Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Tristeza y temor a partes iguales entre la afición del Huesca tras la operación policial contra los amaños de partidos

Las peñas azulgranas lamentan el "daño" que se ha hecho al club, a la ciudad y a la provincia y creen que podría afectar a la "ilusión" de cara a la próxima temporada.

Si hace poco más de un año la afición oscense vivió quizá el día más feliz de los 59 años de historia del club, este martes fue sin duda uno de los más tristes, especialmente porque el nombre de la SD Huesca, que durante todo este último año se ha exportado a decenas de países por todo el mundo de la mano de la Liga Santander, se ha visto ahora manchado también a nivel internacional ya que de las detenciones de la macro Operación Oikos contra los amaños de partidos se hicieron eco medios de comunicación de Estados Unidos, Francia, Bélgica, Inglaterra...

Fueron unas horas muy intensas que mantuvieron en vilo a los seguidores azulgranas desde que, a eso de las 8.00, empezaron a circular por las redes sociales fotografías de las dos furgonetas de las Unidades de Prevención y Reacción (UPR) que custodiaban el acceso a las oficinas del club. Llegaron desde Madrid para apoyar a los agentes de Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía Nacional.

Además de la lógica atención mediática fueron muchísimos los oscenses que se acercaron a lo largo de la mañana hasta la zona preguntando por los motivos del amplio despliegue policial y frotándose casi los ojos. Porque nadie, o casi nadie, se lo creía.

"Ha sido un mazazo"

"Más que cabreado, estoy triste, muy triste, y casi en ‘shock’", reconoció Fernando Losfablos, presidente de la Peña Fenómenos Oscenses. Aunque quiso ser "prudente" en sus valoraciones para respetar la presunción de inocencia de los implicados, afirmó que lo "más preocupante" para él era que el club esté siendo investigado. "Porque las personas van y vienen, pero la institución está por encima de los demás", dijo. Además, teme las consecuencias que puede tener este caso, ya no solo por la "ilusión" que había despertado la próxima temporada con los posibles fichajes y las obras en el estadio "y que podría desvanecerse", sino también por lo que supondría un descenso administrativo como castigo en el peor de los casos. "Ha sido un mazazo", resumió.

También Alberto Ibor, de la peña Moya, admitió que las primeras informaciones le provocaron "incredulidad" aunque también insistió en la necesidad de mantener el principio de presunción de inocencia y dejar trabajar a los jueces y a la Policía para que se aclare todo. Aun así, aseguró que fue un "golpe muy duro" como aficionado "porque pase lo que pase al final, el daño al club y al nombre de la ciudad y de toda la provincia ya está hecho". Y es que lamentó que "para una vez que la provincia se había unido en torno a una ilusión común, lo que se ha construido durante muchos años se ha caído en una sola mañana". Pese a todo, en su caso no cree que la operación pueda conllevar un descenso de categoría para la SD Huesca.

Además de los muchos curiosos que se acercaron hasta las proximidades de las oficinas, ubicadas en la avenida Pirineos, también se presentó Luis Miguel Lasaosa, delegado del club y hermano del presidente, así como Manolo Torres, consejero, y Pedro Camarero, abogado de la SD Huesca.

Tras una larga espera, y después de concluir el registro en su domicilio, sobre las 13.00 llegó a la sede del club Agustín Lasaosa en un coche policial custodiado por varios agentes y sin esposar. Aparentemente tranquilo y con gesto alegre, incluso, no hizo ninguna manifestación durante el paseíllo hasta la puerta de las oficinas. Dentro, la Policía Nacional registró todas las dependencias, incluido el despacho del presidente, que no tiene ni siquiera ordenador. Aun así, se llevaron una caja con material.

Lasaosa salió sonriente

Sobre las 14.30, Lasaosa salió de nuevo de las oficinas escoltado por los agentes y con el rostro sonriente. Fue introducido rápidamente en el mismo coche policial y conducido hasta la comisaría, ubicada a apenas 200 metros, donde se encontró con el jefe de los servicios médicos, Juan Carlos Galindo, que había sido trasladado ya anteriormente.

La Policía Nacional desmontó entonces el operativo y la calma regresó a la concurrida avenida de Pirineos, donde solo permanecieron los medios de comunicación realizando directos para las principales cadenas de televisión y radios nacionales. Por la tarde, los empleados del club, que habían recibido un aviso a primera hora de la mañana para que no fueran a trabajar, ya abrieron las oficinas con normalidad.

De 6 meses a 4 años de cárcel y hasta descenso de categoría

El delito de corrupción deportiva por "predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de un encuentro de especial relevancia económica o deportiva” está castigado con una pena de 6 meses a 4 años de cárcel, inhabilitación especial para el ejercicio profesional por tiempo de 1 a 6 años y multa del tanto al triple del valor del beneficio logrado.

Mientras, la legislación deportiva establece en el artículo 75 del Código Disciplinario de la RFEF que la participación de futbolistas, entrenadores, directivos, árbitros y de en general personas de la organización federativa en apuestas y/o juegos que gocen de un contenido económico y que tengan una relación directa o indirecta con el partido en cuestión, será considera infracción muy grave. Las sanciones incluyen multas de 3.006 a 30.051 euros y pérdida de hasta 6 puntos (la SD Huesca acabó la liga con 75 puntos, 4 más que el Real Zaragoza, el cual, en caso de confirmarse, podría reclamar al club oscense por daños patrimoniales). También se contemplan sanciones como pérdida de licencia, cierre de estadios y hasta descenso de categoría.

Tebas: "Es doloroso porque afecta a un club al que quiero"

"Llevamos más de un año con esto porque nace de una denuncia de La Liga. No podemos contar nada porque hay un secreto de sumario y la Policía está haciendo su trabajo. Esto es muy doloroso, porque afecta a un club al que quiero, pero lo más importante, lo que prima, es acabar con la corrupción en el fútbol", aseguró este martes Javier Tebas, presidente de La Liga, al diario Marca sobre las detenciones del presidente de la SD Huesca, Agustín Lasaosa, del jefe de los servicios médicos, Juan Carlos Galindo, y de varios futbolistas y exfutbolistas más.

La propia Liga valoró también a través de un comunicado la "extraordinaria labor" realizada por la Policía Nacional y dejó claro que "seguiremos trabajando en la prevención, monitorización, investigación y denuncia de cualquier alerta sobre un posible amaño de partido con el objetivo de mantener la limpieza en el fútbol".

Mientras, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) pidió "respeto" y recordó el principio de presunción de inocencia para los presuntos implicados en la operación policial contra los amaños.

Etiquetas
Comentarios