Viajes
Suscríbete por 1€

turismo por aragón

'Slow driving' en La Ribagorza: ocho rutas para recorrer la comarca en coche o moto

En esta forma de hacer turismo, lo importante no es el destino, sino disfrutar del viaje y conducir con calma y sin prisas.

Ruta en coche por las carreteras de La Ribagorza
Ruta en coche por las carreteras de La Ribagorza
 

Disfrutar del viaje, sin prisas y conduciendo con calma. Es la filosofía del 'slow driving', una forma de hacer turismo que pone la atención en el trayecto y en conocer lugares de interés también desde la ventanilla del coche. Cada vez más territorios de Aragón se suman a esta moda y trazan sus propias rutas para dar a conocer la zona por carreteras secundarias y con encanto.

La Ribagorza es uno de esos lugares que se pueden recorrer en coche, pasando por los principales puntos de interés. Situada en la esquina más al noreste de Aragón, la comarca tiene su capital en Graus y se extiende por los valles de Benasque, entre el Posets y el Maladeta. Estas ocho rutas llegan, por vías comarcales poco transitadas, hasta sus rincones más escondidos.

La ruta de las religiones: de Torreciudad a Panillo

La primera propuesta es una ruta que bien podría llamarse de las religiones. De Torreciudad a la catedral de Roda de Isábena, pasando por Panillo, este recorrido discurre por los principales templos de culto de la comarca. El viaje comienza en el santuario de Torreciudad, en la localidad de Secastilla. Impulsado en 1975 por Josemaría Escrivá de Balaguer, el conjunto está dedicado a la Virgen María y se sitúa en medio de un gran paraje natural sobre el embalse de El Grado. El santuario se puede visitar de lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 18.30, y sábados y domingos de 10.00 a 19.00. Para visitas guiadas, hay que contactar vía web.

Desde allí, la primera parada es Graus y la basílica de la Virgen de la Peña para continuar después hasta Panillo. En este lugar se levanta el templo budista Dag Shang Kagyü, donde se organizan visitas guiadas los sábados, domingos y festivos a las 11.30. La ruta termina en la catedral de Roda de Isábena, uno de los pueblos más bonitos de España y el más pequeño con su propia seo. En total, 55 kilómetros de' slow driving'.

Un viaje a la Edad Media

El siguiente recorrido es una vuelta al pasado medieval de La Ribagorza. Esta segunda ruta es de las más extensas, unos 130 kilómetros, por lo que da incluso para una escapada de dos días. Es circular, con salida y llegada en Graus, y pasa por los principales conjuntos medievales de la comarca, reviviendo la historia del siglo XI en el Condado de La Ribagorza. El Mon de Perarrúa, Fantova, Lascuarre, Castigaleu, Luzás, Viacamp, Montañana y Benabarre, que fuera capital del condado, son las paradas de este itinerario para realizar en coche o en moto.

Un paseo con vistas al Pirineo

Otra de las propuestas lleva a contemplar el Pirineo desde otra perspectiva. En esta ruta, la carretera es un balcón desde el que mirar la cordillera y las sierras exteriores. El recorrido total es de 32 kilómetros con salida desde Castejón de Sos, pasando por Bisaurri y Laspaúles hasta llegar a Bonansa. Los puntos de interés por los que se pasa en este itinerario son el Parque Temático de las Brujas, el mirador de Coll de Espina, el castillo de Castarné y el bosque de Pegá.

La ruta de los monasterios

La comarca de La Ribagorza atesora hasta tres monasterios de origen románico que se pueden conocer a través de esta ruta 'slow driving'. El recorrido arranca en la localidad de Sopeira, donde se encuentra el Real Monasterio de Santa María de Alaón. Desde allí, la primera parada es en Obarra, con el Monasterio de Santa María. Finalmente, en Urmella está el Monasterio de los Santos Justo y Pastor. El itinerario es de unos 70 kilómetros.

Dos opciones para los amantes de la montaña

Entre el conjunto de rutas de 'slow driving' de La Ribagorza hay dos propuestas para los amantes de la montaña y sus paisajes únicos. Una de ellas es la subida al Ampriu, cuya cima está a 1.912 metros de altitud. Es una ruta corta, de 13 kilómetros, que sale desde Benasque y pasa por Cerler. Por el camino, los puntos de interés en los que merece la pena detenerse son el casco histórico de Benasque, los Llanos del Hospital o el Parque Natural de Posets-Maladeta.

La otra opción de alta montaña es una ruta de 25,7 kilómetros por el puerto de Sahún. Por terreno de pista, este recorrido conecta el valle de Benasque con el de Gistaín. Durante todo el trayecto, las vistas sobre ambos son de excepción. El viaje arranca en el núcleo de Chía, con su mirador, y llega hasta Plan.

De puente en puente

Las dos últimas rutas 'slow driving' tienen como protagonistas los puentes medievales sobre dos de los principales ríos de La Ribagorza, el Ésera y el Isábena. La del Ésera es la propuesta más extensa, con unos 80 kilómetros de recorrido. Olvena es el punto de salida de este itinerario que pasa por Graus, Perarrúa, Besians, Navarri, Campo, Sahún y Benasque. El Museo de Juegos Tradicionales de Campo o el Santuario de Guayente son algunos de los lugares de interés que se pueden visitar.

La que recorre el valle del Isábena es una ruta más corta, de 38 kilómetros, con salida desde Graus y fin en Beranuy. Por el camino, pasando por los numerosos puentes medievales de la zona, se pueden hacer paradas en Capella, Roda de Isábena, La Puebla de Roda y Serraduy.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión