Despliega el menú
Viajes

viajes

Visitar el Monasterio de Piedra, un plan de fin de semana sin salir de Aragón

El complejo reabre sus puertas este sábado, con visitas al parque y al cenobio solo los fines de semanas. Las entradas se venden exclusivamente online.

Zona de los Vadillos, en el Monasterio de Piedra.
Zona de los Vadillos, en el Monasterio de Piedra.
Heraldo

Pasear entre la vegetación, dejarse salpicar por el agua de las cascadas o sentir la paz en el interior de las dependencias cistercienses del Monasterio de Piedra vuelve a ser posible a partir de este fin de semana.

Este plan, que antes parecía de lo más cotidiano, es uno de los lujos de los que se puede disfrutar con la progresiva vuelta a la normalidad. El espacio reabre sus puertas este sábado de forma parcial, ya que durante este mes de junio solo se podrá visitar los fines de semana.

Las zonas visitables del complejo en esta primera fase de la reapertura serán el parque jardín histórico y las dependencias monasteriales, a excepción de las antiguas bodegas, que ahora albergan el Museo del Vino de Calatayud, por su reducido espacio.

Tampoco estará disponible el espectáculo de aves y la tienda de regalos. El hotel también sigue cerrado, al menos hasta mediados de julio, según se prevé. Sí se podrá hacer uso, no obstante, de la terraza del restaurante Piedra Vieja.

Entradas, solo 'online'

El aforo máximo permitido para estos primeros fines de semana de apertura es del 50% respecto al número de visitantes habitual en estas fechas. Para llevar un control exhaustivo de las entradas vendidas, éstas solo se van a poder adquirir, de momento, a través de internet. Al menos durante junio, los tiquets no se podrán comprar en las taquillas del recinto, que estarán cerradas.

En cuanto a los precios, con motivo de la reapertura, se ha hecho una reducción del 10% en las tarifas. Así, la entrada de adulto tiene un coste de 14.40 euros (en lugar de 16), y la de niño y mayores de 65 años será de 9.90.

Los horarios también han sufrido una pequeña variación y ahora el recinto abrirá a las 9.30, en lugar de a las 9. El cierre del acceso será a las 20 y el complejo se clausurará a las 21.30. Las dependencias del monasterio, por su parte, estarán abiertas de 10 a 19 horas, pero se podrá acceder hasta las 18.30.

La cola de caballo es uno de los lugares más emblemáticos del Monasterio de Piedra que podrán volver a visitarse este fin de semana.
La cola de caballo es uno de los lugares más emblemáticos del Monasterio de Piedra que podrán volver a visitarse este fin de semana.
Monasterio de Piedra

Aunque en la visita al parque Jardín Histórico no habrá restricciones, ya que se trata de un amplio espacio al aire libre, sí que se han tomado medidas especiales en algunos puntos clave del recorrido.

Es el caso de la gruta Iris, uno de los enclaves más turísticos del espacio y donde, por sus características, se ha considerado oportuno extremar las precauciones. Así, la barandilla de la bajada interior de la cueva se desinfectará con frecuencia, ya que es un elemento muy empleado al tratarse de una superficie resbaladiza. Además, habrá una persona controlando los grupos y que se respete la distancia de seguridad, y se proporcionará gel hidroalcohólico a la salida de la gruta.

Por lo demás, el visitante podrá pasear libremente por los caminos y senderos atravesados por cascadas, escuchar el discurrir del agua en los arroyos o pararse a descansar junto a un lago.

De forma provisional, las visitas guiadas al interior de monasterio cisterciense no están disponibles todavía. En su defecto, en las distintas dependencias se han colocado paneles informativos con códigos QR para escanearlos con el móvil y ofrecer así una visita más completa.

En cualquier caso, el visitante podrá adentrarse en el siglo XIII para descubrir lo que se esconde tras los muros de este monasterio consagrado 1218, que recoge buena parte de las características de la arquitectura cisterciense. La iglesia es el elemento principal, que cuenta con un claustro anexo desde el que se distribuyen el resto de dependencias: la sala capitular, el almacén, la cocina, el refectorio y el calefactorio.

El acceso a todos estos espacios será libre, aunque se controlará el aforo con un sistema de conteo de personas instalado a la entrada del cenobio. Además, habrá una persona vigilando.

Los días previos a esta reapertura, el personal del monasterio se ha ocupado de instalar cartelería por todo el recinto, indicando al visitante las medidas especiales, como mantener la distancia de dos metros o el uso de mascarilla cuando no sea posible guardar estas distancias.

Con estas novedades, una de las joyas del patrimonio cultural, artístico y natural de Aragón vuelve a abrir sus puertas para recibir, por el momento, a los aragoneses que quieran volver a disfrutar de planes de fin de semana sin salir de la Comunidad.

Etiquetas
Comentarios