Despliega el menú
Viajes

turismo por aragón

Descubriendo la Ripera: desde el ibón de Catieras hasta el rincón del verde

Escondida entre el valle de Tena y el de Bujaruelo, esta zona próxima a Panticosa ofrece numerosas rutas senderistas y otras propuestas para todos los públicos.

En el valle se pueden recorrer seis rutas señalizadas
En el valle se pueden recorrer seis rutas señalizadas
Tren El Sarrio

El de la Ripera es uno de los valles más desconocidos del Pirineo Aragonés hasta el que actualmente solo se puede llegar andando o tomando el tren de montaña El Sarrio. Sirve de enlace entre el valle de Tena y el de Bujaruelo y está próximo al término municipal de Panticosa.

Una vez arriba, las rutas senderistas señalizadas son numerosas y para todos los públicos. Las hay de mayor exigencia, como la subida hasta el ibón de Catieras, y otras perfectas para hacer con niños, como la que lleva a la cascada de Tendenera, de apenas 40 minutos de duración. En total, las propuestas para moverse por la zona son seis, incluida la excursión para subir andando hasta la Ripera desde Panticosa o bien regresar al pueblo caminando.

Rutas fáciles y senderos para familias

Desde hace varios años, la circulación de vehículos hasta el valle de la Ripera está restringida y solo pueden subir quienes dispongan de un campo o terreno en la zona, así como el tren turístico de alta montaña El Sarrio. Este medio de transporte, puesto en marcha por dos jóvenes de la zona para dar a conocer este entorno natural, realiza viajes desde Panticosa.

Una vez arriba, el público familiar dispone de cuatro rutas señalizadas de apenas dificultad y aptas para realizar con niños. Una de estas propuestas es volver a Panticosa caminando. Se trata de una excursión de casi dos horas (seis kilómetros) con un desnivel de bajada de 370 metros. El camino sale desde la misma parada del tren y al principio discurre junto al río para adentrarse poco después en un bosque mixto autóctono. Tras abrirse el paisaje para contemplar las vistas, se pasa por una fuente natural junto a un refugio donde se puede parar a descansar. En la segunda mitad de la ruta se vuelve a pasar junto al río, pudiendo incluso darse un baño en una poza antes de llegar al destino.

Otro de los senderos familiares señalizados es el que conduce hasta la cascada de Tendenera. Ésta es la ruta más corta, con una duración de 40 minutos de ida, el tiempo que se tarda en recorrer los casi dos kilómetros con apenas desnivel (110 metros) de este camino. La excursión discurre por el centro del valle, a través de una pista muy sencilla. Lo más probable es que, durante la caminata, los senderistas se topen con vacas, caballos u ovejas, ya que esta ruta pasa por un refugio de pastores que trabajan con su ganado en verano.

Llegar hasta la pintoresca formación conocida como el Dedo de Yenefrito es otra de las opciones para familias que ofrece el valle de la Ripera. El encanto de este enclave radica en la peculiar roca con forma de dedo del valle de Yenefrito, de ahí su nombre. Esta excursión tiene una duración de una hora y cuarto de ida, recorriendo una distancia de algo más de dos kilómetros desde la parada del tren. El camino es en ascenso, en una subida cómoda que discurre junto al barranco. Desde el punto más alto, se puede contemplar Panticosa, la Sierra de la Partacua y el entorno que rodea la roca. Si se sigue el sendero hacia arriba, se llega al ibón de Catieras, como propuesta para un nivel más avanzado.

La ruta al Rincón del Verde es la cuarta propuesta pensada para grupos con niños en el Valle de la Ripera. En este caso, se dan varias opciones. Se puede llegar hasta el mirador, a una hora (2,8 kilómetros) de la salida, o bien seguir avanzando hasta el refugio, sumando 30 minutos y un kilómetro más a la excursión. Quienes quieran dar un último paso en el nivel de esta ruta, pueden continuar el sendero de subida hasta el mirador de Sabocos (a 6 kilómetros del punto de partida) y contemplar desde lo alto el ibón.

El dedo de Yenefrito es una peculiar roca en el valle del mismo nombre
El dedo de Yenefrito es una peculiar roca en el valle del mismo nombre
Carlos Orta/Mendikat.net

Rutas de dificultad media para montañeros

Aunque los pasajeros más habituales del tren El Sarrio y, por lo tanto, los visitantes más frecuentes del valle de la Ripera, son familias con niños, en la zona también se pueden realizar excursiones de cierto nivel. De hecho, no son pocos los montañeros expertos que toman este medio de transporte para llegar hasta el punto de partida de sus rutas.

Es el caso de quienes realizan la caminata hasta el ibón de Catieras, de dificultad media-alta al tratarse de un sendero de media montaña. Esta ruta señalizada parte desde la parada del tren y la distancia es de 5.2 kilómetros. El tiempo estimado, teniendo en cuenta que el desnivel es de 725 metros, es de algo más de dos horas y media solo para la ida. Pero la caminata tendrá su recompensa ya que el de Catieras es uno de los lagos de montaña más bonitos y mejor conservados del Pirineo.

Para llegar hasta él, la ruta comienza siguiendo las señales hacia el valle de Yenefrito, ya comentadas en la ruta familiar con destino el Dedo. Poco después de la roca, el camino sigue hasta una bifurcación en la que habrá que desviarse a la izquierda para cruzar el río. Después, aparece el tramo de mayor desnivel de la ruta, y habrá que encarar una fuerte subida sin senda para volver a recuperar el sendero que llega hasta el ibón.

Algo menos exigente aunque también de dificultad media es la otra ruta señalizada en el valle de la Ripera para expertos. Se trata de la excursión hasta la cabaña de la Tendenera, cuya duración de ida es de una hora y 45 minutos con menos desnivel que la anterior propuesta (450 metros). La marcha, cuya distancia es de 4.3 kilómetros, comienza siguiendo las señales hacia la cascada de la Tendenera, también comentada entre las rutas fáciles. Una vez pasado el salto de agua, la ruta continúa por el sendero hacia el Rincón del Verde para tomar después un desvío señalizado a mano izquierda en dirección a la cabaña. Durante la subida, se pueden contemplar las vistas del valle de la Ripera y del Rincón del Verde. En días claros, incluso se ve a lo lejos el pico del francés Midi d’Ossau.

Junto con las vistas, otro de los atractivos de esta ruta son las pozas que el excursionista se encontrará durante la subida y en las que se podrá refrescar (incluso demasiado, dada la temperatura del agua a esta altitud). Una vez en destino, la cabaña de la Tendenera espera en un entorno de montaña intacto.

El tren el Sarrio conecta Panticosa con el valle de La Ripera
El tren el Sarrio conecta Panticosa con el valle de La Ripera
El Sarrio

Nuevos horarios del tren hasta el fin de la temporada

Con la llegada de septiembre, los horarios del tren El Sarrio, que conecta Panticosa con el valle de la Ripera, han cambiado y se realizan menos trayectos que en el mes de agosto. Este fin de semana, con el servicio excepcional del viernes, saldrán viajes desde Panticosa a las 9.30, a las 12.00 y a las 16.00 horas. La vuelta desde la Ripera será a las 10.30, 13.30 y 17.15 horas.

El resto de semanas, hasta el 12 de octubre incluido, el tren solo estará en funcionamiento los sábados y domingos, retrasando media hora la salida del primer viaje tanto de ida como de vuelta. Tras el festivo del día del Pilar, el Sarrio se despedirá hasta la próxima temporada. Los billetes se pueden comprar online y el precio es de 18 euros (12 euros si es solo de ida) para adultos y de 15 (9 el sencillo) para niños hasta 12 años.

Consulta las rutas más impresionantes de Aragón.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios