Despliega el menú
Viajes

Aragón es extraordinario

Jaraba y su santuario enclavado en la roca

El germen de este impactante conjunto religioso está en una aparición de la Virgen a pastores de Jaraba; la tradición oral confiere a sus aguas un carácter milagroso

Pilar Farjas es la responsable de técnica de turismo en el Ayuntamiento de Jaraba desde 2006. Natural de Samper de Calanda, lleva 25 años en el pueblo de las aguas termales. Enseña todos los atractivos locales para el visitante con idéntico fervor, pero el Santuario de Nuestra Señora de Jaraba es, sin duda, uno de los más admirados en las visitas guiadas. “Se trata de un conjunto de dos edificios; la Casa del Santero, que data del siglo XIII, y la iglesia, del XVIII. La diferencia de tiempo entre ambas se debe a que anteriormente había una capillita más pequeña, contemporánea de la casa. Lo primero, de hecho, fue la capilla, tras la aparición de la Virgen en el lugar, y luego vino la Casa.

La historia sitúa esa aparición de la virgen en el siglo VI a los pastores; no fue en el actual emplazamiento del Santuario, sino justamente en la pared de enfrente, donde se adivina una pequeña hornacina. No obstante, tras la llegada de los árabes no se volvió a mentar esa aparición hasta el siglo XII, cuando Alfonso I El Batallador reconquista toda la zona. Ahí se hizo la ermita, muy sencilla, en una cavidad de la misma pared rocosa, situada en la trasera de la actual iglesia. “Las historias de milagros y curaciones de la virgen se sucedieron en cascada, y empezó a llegar gente de otros pueblos. Llegó un ermitaño, un capellán… entonces se construyó la Casa del Santero, que también servía de albergue de peregrinos llegados desde más lejos”.

Pilar continúa el relato, salpicando los datos con anécdotas. “En las visitas cuento más –ríe– pero ahora no puedo extenderme demasiado, que os tengo aquí toda la mañana. En el siglo XVIII se construyó la actual iglesia por iniciativa del padre Rodríguez, hijo del pueblo de Jaraba, destinado mucho tiempo en el Vaticano. Cuando regresó a la zona y se estableció en la Colegiata de Calatayud, ya mayor, impulsó este nuevo templo. Una e la leyendas más antiguas de aquí es la del Salto del Caballo; es medieval y glosa la vivencia de un caballero que cae de noche desde lo alto cortado del Santuario. En la caída se encomendó a la Virgen, y aterrizó sano y salvo junto a su corcel”.

El poder curativo de las aguas termales de Jaraba ya se loaba en el siglo XII, cuando viajantes y ermitaños se bañaban en la piscina termal natural que hay en el actual Balneario de la Virgen. En tiempos más cercanos, a principios del siglo XX, también se cuenta la historia de una gran riada y una aparición milagrosa. “Una niña, alojada en el Balneario de Serón con su familia, desapareció cuando las aguas lo inundaron todo en aquella riada; sin embargo, al bajar el agua apareció el santero del Santuario con la niña de la mano, que había caminado hasta la roca”. De esa roca, por cierto, manan las llamadas aguas ‘de las ninfas’, y también una suerte de aceite mineral.

Pilar recuerda que la Asociación de Iniciativas Turísticas de Jaraba engloba a todo el tejido empresarial local. “Ahí estamos los balnearios, las casas rurales, el bar La Plaza, las tiendas, la farmacia y el Ayuntamiento. La Asociación coordina la participación en ferias, acciones promocionales y otras actividades; la más apreciada es la ruta senderista de los Balnearios, que lleva nueve ediciones. Es para octubre; ojalá podamos celebrarla”.

El embrujo de las aguas termales, indiscutible imán turístico local

Está situado junto al manantial Fontecabras y la embotelladora del mismo nombre; con 152 años de historia y 40 más de protohistoria, el Balneario de la Virgen es el más antiguo de Jaraba, y el único abierto en estos momentos; los otros dos del pueblo –pertenecientes a la familia Sicilia– son el Balneario de Serón y el de Sicilia, ambos de notable prestigio en los incondicionales de este tipo de turismo en España; en estos días andan en ‘impasse’ de acondicionamiento para su reapertura ajustada a las nuevas normas sanitarias.

La riqueza termal de Jaraba tiene un fundamente numérico: hay 84 manantiales censados en el término municipal. En el balneario de Serón, por ejemplo, se cuenta con canales flebotónicos (hidromasaje a diferente temperatura con un camino de cantos rodados) y cámara de sal; en cuanto al Sicilia, destaca su piscina cubierta de 250 metros cuadrados, que conecta la pared de una cueva natural con el hotel.

Javier Zarzosa es desde hace un año el director gerente del Balneario de la Virgen. “Lleva abierto casi 200 años; es el más antiguo de la zona, y surgió al aprovechar la piscina termal natural con la que contamos. Originalmente ese pequeño lago era del pueblo, y los antepasados de los actuales dueños la cambiaron por un monte a las afueras. Se abrió el primer edificio de baños en 1828; el primer establecimiento hotelero data de 1868. Actualmente estamos remodelando por completo las instalaciones para pasar a las cuatro estrellas; de hecho, es el proyecto que me trajo aquí”.

Javier aclara que la remodelación, aunque concienzuda (los estándares de la categoría son los que son) es muy cuidadosa con las señas de identidad. “Un ejemplo: no hemos climatizado el lago natural, aunque ahora si se hace una desinfección especial por la pandemia, y el hecho de que las habitaciones tengan todas las comodidades no quiere decir que se vayan a borrar los recuerdos. Es muy importante el referente histórico, también en lo visual”.

Para sorpresa de muchos, aunque lógico en la actual contingencia, la media de edad de los clientes ha bajado mucho. “Cada vez hay más público joven –explica Javier– y aunque es verdad que el parón de los viajes del IMSERSO es un matiz claro, desde el desconfinamiento el porcentaje de clientes de la tercera edad es de apenas un 10%. Hay que decir que más allá de la oferta de salud, tenemos otras actividades. La restauración ha dado un salto: el menú se cambia a diario, y la cocina tradicional se mezcla con la mediterránea y platos de otros puntos de Europa. Las Habitaciones nuevas con servicio de streaming, la climatización domótica, los bajos consumos energéticos, eliminación de plásticos… la naturaleza es clave, y esta zona es perfecta para hacer senderismo y cicloturismo”.

Hay que recordar que Jaraba obtuvo en 2011 la calificación de Villa Termal Excelente, hecho que sin duda merecía desde mucho antes, pero que sin duda ejerce de aval para el mercado nacional e internacional.

El Museo del Juguete Recortable, único en toda Europa occidental

El Museo del Juguete Recortable de Jaraba es único en la Europa occidental; solamente hay otro en el continente, y está en la República Checa. Inaugurado en la primavera de 2017, está situado junto a la ludoteca, al lado de la pista polideportiva. Su impulsor inicial fue Eustaquio Castellano, ‘Taqui’, constructor de juguetes valenciano, a quien está dedicado. La colección toca la fibra de los mayores, ya que muestra juguetes y formatos populares de antaño, y también entusiasma a los más pequeños. José Antonio Berdié se encargó de dirigir la muestra en el aspecto técnico. No hay que confundir esta muestra con la de la papiroflexia u origami nipón, que tiene por ejemplo su museo en Zaragoza. Estos juguetes expuestos en Jaraba admiten el corte y el pegado del material:así surgen obras impresionantes como la Torre Eiffel (foto), la de Pisa y muchas otras.

Cómo llegar a Jaraba y datos útiles

Comarca. Comunidad de Calatayud.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia, hay 133 kilómetros por la A-2 hasta la salida de Cetina, y luego se toma la A-2501 y la A-1501 hasta destino.

Dónde dormir. Actualmente hay cuatro alojamientos rurales en el término, dejando aparte los tres balnearios: Casa Xaraba, Casa Rural Hoces del Mesa, Apartamentos Turísticos Balcón del Mesa y Vivienda de Uso Turístico Villa San Jorge.

Excursiones. Las Hoces del Mesa es obligatoria, con pinturas rupestres incluidas. Se va por el río desde Jaraba a Calmarza y Algar de Mesa, y la hace la firma El Vuelo del Buitre, que también va al Mirador de los Buitres en Calmarza: apenas tres kilómetros de sendero desde los Pajares.

Tiendas. Carnicería Casa Virtudes y Exencia Sarzada (productos artesanos);en el Bazar de Jaraba venden las pastas artesanas de la Virgen de Jaraba: de almendra, canela, chocolate, nata, arándanos, fresas con nata y naranja confitada con pepitas de chocolate.

Reportaje de la serie 'Aragón es Extraordinario'

Etiquetas
Comentarios