El pintoresco pueblo de Aragón con 25 habitantes y dos barrios unidos por un bonito puente medieval

Esta localidad se encuentra en precioso valle de Huesca para disfrutar de la naturaleza y en el que se puede hacer excursiones a caballo.

Este precioso y pequeño pueblo es ideal para una escapada en la naturaleza
Este precioso y pequeño pueblo es ideal para una escapada en la naturaleza
Huesca La Magia

En Aragón hay joyas escondidas por todo el territorio que no te puedes perder por su belleza, aún mayor durante los meses otoñales. Muchos de los pueblos de nuestra comunidad tienen muy pocos habitantes, pero eso no quita para que su belleza y la de sus alrededores sea muy destacable. Tanto por los tesoros arquitectónicos que esconden como por los entornos naturales de los que están rodeados, merece mucho la pena hacer una escapada para conocer estas pequeñas localidades y, así, fomentar el turismo rural.

En la provincia de Huesca se esconden viejos conocidos como Aínsa, Alquézar, Hecho, Ansó... pero también muchos otros que no pueden faltar en tu itinerario para descubrir Aragón y sus preciosos rincones.

Qué ver en Nocito, un pequeño pueblo de Huesca

En la vertiente norte del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, en un enclave de singular belleza junto al nacimiento del río Guatizalema, se levanta el caserío de Nocito, escondido en un valle que lleva su nombre.

Forma parte del municipio de Nueno y está dividido en dos barrios separados entre sí por un precioso puente medieval: el barrio de San Juan, que desemboca en la plaza de la iglesia, tiene tres viviendas y el templo parroquial de San Juan del siglo XVIII; y el de San Pedro, o de Santa Marina, con ermita dedicada a esta santa de construcción popular sobre restos románicos. 

Nocito es un perfecto ejemplo de conservación de la arquitectura popular: dinteles decorados, blasones familiares, chimeneas, dólmenes y espantabrujas trasladan a un pasado de vida aislada, dura y austera. La mayoría de las construcciones del pueblo, típicas de montaña, datan del siglo XIX, aunque también existen otras de siglos anteriores, ya que aún se conservan en algunas fachadas los escudos de armas de los Villacampa, de los Cipreses, de los Ortas y otros apellidos como Lardiés o Albás, familias cuyos linajes habría que remontar a los siglos XVI-XVII.

Vista del núcleo de Nocito durante la pasada Semana Santa.
Vista del núcleo de Nocito.
S.E.

Saliendo de Nocito hacia el este, una pista conduce ermita de San Úrbez, que en otro tiempo fue un gran monasterio. Es el lugar ideal para escapadas, ya que cuenta con gran cantidad de atractivas rutas de senderismo. Asimismo, es también el destino perfecto para los amantes de la ornitología.

A escasos metros del templo de San Úrbez se conserva un roble milenario y monumental que vale la pena visitar. De igual forma, muy cerca también se encuentra la ermita de Santa María de las Montañas, de orígenes románicos pero reconstruida en 1884. Y entre los atractivos del pueblo destacan los valores naturales y paisajísticos de la zona, ya que desde Nocito podremos acceder al espectacular barranco de la Pillera o ascender hasta el Tozal de Guara desde su cara norte, techo del Prepirineo.

El pueblo de Nocito es ideal para desconectar de la rutina en la naturaleza y no escuchar otra cosa que no sea el cantar de las aves o el relincho de los caballos. Y es que la fama del pueblo viene de la mano de estos animales también, ya que existe la posibilidad de contratar una excursión de medio o día entero a caballo. La edad mínima recomendada para esta actividad es de 6 años.

Cómo llegar a Nocito, en Huesca

Para llegar a Nocito desde Huesca hay que tomar la A-23 en una hora escasa en coche. Mientras que para llegar desde Zaragoza son apenas 45 minutos más por la misma vía.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión