Aragón
Suscríbete por 1€

La DGA pagará las becas de comedor de verano más tarde que otros años

Educación asegura que se abonarán en septiembre, pero algunas familias han recibido correos en los que se les comunica que será en octubre.

Imagen de archivo de un comedor escolar en Zaragoza.
Imagen de archivo de un comedor escolar en Zaragoza.
Oliver Duch

Las familias de más de 11.000 menores de Aragón están a la espera de recibir las becas de comedor del periodo estival que, según las previsiones, llegarán unas semanas más tarde que en años anteriores. Si de normal a estas alturas ya estaban pagadas casi todas las ayudas; este año, ni siquiera ha terminado el periodo de presentación de alegaciones, que se extiende hasta finales de esta semana. Esta situación está causando preocupación a muchas de estas familias que tienen en común ingresos inferiores a 12.780 euros anuales.

“A través de un grupo de Facebook, varias madres nos hemos puesto en contacto porque este año se está retrasando el cobro de las becas de comedor”, explica María (nombre ficticio), que tiene tres hijas aunque solo una de ellas acude a este servicio, puesto que las demás son demasiado pequeñas. En su caso, el año pasado cobró los 180 euros de ayuda a mediados de agosto, una fecha que ya ha visto superada sin tener noticias del ingreso. “Ante las dudas de muchas madres, decidí enviar un correo electrónico al departamento de Educación (hasta el año pasado lo gestionaba el IASS) para preguntarles sobre la fecha aproximada de cobro, y ellos me contestaron que en octubre”, sostiene.

Correo electrónico del Gobierno de Aragón recibido por una madre.

Ante esta situación se pregunta cuál es el sentido de unas becas de verano que llegan en octubre. “Mis hijas tienen que comer ahora, no pueden esperar hasta entonces”, recuerda esta mujer, cuyos ingresos familiares son mínimos y aportados exclusivamente por su marido, que trabaja entre dos y tres horas al día. “Yo estoy en paro (y sin derecho a subsidio), por lo que las niñas (hasta ahora solo una iba a comedor, pero el próximo curso lo harán dos) podrían comer en casa, pero van al comedor porque así me aseguro de que no les faltará la comida”, lamenta.

Con el pensamiento puesto en octubre, otras muchas familias se preguntan cómo llegarán a final de mes. Por su parte, fuentes del Gobierno de Aragón han precisado que el pago de las becas comenzará a realizarse en el momento en el que finalice el proceso de revisión de alegaciones: a finales de agosto y en septiembre, tal y como estaba previsto.

No hay que olvidar que este año todo el proceso ha ido con cierto retraso: la convocatoria se realizó casi un mes más tarde (26 de julio) que en los cuatro años en los que se lleva ofertando este servicio; lo que ya obliga a que los días de espera se vayan acumulando. Desde el 9 de agosto está colgado en la página web del Gobierno de Aragón el listado provisional; que da un plazo de diez días hábiles para presentar alegaciones: del 10 de agosto hasta el 24 del mismo mes. Será a partir de la revisión de todas las alegaciones cuando, según el Ejecutivo autonómico, se proceda al inicio del pago.

Unos 2.500 becados más y menos trabas

Otra de las cuestiones que han podido afectar a este retraso es que hay unos 2.500 menores más que tienen derecho a estas ayudas para los meses de julio y agosto (cuando no hay comedor escolar en los colegios aragoneses). Debido a la mejora de acceso que se llevó a cabo en la convocatoria ordinaria del curso 2016-2017, las becas se multiplicaron hasta alcanzar a los 11.406 menores. Una cifra mucho más elevada que las de las convocatorias anteriores: en el verano de 2016 fueron alrededor de 8.000, en el de 2015 había unos 2.500 y en el inicio del programa solo se presentaron 1.100 solicitudes.

Las causas que motivan este crecimiento han sido la simplificación de los trámites (ahora solo es necesario entregar la solicitud y el número de cuenta) y el cambio en las condiciones para acceder a las becas ordinarias. Ahora tienen derecho a ellas aquellas familias cuyos ingresos anuales no superen el doble del IPREM (12.780 euros); mientras que hasta el curso 2016-2017 solo se tenía derecho si los ingresos eran inferiores al IPREM (6.390 euros anuales).

Las familias se decantan por el pago directo

Una de las novedades de las becas de verano es la colaboración entre varias instituciones para vincularlas a la participación en programas educativos como el 'Abierto por vacaciones'. De este modo, el Gobierno de Aragón llegó a un acuerdo tanto con el Ayuntamiento de Zaragoza y como con el de Huesca para que las familias pudieran elegir en su solicitud si querían que sus hijos comieran en un colegio (a la vez que participaban durante el resto de la mañana en diferentes actividades) o si preferían recibir un pago único en su cuenta.

Tal y como se puede observar en la resolución provisional, solo unas pocas familias se han decantado por la opción de participar en programas educativos y, por lo tanto, la mayoría recibirán un ingreso directo en su cuenta corriente. En concreto, cada familia tiene derecho a 180 euros para el primer hijo y 120 para cada uno de los siguientes, hasta un máximo de 600 euros por unidad familiar. Para ello, el Gobierno de Aragón cuenta con una partida de 1,7 millones de euros.

Los beneficiarios de las becas deben destinar el dinero a la compra de productos alimenticios de primera necesidad. Según recoge la orden, la justificación se realizará mediante una declaración responsable del beneficiario, “que declarará que se destinará al fin para el que fue concedida la ayuda y conservará la documentación acreditativa de las compras realizadas hasta el 4 de octubre de 2017”. Durante este tiempo, la Administración puede pedir a los beneficiarios que presenten los recibos de las compras.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión