Despliega el menú
Aragón

Viajar en tren entre Teruel y Zaragoza: una peripecia marcada por la inseguridad y la incertidumbre

Dos viajeros se quedaron tirados este lunes en las estaciones de la capital turolense y Santa Eulalia. El fallo, el último de una larga lista, indigna a los colectivos en defensa del tren.

Otra avería mecánica de un 'tamagotchi' en octubre en la estación de tren de Teruel
Otra avería mecánica de un 'tamagotchi' en octubre en la estación de tren de Teruel
Javier Escriche

Una nueva avería mecánica registrada este lunes en un tamagochi deja patente que el primer viaje en tren de la mañana entre Teruel y Zaragoza y el último de la tarde en sentido inverso se han convertido en una peripecia marcada por la inseguridad y la incertidumbre sobre la hora de llegada al destino. Pese a las múltiples protestas sociales y políticas del último año, la línea férrea turolense estrena 2019 en las mismas penosas condiciones con las que dejó 2018, con un material rodante obsoleto y una infraestructura necesitada de una renovación radical.

El fallo se produjo en el sistema de seguridad ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático), que no entró en funcionamiento cuando el tren, estacionado en las vías desde la noche anterior, se puso en marcha a las 5.15 con vistas a iniciar su recorrido en dirección a Zaragoza a las 6.25. La avería, a la que se sumó una baja temperatura en el interior de los vagones -muy inferior a los 22 grados que se consideran óptimos- impidió que el tren partiera de la estación turolense.

La incidencia dejó colgados a dos pasajeros. Uno de ellos iba a subir al tren desde el andén de la capital turolense y otro aguardaba el paso del tamagochi en el apeadero de Santa Eulalia, a unos 20 kilómetros. Ante el problema, Renfe habilitó un transporte alternativo por carretera que permitió a los viajeros llegar a Zaragoza a la hora prevista, las 9.16.

Fuentes de la compañía ferroviaria señalaron que tanto esta avería como otras que diversas unidades del modelo de tren D-596 -más conocido como tamagochi por su pequeño tamaño y los muchos cuidados que necesita- han venido registrando en los últimos meses en la línea Teruel-Zaragoza tienen un carácter "puntual". Subrayan, además, que, en cuanto se producen estos fallos, "ponemos todo nuestro empeño en encontrar una solución". Las mismas fuentes agregan que "continuamente" la empresa "evalúa" las medidas necesarias para que el servicio se preste sin incidencias.

La avería ha indignado a la Plataforma en Defensa del Ferrocarril y a la coordinadora ciudadana Teruel Existe, que llevan 20 años reivindicando un ferrocarril competitivo entre Zaragoza, Teruel y Sagunto. Sus representantes denunciaron este lunes que no transcurre una semana sin que un tamagochi se estropee dejando tirados a los viajeros o registre cualquier otra incidencia. El pasado 5 de diciembre, el problema en un tamagochi de Zaragoza a Teruel con 40 pasajeros fue más grave que una avería. El convoy sufrió un incendio en uno de sus ejes que generó chispas, llamas y humo que entró en un vagón. Los viajeros no sufrieron daños, pero llegaron a Teruel con dos horas de retraso y un buen susto en el cuerpo.

"Habría que renovar el parque de trenes", dice Manuel Gimeno, portavoz de Teruel Existe, quien critica que los tamagochi circulen por la línea aragonesa pese a tener más de 40 años de antigüedad. Gimeno reclama "que el Gobierno aragonés se implique" para resolver el problema "tal y como ha hecho la Junta de Extremadura" tras el incidente de hace unos días en el que los viajeros quedaron tirados de noche y en medio del campo por la avería de un tren entre Badajoz y Madrid.

Etiquetas
Comentarios