Viajes
Suscríbete por 1€

turismo por aragón

Los caminos de pilones del Maestrazgo y la comarca de Teruel: la autovía a la costa del siglo XVIII

Entre Allepuz y Villarroya de los Pinares y entre Corbalán y El Pobo hay dos itinerarios de más de cien columnas construidas para guiar a los comerciantes que iban a vender al Levante.

El camino de los pilones que va de Allepuz a Villarroya de los Pinares tiene 113 columnas a lo largo de seis kilómetros
El camino de los pilones que va de Allepuz a Villarroya de los Pinares tiene 113 columnas a lo largo de seis kilómetros
Turismo Maestrazgo

Como un Pulgarcito que va dejando su rastro de migas de pan para saber volver, los caminos de pilones del Maestrazgo y la Comarca de Teruel sirvieron antaño para guiar a los viajeros en época de nieves y entre las espesas y frecuentes nieblas de esta zona de Aragón

Son dos itinerarios, compuestos cada uno en origen por más de cien columnas de piedra de dos metros y medio de altura que fueron colocadas en el siglo XVIII. El mejor conservado de estos recorridos es el que va desde Allepuz hasta Villarroya de los Pinares. Está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y también se lo conoce como Camino de Jaime I. Se tiene constancia de que este rey, El Conquistador, lo recorrió en algunas ocasiones cuando se dirigía hacia la conquista de Valencia, aunque la construcción de los pilones es bastante posterior.

Actualmente estas columnas han perdido su utilidad porque a nadie se le ocurre ir desde Allepuz a Villarroya de los Pinares campo a través en medio de una nevada o con niebla, pero este paraje no ha perdido su encanto. Al contrario, el camino de los pilones es uno de los reclamos turísticos del Maestrazgo. Lo es, primero, por la singularidad del conjunto y, segundo, por la historia que tiene detrás. Cuando se colocaron, su principal finalidad era hacer más fácil a los comerciantes de lana y otras materias primas su viaje desde esta zona hacia el Mediterráneo. La necesidad surgió porque, dadas las duras condiciones meteorológicas del Maestrazgo turolense, muchos viajeros se perdían por el camino.

Además, este tramo de un antiguo camino real entre Teruel y las poblaciones del Levante es el único de estas características que se conserva en toda su extensión en Aragón. Por todos estos motivos, en 2008 el conjunto fue declarado BIC por el Gobierno de Aragón. Su principal característica es la existencia de estos grandes pilones, 113 en concreto, que se extienden entre Allepuz y Villarroya, a lo largo de unos seis kilómetros. De lejos no parecen tan grandes y robustos pero de cerca, se aprecia su volumen, al estar construidos con obra de mampostería, piedra y mortero, y su altura de más de dos metros.

Los hitos se levantan en los laterales del camino y están colocados a una distancia regular de entre 30 y 50 metros. De esta forma, se aseguraba que los viajeros pudieran obtener una relación visual entre ellos y no se perdieran con la ventisca, la nieve y la niebla, condiciones frecuentes en este paisaje árido sin apenas árboles en el Maestrazgo turolense.

Aunque las condiciones en las que se recorre ahora este camino distan mucho de aquellas inclemencias del tiempo pasadas, realizar este itinerario rememora aquella época y ayuda a ponerse en la piel de quienes se ganaban la vida como comerciantes cuando todavía no existían los vehículos a motor.

Los pilones se extienden a lo largo de seis kilómetros pero si la ruta se inicia desde el casco urbano de Allepuz, el camino es de unos 7,5 kilómetros. La caminata comienza en ascensión por el resalte rocoso que hay por encima del caserío hasta alcanzar el peirón de San Cristóbal. Junto a él comienza la sucesión de hitos de piedra que indican la dirección que hay que seguir hacia Villarroya. Un pequeño tramo de sendero asciende por la Loma de la Hiedra y, a mitad de camino, el recorrido se interna en un pequeño pinar y prosigue hacia el noreste, hasta la paridera del Rallao.

El último tramo del camino de los pilones es en descenso, hasta el manantial de agua que abastece el aserrado del Tosco. Después cruza la carretera y continúa al otro lado del barranco de las Pavías, finalizando en Villarroya de los Pinares.

Recuperación del tramo entre Corbalán y El Pobo

El camino de pilones del Maestrazgo era la autovía del siglo XVIII que comunicaba Teruel y Valencia para transportar fundamentalmente lana, pero también otras materias primas desde los alrededores de la capital. Por eso, el recorrido de columnas entre Allepuz y Villarroya de los Pinares no es el único que se conserva en esta zona de la provincia. Entre Corbalán y El Pobo, pasando por Cedrillas, también quedan restos de lo que en su día fue un itinerario de 129 hitos.

El estado de conservación de este otro tramo era peor que el del Maestrazgo, por lo que hace unos años los Ayuntamientos de estos tres municipios de la Comarca de Teruel, mostraron su intención de recuperar los 18 kilómetros de este camino de pilones. Sus características en origen eran iguales a las del otro recorrido: dos metros y medio de alto, 65 centímetros de diámetro y colocados a entre 30 y 50 metros de distancia los unos de los otros.

Tras la intervención, se han recuperado las columnas en mal estado y señalizado donde se encontraban las desaparecidas. Además, en cada uno de los municipios hay un panel informativo del camino, donde se explica la historia de este camino, un mapa y las características de la ruta. Esta tiene 19 kilómetros y una duración total de más de cinco horas con desnivel de subida de 579 metros si se va desde Corbalán hacia El Pobo. Para facilitar el recorrido, se propone realizarlo en ocho tramos, de entre dos y cuatro kilómetros cada uno, distancias más asequibles para que esta actividad sea accesible para todos los públicos.

La mayoría de los pilones de Corbalán (que en su día fueron un total de 47) se encuentran en el segundo tramo, después del alto del Cabigordo. Las columnas vuelven a aparecer en el tramo sexto, que va desde la casilla de Cedrillas (donde en la antigüedad hubo 15 hitos) hasta la antigua carretera de El Pobo. En la siguiente etapa, ya en el término de El Pobo, se vuelven a encontrar vestigios de algunos de los 67 pilones que hubo en origen.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión