Despliega el menú
Aragón

Los trenes regionales sufren más de 30 averías al mes y tienen velocidad limitada en 180 km

Teruel Existe y Crefco cargan contra la falta de inversión y reclaman un ferrocarril del siglo XXI

Avería mecánica de un 'tamagotchi' en octubre en la estación de tren de Teruel
Avería mecánica de un 'tamagotchi' en octubre en la estación de tren de Teruel
Javier Escriche

Los trenes regionales de la serie 596, los conocidos como ‘tamagotchis’, sufren más de 30 averías al mes. También recorren más de 180 kilómetros con limitaciones de velocidad que hacen que completar los apenas 160 kilómetros que separan Zaragoza de Canfranc cueste 3 horas y 47 minutos y que viajar a Teruel lleve dos horas y media.

Son datos de Teruel Existe y la Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) que evidencian el mal estado de la red regional, marcada por unos convoyes de más de 40 años de antigüedad. La mayor parte de las incidencias –hasta 760 en los dos últimos años–, se concentran en la línea Zaragoza-Canfranc y en la que une Teruel y Sagunto. No obstante, los trenes de la serie 470, que dan servicio a Calatayud, Castejón o Tudela, también suman decenas de fallos.

Solo entre Teruel y Sagunto, los ‘tamagotchis’ tienen 75 kilómetros limitados a 75 kilómetros por hora. A esto hay que sumar otros 10 en los que no pueden superar los 85, unos 15 en los que no pueden ir a más de 90 y 30 en los que los 100 kilómetros por hora marcan el límite.

El Canfranero, por su parte, está afectado por al menos cuatro limitaciones: dos de carácter permanente que suman 44 kilómetros y otras dos temporales de unos 300 metros. Entre las primeras destacan los 50 kilómetros por hora que no se pueden sobrepasar entre Jaca y Canfranc y los 60 de Plasencia del Monte y Ayerbe. Más llamativo es el límite de Ayerbe a Riglos: solo 20 km/h.

Manuel Gimeno, de Teruel Existe, recordó ayer que en el tramo Zaragoza-Sagunto "todo el trazado es el mismo que se proyectó en el siglo XIX". "Aunque el que une Zaragoza y Teruel es teóricamente de alta velocidad, hay cuatro limitaciones a 30 kilómetros por hora: tres entre Caminreal y Ferreruela y una en Arañales de Muel", explicó.

Todo esto hace que la velocidad media del primer tren de la mañana entre Teruel y Valencia sea de 50 kilómetros por hora y que, entre capitales, la velocidad máxima comercial se quede en 73 km/h, "la más baja de España".

Las averías y los retrasos fueron constantes en 2018. El 18 de junio, el Canfranero ni siquiera pudo salir de la estación intermodal de Huesca. En mayo sufrió un fallo técnico que hizo que los vagones se llenasen de humo y en abril, pudo verse agua entrando por el techo y empapando los asientos, por citar algunos ejemplos.

En la línea Zaragoza-Teruel, el ejemplo más reciente es de hace apenas unas semanas. Un incendio en uno de estos trenes, en el que en ese momento viajaban alrededor de 40 pasajeros, provocó en diciembre un retraso de dos horas. En octubre, la avería de un ‘tamagotchi’ dificultó el viaje a cerca de medio centenar de pasajeros y en junio, viajeros del tren Teruel-Zaragoza tuvieron que hacer el trayecto en bus por un fallo mecánico.

"Teruel está muy castigada y Jaca y Canfranc, más aún. El ferrocarril de Aragón, quitando el AVE, no es adecuado", opinó Carlos Muñoz, de la Plataforma para la Defensa del Ferrocarril.

El colectivo reclama "una unión real entre Teruel y Zaragoza en una hora y cuarto". La solución, según Muñoz, no está en sustituir tramos puntuales de traviesas –en diciembre, Fomento licitó mejoras por 58 millones de euros entre Zaragoza y Sagunto que contemplaban un suministro de 215.000 de hormigón para sustituir a las actuales–, ya que "el problema volverá dentro de tres años". "Se necesita una visión de conjunto. Si no, se está tirando el dinero", manifestó.

Sus palabras coinciden con las de Francisco Juárez, de Teruel Existe, que reivindica "una actualización al siglo XXI" de la red regional. "Hay claramente dos españas: la que tiene AVE y la que no. Teruel, Soria y Extremadura nos estamos quedando atrás, y esto se nota especialmente en la despoblación", dijo.

Una red "bajo mínimos"

Esta situación, subrayó Luis Granell, de Crefco, afecta "a la red convencional de toda España". "Está bajo mínimos porque la inversión se ha dirigido principalmente a la red de alta velocidad, cuya explotación es muchas veces deficitaria", señaló. En Aragón, incidió, los tiempos de viaje no solo no se han recortado en 10 años, sino que a veces "han ido a peor".

"Ojalá tuviéramos los trenes de Extremadura"

Los trenes de la serie 596 que prestan servicio en Teruel son "mucho peores" que el que dejó tirados a más de 200 pasajeros en el trayecto Extremadura-Madrid. "Ojalá aquí tuviésemos esos trenes", aseguró ayer Luis Granell, de Crefco.

Los de Extremadura, apuntó, pertenecen a la serie 598, que posee una vida útil de 15 años, mientras que en Aragón, por las líneas sin electrificar circulan convoyes de más de 40. "Hablamos de prácticamente todos los trenes que prestan servicio entre Zaragoza, Huesca y Canfranc y en trayectos entre Zaragoza y Teruel", subrayó. Peores datos aún arrojan los de la serie 470, utilizados para unir Zaragoza con Calatayud o Tudela. "Son más antiguos que los ‘tamagotchi’. Tienen más de 45 años", explicó.

La antigüedad de ambos modelos, unida a los desprendimientos y al mal estado de las vías, hace que sufran todo tipo de problemas: averías mecánicas, fallos en el aire acondicionado, falta de espacio... "Los de Extremadura no son fiables, pero los de Aragón aún lo son menos", afirmó Carlos Muñoz, de la Plataforma para la Defensa del Ferrocarril.

Lo más sorprendente, resaltó Granell, es que la línea Zaragoza-Teruel "se hizo prácticamente nueva hace unos diez años". "Se han producido degradaciones que no son explicables en tan poco tiempo. Me llama la atención que no se hayan pedido responsabilidades", añadió.

Críticas al ministro Ábalos

Para Francisco Juárez, de Teruel Existe, la repercusión de las incidencias registradas en Extremadura obedece "a que el problema afecta a toda una Comunidad". "Pero no hay que olvidar que hay regiones que están peor. En Extremadura al menos están construyendo una línea de alta velocidad, en Teruel no", dijo.

Los problemas de la red regional, recuerda el colectivo, hacen que la propia Renfe publicite el trayecto entre Zaragoza y Valencia a través de Madrid, con tiempos más cortos pese a ser el doble de kilómetros. Sus integrantes también critican que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, haya solicitado comparecer en el Congreso de los Diputados a petición propia para informar sobre la situación ferroviaria en Extremadura, "algo que no ha hecho con el tren de Aragón".

Etiquetas
Comentarios