apuestas deportivas

En los locales autorizados en la Comunidad arriesgan más de 62 millones de euros mientras en internet la cifra podría superar los 178.

Apuestas 'online'
Un local de apuestas deportivas' en Zaragoza
ARCHIVO

La polémica por los supuestos amaños de partidos que ha salpicado de lleno a la SD Huesca ha salido a la luz en un contexto en el que el nicho de las apuestas deportivas venía acumulando varios años de auge desbocado. Y es que, según apuntan las empresas del sector, el actual modelo de negocio de los grandes clubes de fútbol, basado en los derechos de imagen por retransmisión, ha favorecido el hecho de que las apuestas se hayan asumido como un hábito más de muchos aficionados.

"La Quiniela como fuente de ingresos para los clubes de fútbol es irrelevante en comparación con las cantidades que se manejan en este negocio", exponen desde el Grupo Codere en su último Anuario del Juego en España. Explican, por un lado, que la Quiniela ha sido rebasada por los hábitos sociales y por la posibilidad que ofrecen las otras opciones de apostar en otras ligas o deportes. Por otro, apuntan a que las apuestas deportivas se han convertido en una "fuente de recursos y parte fundamental de la financiación del deporte profesional". Para percatarse, basta con detenerse un momento y prestar atención a los patrocinios que lucen en sus equipaciones los equipos de fútbol (y de otros deportes). La propia SD Huesca lleva impreso el nombre de una casa de apuestas.

Locales autorizados

En medio de este contexto en el que la publicidad de apuestas ha empapado cada rincón del deporte profesional, el número de establecimientos autorizados para emitir apuestas deportivas en Aragón lleva incrementándose año tras año hasta alcanzar en el último ejercicio los 135.

Solo en estos salones, bingos, locales y casinos los aragoneses se jugaron el año pasado más de 62,1 millones de euros para tratar de acertar los resultados de diversos acontecimientos deportivos y otros miles de aspectos susceptibles de apuesta en cada competición. Las empresas tuvieron que devolver en premios 50,5 millones de modo que la cantidad que finalmente perdieron los aragoneses en estos locales fue de 11,6 millones de euros.

Apuestas online, el grueso del iceberg

Pero estos locales que tributan para las comunidades autónomas son solo la punta del enorme iceberg del mercado que suponen las apuestas deportivas en España. El juego online está regulado a nivel estatal y depende de la Dirección General de Ordenación del Juego. Su último informe anual revela que el segmento de las apuestas online crece a un ritmo superior al 30% de un año a otro espoleado, fundamentalmente, por el furor que causan las apuestas deportivas de contrapartida en directo, que aumentaron más de un 41% en el último año.

En su último informe anual, el Grupo Codere expone que el 85,5% del mercado de las apuestas deportivas se divide en dos mitades casi iguales entre las apuestas presenciales en establecimientos regulados por las comunidades autónomas y las apuestas en las webs autorizadas por el Estado. Pero se refieren únicamente a los ingresos de las empresas o lo que es lo mismo: el 'juego real' o las cantidades que pierden al final los jugadores. De modo que teniendo en cuenta esa premisa los aragoneses estarían perdiendo otros diez millones de euros anuales en apuestas deportivas online.

Sin embargo, la cifra arriesgada es mucho mayor. En total en España los jugadores online apostaron más de 5.359 millones de euros en estas páginas. Casi tres veces más de lo que apostaron en establecimientos presenciales (1.868 millones en todo el país). Extrapolando esta proporción a Aragón, las apuestas online de los aragoneses alcanzarían los 178 millones de euros anuales pero hay que tener en cuenta que el nivel de penetración de internet y los hábitos no son iguales en todo el país, por lo que no es de extrañar que las asociaciones que luchan contra las ludopatías, como Azajer, protesten por la falta de control y datos reales sobre el juego online.

Desde las casas de apuestas también tratan de matizar las cifras que mueven en internet las apuestas deportivas. Pese a que el volumen de apuestas alcanza cifras desorbitadas insisten en que el 'juego real' es mucho menor: "En los registros se recogen todas las operaciones. Es decir, las cantidades que se toman como jugadas son en realidad muchas veces de rejuego de apuestas en cada partida o apuestas de cantidades ganadas en otras anteriores". Para estas empresas, el juego real es básicamente lo que terminan perdiendo los jugadores al final e ingresando ellas y que a día de hoy en España ronda los 305 millones de euros en el sector de las apuestas online (menos un 25% de impuestos).

Etiquetas
Comentarios