Sociedad
Suscríbete

Tercer Milenio

El desmitificador

Mitos acatarraditos: ¿qué es más eficaz: miel o mantita?

¿Qué es más eficaz contra el catarro: quedarse en casa y meterse bajo una manta o tomar leche calentita con miel? ¿Existen medicamentos para tratarlo?

Recuerda que los antibióticos no funcionan para curar los catarros, porque están diseñados para matar bacterias, no virus.
Recuerda que los antibióticos no funcionan para curar los catarros, porque están diseñados para matar bacterias, no virus.
Pixabay

Como sabéis, nuestro queridísimo coronabicho ha copado esta maravillosa sección durante los últimos meses. Porque un desmitificador debe derrumbar mitos y, claro, el SARS-CoV-2 y sus múltiples variantes han dado pie a una cantidad alucinante de supercherías. Y como, desgraciadamente, nunca llueve a gusto de todos, he recibido un montón de correos de protesta. ¿De quién? –os preguntaréis. Bueno, quizás os importe un pimiento, pero os voy a contestar igual: de los virus que causan el resfriado común.

El mito

Pobrecicos. Rinovirus, adenovirus y también otros coronavirus menos populares han pasado a un segundo plano durante la pandemia. Pero siguen ahí, dando la tabarra. Como seguimos llevando mascarillas (y manteniendo otras medidas de seguridad) no molestan demasiado, pero siguen ahí. Y, sobre todo, siguen ahí los mitos alrededor de los catarros. ¿De verdad nos ayuda tomar miel? ¿Existen medicamentos para tratar estas enfermedades? ¿Es recomendable quedarse en casa, enterrado en una montaña de mantas? La respuesta, como siempre, en las próximas líneas.

Verdadero o falso

Lo sé, como desmitificador no soy demasiado original. Hemos repasado mitos sobre los catarros antes, cuando hablamos de la vitamina C, y también cuando repasamos los efectos de los yogures (supuestamente) milagrosos. Pero como los seres humanos nos acatarramos bastante, todavía quedan historietas por desmitificar. Recientemente, la periodista Valentina Raffio hizo un repaso exhaustivo, y he decidido compartir algunas de las conclusiones más interesantes.

En primer lugar, vamos con los remedios caseros: ¿es buena idea tomar leche calentita con miel? Por un lado, hay cientos de estudios científicos que demuestra que la miel no tiene propiedades curativas, ni tampoco descongestiona las vías respiratorias. Ocurre lo mismo con otros remedios populares como las infusiones de limón y jengibre. Su eficacia no está demostrada. Pero claro, por otro lado, beber cosas calentitas nos reconforta. En 2008, varios científicos de la Universidad de Cardiff, Gales, descubrieron que tomar una bebida caliente ayudaba a calmar los síntomas del resfriado. Ojo, no dicen nada de curar. Pero consigues hidratarte y, durante un rato, aliviar el dolor de garganta; menos da una piedra.

¿Y qué hay de los medicamentos de farmacia? ¿Funcionan mejor que las recetas tradicionales? Lamentablemente, estamos en las mismas. Ningún medicamento acorta los catarros, aunque alivian los síntomas como el dolor de cabeza, la congestión nasal y la tos. Como cada resfriado es diferente, intenta preguntar a tu médico de familia, no corras a comprar el último complejo multivitamínico fantástico anunciado en televisión. Un farmacéutico también puede ayudarte. Sobre todo, recuerda que los antibióticos no funcionan para curar los catarros, porque están diseñados para matar bacterias, no virus. No solo no conseguirás curarte, sino que además contribuirás a crear nuevas ‘superbacterias’ resistentes a los antibióticos, que dejarían al coronabicho a la altura del betún.

Y, por último, la mantita. Aparentemente es la solución más tonta al catarro pero, sorprendentemente, la más eficaz. Por un lado, descansar sienta de maravilla, puedes aprovechar para leerte todos esos libros que tienes pendientes, ver la nueva  temporada de tu serie favorita y, si puedes, disfrutar un poco mientras tus linfocitos trabajan para librarte de la enfermedad. Además, por otro lado, quedándote en casa contribuyes a parar la epidemia, como hemos aprendido gracias a los confinamientos y la covid-19. Tus compañeros te agradecerán que prefieras evitar contagiarles, créeme.

De propina

Aunque se pongan celosos los rinovirus y los adenovirus, no podemos olvidarnos del coronavirus SARS-CoV-2, que sigue al acecho. Por fortuna, en Aragón tenemos unas tasas de vacunación excelentes, pero la incidencia está disparada, así que cuidado con bajar la guardia. En época de catarros, es complicado distinguir los síntomas del resfriado, la gripe y la covid-19. Si sospechas que puede ser coronavirus, aíslate hasta descartar la covid con una prueba diagnóstica. Aunque son menos sensibles que una PCR, los test de antígenos son muy fiables en personas sintomáticas y pueden darte una respuesta rápida, especialmente útil cuando estás en fase contagiosa de la enfermedad.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de ciencia

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión