Despliega el menú
Aragón

El PP-Aragón descarta que el Pacto del Agua de Casado incluya un trasvase del Ebro

El líder popular llevará al Congreso un plan que defiende las transferencias entre cuencas siempre que haya acuerdo

Pablo Casado, en el viaducto de Teruel.
Pablo Casado, en Teruel.
Antonio García/Bykofoto

El PP-Aragón descarta que el nuevo Pacto Nacional del Agua que propuso ayer en Murcia el presidente del partido, Pablo Casado, contemple un trasvase del Ebro al Segura. El texto final, que será presentado la próxima semana en el Congreso de los Diputados a modo de proposición de ley, sí habla de "posibles transferencias" entre cuencas solo en caso de consenso, pero de acuerdo con el diputado Eloy Suárez, que junto al presidente del PP-Aragón, Luis María Beamonte, ha representado a la Comunidad en las negociaciones, "no contempla un trasvase en el sentido puro y duro".

Se trata de una propuesta que, como explicó el propio Casado, busca que el resto de partidos "se definan". Según ha podido saber este diario, el primer borrador sí se abría a un posible trasvase al Segura, opción que habría defendido el PP de Murcia. Sin embargo, los populares de Aragón habrían presionado para que esta posibilidad desapareciese de la versión final, fruto de prácticamente un año de negociaciones.

El presidente popular, que el viernes ratificó en Teruel a los candidatos del PP-Aragón a las elecciones autonómicas y municipales de 2019, destacó ayer la "generosidad" de los presidentes del PP en Murcia, Aragón, Castilla-La Mancha y Valencia a la hora de acordar el texto definitivo y se jactó de "poder decir lo mismo" en unas comunidades y en otras.

Casado se posicionó en contra de la paralización del trasvase Tajo-Segura –aseguró que no se puede parar lo que es legal–, y ponderó el Plan Hidrológico de Aznar, "paralizado por Zapatero", pese a instar a "no mirar atrás". También defendió el acceso al agua como un imperativo "legal, ético y moral". "Es un elemento esencial para vivir, progresar y subsistir. El agua es también economía, empleo y vertebración territorial", afirmó.

El Plan Nacional Hídrico que propone contempla 300 actuaciones y una dotación presupuestaria de 20.000 millones de euros a largo plazo para acabar con los actuales problemas de suministro y automatizar los recursos "en función de la cantidad de reservas hídricas". En él se habla de "trasvases, embalses y canalizaciones", así como de cuencas receptoras y cedentes.

Casado sí dijo que Aragón "no puede ser una tierra con un gran río rodeada por un gran desierto". "Claro que hay que hacer infraestructuras en Aragón", aseguró ante un auditorio en el que llegaron a escucharse gritos de "¡Trasvase sí!".

"Oposición frontal" en Aragón

El diputado popular Eloy Suárez subrayó ayer que la postura del PP-Aragón es "clara y tajante" a este respecto y que no se aceptará ningún plan que aluda a un posible trasvase del Ebro. "En Aragón no sobra agua. Es algo que entiende todo el mundo", dijo.

Recordó, a este respecto, que los tramos del río que podrían verse afectados tienen figuras de protección natural que harían "muy difícil" cualquier transferencia de agua. "Plantear un trasvase a futuro en estos momentos sería harto complicado. El río está blindado", aseveró.

Suárez recalcó que, "pese a que haya comunidades que persistan en la idea", el trasvase "no está sobre la mesa". "Murcia insiste en que allí se producen déficits hídricos, pero más allá de la dialéctica hay una realidad. Espero que impere el sentido común, es absurdo querer imponer cosas cuando hay una realidad jurídica y medioambiental", sentenció.

Etiquetas
Comentarios