Aragón

elecciones autonómicas

Baja la participación en Aragón en un mes: la izquierda pierde 21.000 votos y la derecha, 67.000

En las elecciones celebradas este domingo votaron 666.362 aragoneses, unos 96.000 menos que en las generales de hace un mes.

Lambán y Beamonte durante el debate para la presidencia del Gobierno de Aragón.
Lambán y Beamonte durante el debate para la presidencia del Gobierno de Aragón.
Toni Galán

El PSOE ha vuelto a ganar las elecciones en Aragón a pesar del descenso de participación y con el 'hándicap' de que finalmente no pueda gobernar en la comunidad aragonesa. Las elecciones autonómicas de este domingo no marcaron récord de participación: votaron 666.362 aragoneses, unos 96.000 menos que para los comicios generales celebrados hace un mes. 

El partido más afectado por este descenso de la participación fue Vox, que perdió a más de la mitad de sus votantes en menos de 30 días. El partido liderado por Santiago Abascal en Madrid y por Santiago Morón en Aragón pasó de tener 92.027 papeletas a conseguir 40.263, un 56% menos.

Ciudadanos fue otra de las formaciones que más apoyos perdió. Una cuestión que se constata en el hecho de que pasó de ser la segunda fuerza política en la Comunidad a ocupar el tercer puesto. Todo ello por 44.432 votos menos. Si en las generales de abril, el partido naranja consiguió 154.949 electores, en las autonómicas (que todavía están al 99,64% del escrutinio) solo logró 110.517, casi un 29% menos.

Por su parte, el PP tiene el descenso menos significativo: solo ha perdido 4.646 votantes en Aragón. Luis María Beamonte ha conseguido mantener a casi todo su electorado (de 142.804 a 138.158), volviendo a situarse como la segunda fuerza política de la comunidad aragonesa. De este modo, el centro-derecha (uniendo los votos conseguido por el PAR: 33.497) ha alcanzado los 322.435 votantes, 67.345 menos que en las elecciones generales.

Por su parte, el bloque de centro-izquierda solo ha dejado de sumar 20.825 papeletas. No obstante, sigue teniendo menos electorado que el bloque contrario y no suma los suficientes escaños para conseguir mantener la presidencia del Gobierno de Aragón. Las opciones de gobierno se limitan a dos: los partidos de centro-derecha (PP, Ciudadanos, PAR y Vox) o que el PSOE consiga el apoyo de Ciudadanos.

Podemos ha sido el segundo partido con mayor debacle electoral (solo por detrás de Vox). Pablo Iglesias, como candidato al Gobierno de España, consiguió 102.330 electores en Aragón durante los comicios de abril. Maru Díaz, en su intento de conseguir la presidencia del Gobierno de Aragón, se ha quedado con 53.468 votos, casi un 48% menos. Esta caída se puede explicar, en parte, por la no concurrencia junto a Izquierda Unida. Álvaro Sanz consiguió 22.015 votos, que en el caso de haber confluido junto a Podemos, podrían haber provocado una caída menos dura.

El PSOE también ha contado con menos simpatizantes en esta nueva cita con las urnas. Javier Lambán ha aglutinado a 203.933 electores, 35.438 menos de los que consiguió Pedro Sánchez hace justo un mes. Una pérdida muy en la línea del descenso general de votantes que se ha registrado a nivel autonómico. El bloque de centro-izquierda también cuenta con los votos logrados por CHA, que ascienden a 41.460. Con todo ello, en estos comicios perderían 20.825; bastantes menos que las 67.345 personas que en las generales votaron al centro-derecha y que ahora parece que han decidido quedarse en casa.

Etiquetas
Comentarios