Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

adicciones

Aumentan un 40% las altas en el registro de ludópatas de Aragón

El número de personas inscritas de forma voluntaria en el Registro del Juego de Prohibidos de Aragón (REJUP) se ha disparado en el último año. Los expertos advierten de que cada vez son más jóvenes y piden medidas. 

Local de apuestas en la calle Batalla de Lepanto, en las Fuentes, frente al IES Pablo Serrano
Local de apuestas en la calle Batalla de Lepanto, en las Fuentes, frente al IES Pablo Serrano
P. F.

Son cada vez más jóvenes y, en la mayoría de los casos, cuando acuden en busca de ayuda lo hacen con más de una deuda que ha podido ser tapada anteriormente por sus familias. Lo cuenta Mónica Sardaña, trabajadora social de la Asociación Aragonesa de Jugadores de Azar (Azajer), preocupada por el "notable incremento" registrado tanto en el número de personas inscritas de forma voluntaria en el Registro del Juego de Prohibidos de Aragón (REJUP) como en las consultas que reciben en esta asociación rehabilitadora. 

"El mayor incremento de gente que tenemos pidiendo información y decidiéndose a venir se da en personas que no llegan a los 30. Estamos hablando de jóvenes, pero muchas veces la familia tapa. Hay también personas que tienen una vida independiente en pareja, y se va viendo que no hay padres que tapen la que están liando (a veces falta dinero de la cuenta común, etc.). Cuando uno llega a Azajer no suele ser la primera ver que aparece una deuda. Suelen venir con más de una y probablemente antes se ha tapado alguna", explica esta trabajadora.

En Aragón, según datos del último informe del registro del juego, se alcanzó en 2018 la cifra récord con 2.980 inscritos, lo que supone un incremento interanual del 41%. "Del 2016 al 2017 aumentaron un 33%; y del 2017 al 2018 un 41%", subrayan desde la asociación, preocupados por este incremento.

Solamente en apuestas deportivas los aragoneses pierden al año más de 20 millones de euros. Quienes se registran son cada vez más jóvenes. El 53% tiene menos de 35 años. Y en España ya hay casi 44.000 personas inscritas en este registro que, según los profesionales, es "insuficiente" porque no se tiene en cuenta a los más jóvenes, que a menudo burlan los controles. El reparto de competencias tampoco lo pone fácil. A nivel autonómico, Aragón tiene su propio registro para controlar el acceso a juegos presenciales (frecuentar bingos, casinos, salas recreativas y salones de apuestas); mientras que a nivel nacional las competencias de juego son para loterías, juego online y ONCE. "Cuando uno se va a autoprohibir hay dos tipos de documento: el estatal y el autonómico. Si me quiero autroprohibir en Aragón, relleno el autonómico, pero puedo entrar en salones recreativos si me voy a otra Comunidad. Por eso, una de las reivindicaciones es que sea general para toda España. Además, si es online, no existen todavía los métodos que debería haber de control de acceso", señala una trabajadora que da charlas de prevención a escolares. "A partir de 4º de la ESO ya está viniendo gente que juega online. Supuestamente no se puede apostar si no tienes una cuenta bancaria propia y no se puede tener una propia si no se es mayor de edad, pero los menores usan trampas: por ejemplo, utilizar el DNI de los padres y formas de pago que no tienen necesariamente una cuenta asociada. Juegan con su dinero a través de otros (mayores de edad) y los hay que cobran comisión y que no; lo cual es también un negocio", alerta en relación a diferentes métodos y mecanismos de juego. 

Loading...

¿Qué está fallando? 

Los expertos piden más medidas de control para frenar una adicción en auge, y hacen hincapié en la educación y en una mayor concienciación sobre el problema que representa la ludopatía para los afectados y sus familias. "Educar es lo primero. La problemática viene de atrás, pero cuando ya es tarde y ha habido un problema económico, es mejor no pagarlo y buscar un tratamiento, que no se quede solo en la familia", aconsejan desde Azajer al hablar de la importancia que tiene recibir ayuda psicológica. "La sociedad tiene que percatarse todavía más de que es una enfermedad que requiere ayuda. Una persona ludópata lo es para siempre. Puede ser un ludópata rehabilitado, pero no va a dejar de ser ludópata. Y es muy necesario el apoyo de la familia", recalca Sardaña. 

En este sentido, la educación juega un papel fundamental, tanto dentro como fuera de casa. "Vamos por todo Aragón y, además de a quinto y sexto de primaria, hemos estado dando charlas especialmente en tercero de la ESO y Bachiller", precisan desde Azajer. Las edades de iniciación al juego difieren según los modelos. "Si hablamos de apuestas con webs que son legales para menos de 18 años nos dirigimos también a los padres y les enseñamos juegos de móvil -normales y corrientes con tragaperras- pero que son legales porque no hay dinero en juego", añaden. En relación a las salas de juego -como bingos, casinos, etc.-, esta trabajadora social reconoce que en Aragón se cumple la ley en casi todos, pues no dejan a entrar menores. Ahora bien, los casos que les llegan son también a través de los propios colegios que contactan con la asociación porque han visto alumnos a las puertas de salas de juego. "La educación en las aulas ayuda mucho, pero a las charlas de padres que hacemos no vienen demasiados. La concienciación empieza desde el uso de los videojuegos y, en este sentido, ni tan siquiera los padres están mentalizados de la problemática que pueden llevar. Al final, no solo el colegio educa, también los padres educan, pero muchos hasta que no tienen un problema encima no son conscientes", apostillan.

El perfil del ludópata en Aragón

Como en el resto de España, la ludopatía es una adicción que se da más en hombres que en mujeres -confirman desde la asociación-, y aunque es difícil disponer de nuevos datos los profesionales apuntan a una relación del 70-30% (hombres/mujeres). 

"Se hizo un informe hace unos cuantos años pero está obsoleto. Estamos solicitando que el Gobierno de Aragón lo haga porque hay variables que no se tienen en cuenta. Ahora hay mucha gente que vive en pareja pero consta como soltera, y eso hoy en día es difícil de cuantificar para hablar de un perfil. Lo que no ha cambiado es que la mayoría de los que juegan (el 90%) lo hacen para evadirse de los problemas, por no ser capaces de enfrentarse a ellos. Al final, la ludopatía es una adicción como cualquier otra y todas se basan en eso", subraya Sardaña. 

A esta trabajadora social, como al resto de profesionales -médico, psicólogo y terapeuta- que trabajan en la asociación les preocupa el aumento de casos en personas jóvenes por el juego online. "Ahora el regalo estrella de la comunión es el móvil... Tienen 9 años y se les está dando un ordenador sin ningún tipo de control. Y si hablamos de dinero apostado real, en 3º y 4º de la ESO que empiezan a tener una paga hay sobre todo que educar", apuntan desde Azajer. En relación a la sociedad actual, los expertos explican que los más jóvenes tienen una baja capacidad de frustración y unos límites muy laxos en las familias. "Hay padres sobreprotectores, incapacidad de comunicar sentimientos en quienes no se han acostumbrado a ello... Son personas súper sociales, pero a la hora de la verdad nunca han expresado ningún tipo de enfado ni de alegría. Hablamos de personas que no saben marcar el límite y que poco a poco se van cargando", puntualizan. 

Alto índice de éxito en los casos que llevan tratamiento

En la asociación aragonesa Azajer atienden este tipo de casos desde hace 30 años, y la buena noticia -aseguran- es que las personas que llevan tratamiento de principio a fin consiguen rehabilitarse. "El índice de éxito es alto. Los que no abandonan son muchos, pero también es cierto que hay gente que viene por callar a la familia, está un tiempo y se va. Por el contrario, hay colaboradores de Azajer que son antiguos pacientes. Participan en lo que necesitemos y en especial para mí el cambio que se produce en esas personas es muy satisfactorio", confiesa esta trabajadora social. A Mónica Sardaña le gustaría que todavía cambiaran muchas cosas. Algunas de ellas tienen que ver con la sensibilización y otras son medidas para prevenir esta adicción. "Cuando voy a las charlas y preguntas qué es la ludopatía, la palabra 'vicio' sigue saliendo, y a la gente le cuesta reconocer la enfermedad cuando la tiene", afirma.

Las causas, como ocurre con muchas enfermedades, no están claras. Se habla de una predisposición que podría ser biológica pero llegar al diagnóstico tampoco es fácil. "Tienes que descubrir por qué has jugado... Hablamos siempre de dos personas que empiezan a jugar a la misma edad y una desarrolla una ludopatía y otra no. Al final se tiene que descubrir y crear unas herramientas propias para que cuando se encuentre en situaciones de estrés en su vida no vuelva a recurrir al juego, sino que tenga herramientas para enfrentarse a ello", informa esta experta. 

La asociación cuenta con una trabajadora social, un psicólogo, una directora -que además es terapeuta- y una persona que se ocupa de la atención al paciente. "Tenemos también un médico neurofisiólogo que es voluntario y lo que hacemos sobre todo son grupos de ayuda mutua con pacientes que tienen la misma edad y la misma circunstancia personal: gente joven que está estudiando; otros que están en pareja... Es muy importante también que trabajamos con la familia más cercana de la persona que recibe tratamiento y existen grupos de apoyo de ayuda mutua para padres, parejas, etc.", indican.

Este domingo, 2 de junio, Azajer celebrará su particular carrera de sensibilización, que este año (en su tercera edición) será una "andada solidaria" para que la gente que no pueda correr se sume caminando. "Tenemos de madrina a la atleta aragonesa María José Tobed y el 100% del dinero que se recauda (seis euros por dorsal) va íntegro para ayudar a las familias", concluyen desde la asociación.

Etiquetas
Comentarios