Aragón

elecciones municipales 26-m

Alegría y Azcón pugnarán por el apoyo de Cs, que no renuncia a exigir la alcaldía

Ciudadanos levanta el veto a Vox pero aún no confirma un gobierno de centroderecha.

La candidata de Cs, Sara Fernández, afronta las tres próximas semanas de negociación con la perspectiva de ser la llave para la alcaldía.
La candidata de Cs, Sara Fernández, afronta las tres próximas semanas de negociación con la perspectiva de ser la llave para la alcaldía.
Raquel Labodía

Los candidatos de PP, PSOE y Ciudadanos afrontan tres semanas de negociaciones para decidir quién será el próximo alcalde de Zaragoza a partir del 15 de junio. Los ajustados resultados de las elecciones del domingo dejaron sin representación a CHA y sin sus 15.511 votos a la izquierda, que perdió la mayoría absoluta que ostentaba desde hace 16 años. De esta forma, la victoria del PSOE quedó empañada por un posible acuerdo de los tres partidos de la derecha, siempre y cuando los socialistas no logren convencer –en Aragón o en Madrid– a la formación naranja de entrar en un gobierno de centroizquierda que deje fuera de la ecuación las posturas extremas de Vox.

La jornada del lunes no sirvió para aclarar el posible desenlace de las negociaciones que ahora se abren, pero sí para marcar las posturas de salida y para dibujar –o borrar– líneas rojas. Los tres protagonistas reivindicaron su legitimidad para alcanzar el bastón de mando en Zaragoza.

La candidata del PSOE, Pilar Alegría, tiene dos bazas para poner encima de la mesa. Por un lado, fue la vencedora de las elecciones, con 91.739 votos (el 27,68% del total), con los que pasó de 6 concejales a 10. Esta cifra le permite, pese al desplome de los partidos a su izquierda, sumar con Ciudadanos hasta los 16 que marcan la mayoría absoluta. Por otro, el discurso socialista el día después de la votación se dirigió a ofrecer un pacto ‘centrista’ que evite la llegada al poder de la extrema derecha.

Sin embargo, el PP quiere aprovechar el contexto favorable para una coalición de centroderecha con Ciudadanos y el apoyo externo de Vox, en la que el encaje entre estos dos partidos sería clave. La formación naranja ha mostrado en el pasado su rechazo a compartir mesa de gobierno con la extrema derecha, pero ayer levantó el cordón sanitario al PSOE y a VOX. Jorge Azcón perdió el domingo dos concejales y 15.736 votos, pero amortiguó el golpe de las elecciones generales y evitó el sorpaso de Cs, lo que le da serias opciones de alcanzar la alcaldía.

Decisiones en Madrid

Finalmente, Ciudadanos se presenta en este periodo de incertidumbre como la llave para el Ayuntamiento de Zaragoza. Sara Fernández obtuvo 59.677 votos (el 18% de las papeletas), que le permitieron conseguir seis representantes, dos más de los que tenía hasta ahora. Este crecimiento y la posibilidad de pactos a uno y otro lado del espectro ideológico les confiere una papel clave en las negociaciones de las próximas semanas. En su caso, las alianzas se decidirán en Madrid, a través de un comité nacional negociador. Ayer, la candidata no descartó incluso exigir la alcaldía, en el marco de un acuerdo global que podría afectar a otras urbes o incluso a la DGA.

Etiquetas
Comentarios