Despliega el menú
Aragón

Boné niega que el plan de depuración estuviera sobredimensionado

El consejero de Medio Ambiente entre 2002 y 2011 asegura que no presionó a ningún alcalde para que cediese las competencias y que el sistema concesional era "el único posible"

Boné, este miércoles, en la comisión de investigación de las Cortes sobre el plan de depuración
Boné, este miércoles, en la comisión de investigación de las Cortes sobre el plan de depuración
Guillermo Mestre

Alfredo Boné, consejero de Medio Ambiente entre 2002 y 2011, ha negado este miércoles en la comisión de investigación de las Cortes que el Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración estuviese sobredimensionado. Boné ha defendido que las plantas se planificaron "en función de criterios técnicos basados en la carga contaminante y los desarrollos urbanísticos de los municipios". "Los propios alcaldes eran los principales interesados en que se contemplasen esos desarrollos. En la práctica no ha habido sobredimensionamientos", ha recalcado.

También ha negado presiones a los alcaldes para que cediesen sus competencias, criterio que sostuvieron los exregidores de Plan y Bielsa hace justo una semana en esta misma comisión. "Nunca he presionado a nadie, ni en este tema ni en ningún otro. Me resulta muy difícil pensar que alguien lo hiciese", ha dicho.

El que fuera consejero de Medio Ambiente ha justificado la elección del modelo concesional por ser "el único posible". "No fue una decisión política. A mí no me pusieron tres alternativas sobre la mesa. Hizo posible un plan que no lo era por el procedimiento ordinario. No había liquidez. Habríamos tardado 30 años en construir las depuradoras", ha asegurado. Y en relación a los costes, ha afirmado: "Hay mucha literatura. Si se contabilizan todos puede que al final este sistema salga más barato. Tiene ventajas, por ejemplo, desde el punto de vista de la transmisión de riesgos".

Sí ha reconocido que las expropiaciones "fueron un problemón". "Fue el más gordo que tuvimos, solo ese problema se podía cargar el plan entero", ha apuntado. Boné ha defendido que en 2002, año en que se puso al frente de la Consejería, "se había hecho muy poco" para alcanzar las directrices marcadas por Europa. "Hoy, si no hubiera sido por aquel plan, Aragón no tendría las 130 depuradoras que tiene", ha dicho. A este respecto, ha señalado que cada decisión de relevancia "se aprobó en Consejo de Gobierno" y que el Ejecutivo de Marcelino Iglesias estaba "orgulloso de este plan". "Fue un plan prestigiado y reconocido que supuso la solución a un problema que no la tenía", ha subrayado.

Su intervención ha estado marcada por las discrepancias con partidos como Podemos, que ha cuestionado el reparto de subvenciones a los municipios. "¿Los pueblos del PAR tenían las tuberías peor que los del resto de Aragón? No había libre concurrencia, sino un criterio de favorecer a los ayuntamientos del PAR", ha aseverado la diputada Marta de Santos. Una acusación que el exconsejero ha calificado de "sesgada y poco seria". "Eso no es así, yo no decidía las subvenciones", ha recalcado.

Boné también se ha referido a la situación actual. En su opinión, el Gobierno de Aragón tendría que reclamar los 200 millones que acordó con el Ministerio y no se ejecutaron. Ha recordado, por otra parte, que el Ejecutivo tiene la obligación de acometer las depuradoras del Pirineo y que en Aragón quedan cientos de actuaciones por ejecutar. También que Europa podría terminar sancionando a Aragón por los vertidos de las localidades de menor tamaño. "Quien dice que no hay que depurar los municipios pequeños incurre en un error. No percibo una actividad en el tema de construcción de depuradoras. ¿Cómo se van a hacer?", ha preguntado.

Etiquetas
Comentarios