Viajes
Suscríbete por 1€

ARAGÓN ES EXTRAORDINARIO

Torreciudad pisa el acelerador para mostrarse más y mejor

Sin olvidar la casi milenaria fundación del antiguo santuario, las instalaciones construidas en 1975 están inmersas en un proceso de actualización que ya ofrece un hito espectacular: la nueva museología.

Lo dice Antonio Quintana, director de desarrollo del santuario mariano de Torreciudad, enclave icónico del Opus Dei y quien lo fundó en 1928, San Josemaría Escrivá de Balaguer. "Aquí hay tres momentos clave: 1084, 1975 y 2018 hacia 2023. La construcción del santuario pequeño, la construcción del gran santuario y la adaptación del santuario al siglo XXI por medio de un plan de acción muy potente que incluye nueva web, nueva museología, nueva señalética, camino hacia la mejoría de la eficiencia en la atención del grupos, nueva iluminación interior y exterior, zona de mascotas… todo forma parte de una misma política de actuación. Y seguimos trabajando en mejorar; está en proyecto un aparcamiento cubierto, por ejemplo, en cuyo tejado se colocarían placas solares para generar energía sostenible".

Antonio explica con elocuencia periférica la visión de Torreciudad en el siglo XXI. "La idea es pensar el modo en que el peregrino entiende todo esto que encuentra, y hacerle accesible y comprensible cada rincón, para que lo disfrute; sea creyente o no creyente, ojo. Algunos vienen a curiosear porque han visto la silueta desde la carretera, otros están por la zona y nos incluyen en la visita, otros vienen a rezar y buscar consuelo, otros a admirar la arquitectura… no solamente viene la gente del Opus Dei, aunque lógicamente haya muchos que sí lo son".

Vídeo de Torreciudad de Secastilla en 'Aragón es extraordinario'

Reconversión de espacios

La antigua oficina de Turismo se convirtió en un centro histórico, digitalizado al máximo, con pantallas táctiles que explican de modo sucinto y audiovisual la historia de Torreciudad. "El papel de San Josemaría en la construcción del nuevo santuario es fundamental; en 1968 se empezó a mover la idea de hacer un santuario mariano aquí para agradecer a la Virgen lo que ha hecho por la iglesia, y se promovió el Patronato. En este espacio se recuerda la historia del antiguo santuario, y se ofrece un vídeo en ‘loop’ que resume la trayectoria del lugar, con recuerdo de las numerosas jornadas que celebramos durante todo el año, las visitas colegiales… un poco de todo".

Antonio insiste en el reto de atender a cada visitante. "Manejamos una aplicación móvil propia, y hay numerosos puntos de emisión, llamados ‘beacons’, que amplían información vía ‘bluetooth’. Desde que se entra aquí hay actividad e incentivos para que la curiosidad de cada cual pueda saciarse. Tienes los elementos para hacer tu propia visita, y también puedes pedir asistencia si la precisas. Identificamos las necesidades del peregrino, nutriéndonos de las opiniones de mucha gente. En la pandemia no hemos parado de trabajar ‘ad intra’, para que cuando fuera posible avanzar en obras y complementos ya estuviese todo avanzado".

'Vive la experiencia de la fe'

La inauguración de la nueva museografía de Torreciudad tuvo lugar en septiembre del año pasado, pero no se ha podido visitar todo lo deseable por la pandemia. "Son varios hitos -explica Antonio Quintana- y el más llamativo es quizá el espacio ‘Vive la experiencia de la fe’. La firma Playmedia, con un equipo de 80 personas, hizo un gran trabajo; fue admirable que personas que no conocían mucho Torreciudad ni en muchos casos eran afines a la Iglesia Católica leyesen tan bien los espacios y el espíritu de este lugar; trabajaron, además, en absoluta libertad creativa. Y creo que entendieron la idea del amor expansivo de la Virgen. Dividieron el nuevo espacio en cinco ámbitos, diseñados para que cada cual tome lo que quiera de lo que se relata".

En el primer ámbito, una filmación -rodada parcialmente en los Monegros, por cierto- toca el corazón e invita a la reflexión, musicada con una melodía que enardece y serena al mismo tiempo, una mezcla entre John Williams y Morricone, firmada por el pianista y compositor Albert Guinovart. "Fijaos -reza el guión, que pone estas palabras en boca de San Juan- en la grandiosidad de un cielo estrellado, en la pureza de un verso, en la belleza de una flor; parece imposible que tanta belleza esté en nuestras manos por el mero hecho de existir".

El segundo ámbito cuenta con figuras antropomorfas hechas por Tecmolde en Loporzano. "Aquí San Juan explica quién es la Virgen, invitando a los visitantes a pensar en sus propias madres". Sigue un tercer ámbito, en el que destaca un mapa con las apariciones de la Virgen acreditadas por la Iglesia Católica en todo el mundo; en España, el foco está exclusivamente en la del Pilar, acaecida en el año 40 después de Cristo. También se habla de los mandamientos y las bienaventuranzas, y varios testimonios de visitantes.

El cuarto ámbito acude a la realidad virtual para acercar al visitante al momento de la crucifixión; la cruz, según los estudios, era más pequeña de lo que se cree, y tenía un soldado vigilante día y noche. Solamente la Virgen y San Juan podían acercarse a la cruz. El actor que interpreta a Jesucristo estuvo cinco horas en la cruz, por cierto. Finalmente, la escena de la última cena se sirve de otro ‘mapping’ para volver a invitar a la reflexión.

'El retablo te cuenta'

La visita a la iglesia, que ya impresiona desde la entrada, cuenta ahora con la alternativa visual ‘El retablo te cuenta’; la impresionante pared historiada de alabastro con la figura de la Virgen en el centro cobra vida con dos impresionantes ‘videomappings’. Uno de ellos escenifica el de San Josemaría (su estatua a la izquierda de la nave principal se ilumina) con la Virgen, y el otro está ambientado en la Semana Santa. Una visión apabullante. Y aún hay más...

Un plan quinquenal de renovación y nuevos retos

El plan estratégico 2018-2023 tiene como metas aumentar el número de peregrinos y reforzar la visión universal de Torreciudad, amén de lograr la suficiencia económica y la sostenibilidad futura del santuario. Se busca la adecuación del nuevo santuario al peregrino del siglo XXI, y eso incluye dos acciones de fonética similar y trasfondo muy diverso, aunque complementario: previsión y provisión. “Generamos un ‘endowment’ o dotación para garantizar proyectos futuros –explica Antonio Quintana– que permita sostener lo hecho y aplicar las mejoras, ampliaciones y correcciones oportunas”. En diciembre de 2017, el Patronato de Torreciudad firmó un convenio de colaboración con la Fundación Cárdenas Rosales que hacía posible la puesta en marcha del citado plan estratégico. “No se trata de hacer algo y ya está, sino de asegurar que la obra seguirá sirviendo al propósito con el que fue hecha; es un sistema similar al que se desarrolla en muchas universidades estadounidenses”. La respuesta de más de 15.000 donantes de toda España en dos años y medio ha sido abrumadora, hasta el punto de que el presupuesto marcado para esa dotación de 35 millones de euros, 5 para la adecuación del santuario al momento actual y 30 para sostenibilidad futura, se ha cubierto ya al 96%; confiamos en completarlo antes de que acabe 2021. “Con esta dotación se podrán acometer muchos otros proyectos; se hace por medio de la Fundación Cárdenas Rosales, depositaria y gestora de los fondos; no nos lo gira el dinero que hemos recogido en las donaciones si no es para un proyecto tangible”.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión